Cómo hacer jabón líquido casero y reciclado

Al manipular la sosa cáustica debemos tener mucho cuidado y utilizar los utensilios adecuados para no quemarnos. También evitaremos que haya niños cerca, por el mismo motivo

Hacer un jabón líquido casero y reciclado es muy fácil. El jabón líquido se ha convertido en uno de los productos de limpieza más populares del mercado, no solo porque es muy fácil de utilizar, sino porque sus componentes facilitan el lavado de la ropa.

Desde que llegó a los hogares ha sido muy exitoso. Además, muchos lo prefieren por encima del detergente en polvo convencional.

No obstante, está comprobado que muchos de sus activos son altamente contaminantes. Algunos pueden causar alergias tras hacer contacto con la piel.

Por suerte, existen fórmulas 100% naturales con las cuales podemos ahorrar dinero sin exponer la salud o el medio ambiente.

Gracias a las propiedades de algunos ingredientes que tenemos en casa podemos hacer un jabón líquido casero y reciclado; además, ecológico y libre de compuestos agresivos.

Como sabemos que muchos están interesados en aprender a prepararlo, a continuación queremos compartir los pasos para hacerlo en casa.

¿Te animas?

Jabón líquido casero y reciclado

Cómo hacer jabón líquido casero y reciclado

La receta de este jabón líquido casero y reciclado es bastante interesante, no solo porque deja la ropa impecable sino porque representa una excelente forma de reciclar el aceite vegetal usado, que ya no tiene cabida en la cocina.

Sabemos que no está recomendado arrojar estos residuos por el desagüe ya que, al solidificarse, pueden causar obstrucciones y problemas.

Sin embargo, si los combinamos con ingredientes como el agua y la sosa cáustica, podemos conseguir un producto de muy buena calidad.

Ver también: 7 formas de utilizar bicarbonato de sodio como remedio natural

Ingredientes

  • (700 g) de sosa cáustica.
  • 2 litros de aceite vegetal usado.
  • 13 litros de agua.
  • 2 litros de jabón líquido ecológico.
  • (500 g) de percarbonato (opcional).

Utensilios

  • Guantes y gafas de protección.
  • Cubo o barreño grande de plástico.
  • Palo de madera o batidora.

Instrucciones de preparación

Jabon-casero

En primer lugar, debes escoger un lugar ventilado, que sea fácil de limpiar en caso de algún derrame del producto. Ponte los guantes y las gafas de protección para evitar accidentes con las sustancias que vas a manipular.

  • Incorpora dos litros de agua fría en la cubeta y, posteriormente, agrega poco a poco los 700 gramos de sosa cáustica.
  • Remueve con una cucharada de madera o batidora, evitando respirar los vapores que desprende.
  • Cuando la sosa cáustica esté disuelta con el agua, vierte los dos litros de aceite vegetal y continúa removiendo para que todo quede uniforme.
  • Asegúrate de que la mezcla adquiera una consistencia homogénea y agrega los dos litros de jabón líquido ecológico.
  • Si gustas, le puedes agregar dos litros de suavizante, para que tenga un olor más agradable.
  • También puedes emplear aceites esenciales con aromas para obtener el mismo efecto.
  • A continuación le puedes agregar el percarbonato con el fin de darle un extra de efecto blanqueador.
  • Tras lograr la consistencia deseada, pon el producto en un lugar oscuro y déjalo reposar hasta el día siguiente.
  • Pasadas 24 horas, remueve la mezcla con el utensilio de madera, agrégale otros dos litros de agua y déjalo reposar otro día más.
  • Trascurrido este tiempo notarás una mezcla más espesa, con una consistencia similar a la de la mayonesa.
  • Agrega otros dos litros de agua y repite el mismo procedimiento todos los días, durante unos 6 u 8 días, hasta que el producto adquiera una textura similar a la del champú.
  • Al final podrás envasarlo y darle el uso deseado.

Te recomendamos leer: Aceites vegetales para hidratar nuestro cabello

¿Cuáles son las ventajas de este jabón líquido casero y reciclado?

jabon-casero-liquido

Con este jabón líquido casero estarás ahorrando mucho dinero, ya que no tendrás que invertir en costosas marcas del mercado y, por si fuera poco, estarás reciclando aceites viejos.

Es un producto perfecto para desmanchar la ropa, ya que no daña los tejidos y elimina hasta las sustancias más difíciles.

No estarás contaminando el medio ambiente, porque sus componentes son biodegradables y libres de sustancias dañinas.

Es multiusos, es decir, también es válido para limpiar los suelos, las cocinas y otros espacios del hogar.

Cuidarás tu salud y la belleza de tu piel ya que no estarás expuesto a los agregados químicos que contienen los jabones comerciales.

Lo puedes combinar en la lavadora con una taza de vinagre blanco para conseguir un efecto de suavizante sin necesidad de usar productos convencionales.

¿Aún no has hecho el intento? Te invitamos a seguir las instrucciones de preparación para que compruebes que puedes hacer tus propios productos ecológicos sin demasiado esfuerzo.

Recolecta los materiales necesarios y sigue cada una de las recomendaciones dadas para obtener excelentes resultados.

 

  • Regla, I., Vázquez, E., Cuervo, D., & Neri, A. (2014). La química del jabón y algunas aplicaciones. Revista Digital Universitaria.
  • Castañeda Narváez, J. L., Hernández Orozco, H. G., Castañeda-Narváez, J., & Hernández-Orozco, H. (2016). Lavado (higiene) de manos con agua y jabón. Acta Pediátrica de México. https://doi.org/10.18233/APM37No6pp355-357
  • Michellerojasb@hotmail.com. (2014). Saponificación :: Grasas y Aceites Vegetales.