Cómo hacer un jabón natural de avena para exfoliar la piel

Elaborar un jabón natural de avena tiene muchas ventajas para el cuidado de la piel. Lo mejor de todo es que es muy económico y sus ingredientes no contienen químicos agresivos

El uso regular de jabón natural de avena puede ayudar a eliminar las células muertas que se acumulan en la piel. Aunque en el mercado hay muchos productos exfoliantes con el mismo fin, este jabón es de bajo costo y está libre de químicos agresivos.

La avena es uno de los ingredientes más recomendados para el cuidado cutáneo, ya que es hidratante y no suele producir alergias. Además, está llena de nutrientes que, tras ser asimilados, favorecen la regeneración de los tejidos para evitar las arrugas prematuras.

Si bien estas propiedades se han aprovechado en la industria cosmética desde hace décadas, su uso en su estado natural continúa vigente como una de las mejores opciones para embellecer el cutis sin correr el riesgo de reacciones indeseadas.

¿Cómo preparar en casa un jabón natural de avena? Ya sea porque quieres evitar los químicos o porque quieres ahorrar, hay una manera muy sencilla de hacer un jabón artesanal económico y lleno de beneficios. ¡No dudes en probarlo!

Beneficios del jabón natural de avena para exfoliar la piel

El jabón natural de avena es un producto que ha ganado fama en los últimos años. Su fórmula suave y libre de químicos perjudiciales permite su aplicación hasta en pieles sensibles o susceptibles a la sequedad.

En las tiendas cosméticas y supermercados hay muchos jabones que tienen características similares. El inconveniente es que varios contienen añadidos que alteran el pH o producen reacciones alérgicas.

Por esto, a pesar de que es necesario invertir un poco de tiempo en su elaboración, muchos optan por emplear esta opción natural. De este modo se puede exfoliar la piel regularmente y, de paso, obtener otros interesantes beneficios.

Lee también: Descubre cómo exfoliar tu piel con productos caseros

Piel libre de células muertas

mujer aplicando crema en la cara

La cualidad más destacada del jabón natural de avena es su capacidad para eliminar las células muertas que se van quedando retenidas en la piel. Debido a sus compuestos astringentes, ayuda a limpiar en profundidad los poros y mejorar la textura cutánea.

Sus nutrientes ayudan a minimizar el impacto negativo de los radicales libres. Además, al promover la oxigenación de los tejidos, ayudan a prevenir la aparición de signos prematuros de la edad e imperfecciones.

Calmante para la irritación y comezón

A diferencia de muchos ingredientes de origen químico, la avena no altera el pH cutáneo. De hecho, su aplicación tiene un efecto positivo en el tratamiento de las reacciones alérgicas que producen irritación y comezón.

Sus propiedades ayudan a restaurar la humedad natural de la piel y promueven el alivio del exceso de sequedad, quemaduras y ronchas. Cuenta con un efecto cicatrizante y antiinflamatorio que, además, puede favorecer la curación de pequeñas heridas.

Solución contra el exceso de grasa

puntos negros en el rostro

Las cualidades astringentes del jabón natural de avena son una solución alternativa para la producción excesiva de grasa. Su aplicación directa actúa de manera positiva sobre la actividad de las glándulas sebáceas.

Como resultado la piel luce fresca por más tiempo y sin ese aspecto brillante que le ocasiona el exceso de sebo. Además, se retiran muchos residuos de los poros y disminuye la aparición de acné y puntos negros.

¿Cómo preparar un jabón natural de avena en casa?

jabon artesanal de avena y miel

Para potenciar los beneficios de la avena sobre la piel podemos añadir al jabón otros ingredientes saludables como la miel de abejas y el aceite de vitamina E. Por supuesto, si prefieres emplear solo avena, puedes hacerlo.

Ingredientes

  • 1 barra de jabón de glicerina (300 g).
  • 3 cucharadas de copos de avena (45 g).
  • 4 cucharadas de miel (80 g).
  • 1 cápsula de vitamina E.

Ver también: 5 exfoliantes cítricos para combatir las impurezas y tratar la piel

Utensilios

  • Recipiente apto para microondas.
  • Cuchara de madera.
  • Moldes para jabón.

Preparación

  • Primero, ralla una barra de jabón de glicerina y ponla en un recipiente apto para microondas.
  • A continuación, derrite el jabón poniéndolo un par de minutos al calor y, luego, mézclalo con los copos de avena y las cucharadas de miel.
  • Después, remueve unos minutos con una cucharada de madera hasta que todo quede bien integrado.
  • Luego agrega el contenido de una cápsula de vitamina E y sigue removiendo.
  • Tras obtener un producto uniforme, viértelo sobre los moldes para jabón y espera a que repose.

Modo de uso

  • Primero, desmolda el jabón cuando adquiera la textura deseada.
  • Luego, humedece la piel y frota el producto con suaves masajes circulares.
  • Por último, deja que actúe entre 5 u 8 minutos y enjuaga.

Se recomienda repetir su aplicación por lo menos 3 veces a la semana para mantener tu piel limpia.

Como puedes notar, preparar tu propio jabón natural de avena no es complicado ni costoso. Solo sigue las instrucciones y disfruta todos sus beneficios para la piel.

  • Abud L. El libro de jabones. Buenos Aires: Editorial Albatros; 2004.
  • MedlinePlus. Avena. 2018; Available at: https://medlineplus.gov/spanish/druginfo/natural/814.html. Accessed 10/28, 2018.
  • Navarro C, Núñez M. Consumo responsable: Exfoliantes naturales para regenerar la piel. Integral: Vive mejor en un mundo mejor 2008(348):74-75.