Jabón casero de glicerina, propóleo y arcilla para la dermatitis

La dermatitis se caracteriza por síntomas como la picazón y el enrojecimiento cutáneo. Compartimos la receta casera de un jabón elaborado a base de glicerina, propóleo y arcilla, con propiedades antiinflamatorias para superar la dermatitis de manera natural.

La dermatitis es una afección de la piel difícil de tratar, ya que como todos los problemas cutáneos, puede estar relacionada con la alimentación, los nervios y las emociones, nuestro entorno, etc.

En este artículo compartimos la receta sencilla y casera de un jabón elaborado a base de glicerina, propóleo y arcilla, con propiedades antiinflamatorias y equilibrantes para superar la dermatitis de manera natural.

¿Qué es la dermatitis?

La dermatitis es una inflamación de la piel y se caracteriza por síntomas como la picazón y el enrojecimiento cutáneo. Hay diferentes tipos de dermatitis y las causas pueden ser muy variadas, por lo cual resulta un trastorno difícil de tratar en muchos casos.

Podemos sufrir dermatitis aguda como consecuencia de un hecho puntual, por ejemplo, una alergia o bien crónica.

Visita este artículo: Crema facial casera para pieles con dermatitis

Ingredientes curativos

Glicerina

Glicerina

La glicerina es la base de los jabones naturales y libres de sulfatos. Tiene propiedades antisépticas que evitan las infecciones y mantiene la piel con su propia humedad. Además, aporta una gran suavidad y previene el oscurecimiento de la piel.

Hacer jabones con glicerina es muy sencillo, ya que podemos mezclar este ingrediente con otros que tengan propiedades curativas adecuadas para nuestra piel.

Propóleo

Propóleo

El propóleo es un ingrediente 100% natural que se destaca por sus potentes propiedades curativas, las cuales son excelentes para combatir todo tipo de bacterias y hongos de la piel.

El propóleo es una mezcla de resinas que las abejas extraen de plantas y árboles para proteger sus colmenas. De este modo, sus valores nutricionales son complejos, completos y muy variados, ya que dependen de los vegetales de los cuales proceden. Lo que sí podemos afirmar es que contienen una gran cantidad de vitaminas, minerales, antioxidantes y aceites esenciales, los cuales permiten que las colmenas estén muy bien protegidas.

Para los casos de dermatitis, el propóleo resulta muy eficaz como remedio antiinflamatorio y analgésico, a la vez, favorece la circulación cutánea. Es un antibiótico natural sin efectos secundarios que podemos consumir o aplicar de manera directa sobre la piel.

Arcilla

mascarilla de arcilla verde

La arcilla es un ingrediente muy habitual en los productos de cosmética casera natural, ya que se destaca por tres propiedades curativas:

  • Aporta una gran cantidad de minerales y oligoelementos, los cuales penetran a nuestro riego sanguíneo a través de los poros de la piel.
  • Ayuda a reducir las inflamaciones.
  • Extrae las toxinas de nuestro organismo.

Estas tres virtudes la convierten en un producto excelente tanto para los tratamientos de belleza como para dar solución a algunos trastornos de la piel.

Lee también: 6 usos medicinales de la arcilla que te gustará conocer

Jabón casero y natural

Ingredientes

Para elaborar este jabón casero necesitaremos los siguientes ingredientes:

  • 1 pastilla sólida de jabón de glicerina (100 g)
  • 1 cucharada de extracto líquido de propóleo (8 ml)
  • 3 cucharadas soperas de arcilla en polvo fino (45 g)

Si lo deseamos, podemos añadir también unas gotas de algún aceite esencial de nuestra preferencia para darle un aroma especial, como por ejemplo, el de lavanda, romero, limón o naranja.

Elaboración

Para preparar nuestro jabón para la dermatitis seguiremos estos sencillos pasos:

  • Calentaremos la pastilla de jabón para que se derrita. Podemos hacerlo en una cazuela o en el microondas.
  • No es necesario que hierva. Lo calentaremos, solamente, hasta que la glicerina se vuelva líquida.
  • En ese momento pondremos el preparado en un bol de cristal, añadiremos el propóleo líquido y la arcilla y mezclaremos bien. Deberemos usar una cuchara de madera o algún otro utensilio de cristal, pero no de plástico o de metal. Este requisito es fundamental para que la arcilla mantenga sus propiedades curativas.
  • Una vez esté todo mezclado pondremos la mezcla en el molde o recipiente que le vaya a dar la forma a nuestro jabón. Podemos usar una jabonera o la base de una botella de plástico.
  • Dejaremos que se enfríe y solidifique y nuestro jabón estará listo.

¿Cómo se usa?

  • Nos lavaremos la piel afectada por dermatitis dos veces al día con nuestro jabón casero, en lo posible por la mañana al levantarnos y antes de acostarnos.
  • A continuación, nos hidrataremos bien la piel con alguna loción natural como puede ser el aloe vera, el aceite de coco, el aceite de oliva o el aceite de caléndula.
  • Evitaremos en la piel el uso de productos que no sean naturales y que puedan contener sulfatos, parabenos u otros ingredientes químicos perjudiciales.