3 jabones naturales que puedes hacer en casa

Si te gusta lo natural, no deberías dudar en ofrecerle estos jabones a tu piel. Con muy pocos pasos, aunque con bastante precaución, puedes hacer unos jabones naturales fenomenales para verte mejor que nunca.

Los jabones naturales para hacer en casa han ganado popularidad en el último tiempo. Estos, fabricados con extractos de hierbas, aceites esenciales y grasas vegetales y animales, ofrecen enormes beneficios para la salud.

Según los ingredientes utilizados, las propiedades de los jabones varían. Por ejemplo, algunos tienen la capacidad de ser grandes estimulantes, mientras que otros, por el contrario, son relajantes.

Beneficios de las jabones naturales

La mayor diferencia entre los jabones naturales para hacer en casa y los industrializados radica en el proceso de fabricación. A los artificiales se les agregan muchos ingredientes sintéticos, como a la mayoría de los demás cosméticos que consumimos.

No obstante, esto no ocurre cuando los creamos con ingredientes naturales. A continuación detallamos las bondades de los jabones naturales frente a los de industria:

  • Contienen glicerina: la glicerina, un elemento muy beneficioso para nuestra piel y cabello, es extraído de los jabones sintéticos. El motivo es casi obvio: venderlo como un producto aparte. De esta manera, perdemos sus virtuosas cualidades.
  • No contienen productos químicos: generalmente, estos son añadidos para producir más espuma y para darle aroma a los jabones. Sin embargo, son también causantes de alergias e irritaciones de la piel.
  • Podemos crearlos según nuestras necesidades: dependiendo del problema en la piel o de lo que busquemos con un jabón, podemos añadir los ingredientes que nos sirvan a esos fines. Hay una gran variedad con propiedades terapéuticas.
  • Nos aseguramos el uso de elementos de calidad, a la vez que protegemos el medio ambiente al desalentar la contaminación producida por las fábricas.

Lee también: Jabón casero de glicerina, propóleo y arcilla para la dermatitis

Jabones naturales para hacer en casa

1. Jabón para el acné

Pétalos de rosa para el acné.

A la hora de buscar ingredientes efectivos contra el acné, deberías escoger uno de estos:

  • Arcilla.
  • Tomillo.
  • Cúrcuma.
  • Azufre bio.
  • Rosa mosqueta.

En este caso, describiremos cómo hacer un jabón para el acné con tomillo.

Ingredientes

  • Colorante.
  • Tomillo seco.
  • Termómetro.
  • Aceite de oliva.
  • Sosa cáustica.
  • Aceite de coco.
  • Molde rectangular.
  • Cortador de jabón.
  • Agua desmineralizada.
  • Aceite de almendras.
  • Aceite esencial de tomillo.
  • Guantes, gafas y mascarilla de protección.

Preparación

  • Mezclar el agua y la sosa en un recipiente resistente. Esta combinación llega a tomar temperaturas muy altas. Por lo tanto, remover evitando siempre salpicarse; es preferible cubrir la piel al hacerlo.
  • Calentar los aceites en una cacerola, aproximadamente hasta los 40°C.
  • Mezclar las dos preparaciones cuando ronden los 40°C – 50°C. Primero hay que añadir los aceites, luego la lejía —el agua y la sosa— y batir con batidora unos minutos.
  • Agregar el aceite de tomillo y el colorante. Este último, en realidad, es opcional.
  • Llevar al molde y decorarlo con tomillo. Cubrirlo hasta que se seque; esto puede tomar entre uno y tres días.
  • Desmoldar, cortar y guardar durante un mes o 40 días para que se saponifique.

2. Jabón con aceite de oliva

Aceite de oliva.

¿Sabías que el aceite de oliva puede usarse también para hacer jabones? Estos ayudan a conservar el equilibrio entre la emulsión de agua y lípidos que conforman la piel; así se mantienen sus defensas ante los microorganismos patógenos provenientes del medio externo.

Ingredientes

  • 1 litro de aceite de oliva virgen.
  • 300 mililitros de agua (1 y 1/2 vaso)
  • 125 gramos de sosa cáustica (1/2 vaso).

Preparación

  • Añadir la sosa cáustica poco a poco al agua y remover, tal y como en el primer punto del jabón anterior. Nuevamente, se recomienda tener cuidado con la temperatura elevada de esta mezcla para no quemarse.
  • Calentar el aceite en una olla hasta que tenga una temperatura similar —que no sea demasiado elevada— a la de la otra mezcla.
  • Combinar ambas preparaciones con mucho cuidado y sin dejar de remover. Preferiblemente, se debe batir con batidora.
  • Mantener a fuego lento y remover por aproximadamente 30 minutos. Cuando alcance una consistencia más sólida, apagar el fuego.
  • Seguir removiendo aún con el fuego apagado hasta que alcance una textura similar a un puré. En ese momento, incluir hierbas aromáticas o aceites esenciales que queramos añadir.
  • Colocarlo en moldes. Cuando se solidifique, extraerlo y dejar saponificar.

Visita este artículo: Jabón casero de limón y menta para pieles grasas

3. Jabón natural de té verde

Taza con té verde

Además de contar con una gran cantidad de beneficios para la salud, el té verde puede usarse para crear jabones. ¿Cuáles son sus propiedades? Es sumamente hidratante y conserva las ventajas antioxidantes.

Ingredientes

  • 450 gramos de aceite de coco (3 y 1/2 tazas).
  • 80 gramos de aceite de oliva (8 cucharadas).
  • 300 gramos de manteca de karité (2 y 1/2 tazas).
  • 125 gramos de sosa cáustica (1/2 taza).
  • 320 mililítros de agua desmineralizada (1 y 1/2 vaso).
  • 30 gramos de aceite de té o camelia (3 cucharadas).
  • 10 gramos de té verde en polvo (1 cucharada).
  • Esencia aromática de té verde (al gusto).
  • Molde.

Preparación

  • Como en los jabones anteriores, verter la sosa sobre el agua y remover.
  • Mientras la mezcla anterior pierde temperatura, derretir en un cazo la manteca de karité y el aceite de coco. Cuando casi esté deshecho, añadir el aceite de oliva y apagar el fuego.
  • Pesar 30 gramos de aceite de té verde y 10 gramos de té verde en polvo para añadir a la mezcla. Estos se usarán al final.
  • Volcar el aceite en un recipiente amplio y combinar con el agua y la sosa cuando ambos lleguen a una temperatura media. Batir suavemente usando una batidora.
  • Cuando tenga una textura tipo puré, añadir el té verde y el aceite de té verde sin dejar de batir. También agregar la esencia aromática al gusto.
  • Pasar al molde y espolvorear té verde en polvo por encima. Dejar secar por 24 horas y sacar del molde.
  • Cortar en pastillas y dejar saponificar por 4 semanas.

Como recomendación final, es necesario aclarar que el lugar de trabajo debe contar con una ventilación amplia. Esto se debe a que las combinaciones de ácidos pueden tener efectos nocivos si no se dispersan rápido.

Más allá de las recomendaciones de seguridad, la preparación es sencilla. En solo unos minutos, dispondrás de jabones naturales perfectos para conservar tu piel hidratada, protegida y suave.