Jarabe expectorante natural con orégano, tomillo y miel

Jarabe expectorante natural con orégano, tomillo y miel

Gracias a las propiedades expectorantes de los ingredientes naturales de este jarabe podremos aliviar los síntomas gripales y catarrales sin correr el riesgo de sufrir efectos secundarios
jarabe para eliminar la mucosidad

Si necesitamos un jarabe expectorante natural para tomar ante los primeros síntomas de un resfriado o gripe, podemos hacerlo siguiendo esta sencilla receta.

Descubre cómo beneficiarte de las virtudes expectorantes de tres ingredientes medicinales, el orégano, el tomillo y la miel de abeja, con este jarabe medicinal hecho en casa. 

¿Necesitas un jarabe expectorante?

jarabe para la tos

Sabemos que necesitamos un jarabe expectorante cuando sentimos una acumulación de mucosidad que nos provoca congestión nasal o tos y que, además, puede ser uno de los primeros síntomas de un resfriado, catarro o gripe.

Algunos remedios naturales como, por ejemplo, este jarabe, nos ayudan a fluidificar la mucosidad y facilitan su expulsión, a la vez que nos permiten respirar mejor.

Es importante realizar un tratamiento adecuado ante los primeros síntomas para evitar que la mucosidad se acumule en los bronquios y pueda agravar el estado de salud.

Este jarabe también es muy efectivo para las personas que sufren tos durante la noche, por lo que ayuda a descansar mejor.

Un jarabe natural y casero

Si optamos por un jarabe natural podemos comprarlo, o bien elaborarlo en casa nosotros mismos. De este modo, además de reducir el coste, también podremos elegir los ingredientes que necesitamos para nuestro caso.

Con los jarabes naturales también reducimos los riesgos que conllevan los jarabes convencionales, ya que todos ellos advierten de posibles efectos secundarios.

Usaremos siempre azúcar de caña o miel de abeja que, además de aportarle dulzor y mejorar su sabor, actuarán como conservantes naturales. Aún así, deberemos conservar los jarabes siempre en la nevera.

El orégano

  • El orégano es muy conocido como hierba aromática culinaria para dar sabor, sobre todo, a platos como la pasta o la pizza. No obstante, en la medicina natural destaca por sus propiedades digestivas, antioxidantes y expectorantes.
  • Es un ingrediente excelente para todo tipo de enfermedades respiratorias ya que, además de ayudarnos a expulsar la mucosidad, también es antiinflamatorio y antiséptico.
  •  En casos de fiebre leve también nos puede ayudar a reducirla.

Orégano

El tomillo

  • El tomillo es una de las plantas medicinales más habituales en los botiquines de las abuelas, ya que era un remedio para muchas afecciones leves.
  • Esta planta medicinal es expectorante y mucolítica, dos virtudes imprescindibles en cualquier trastorno respiratorio.
  • No obstante, también destaca por sus propiedades antimicrobianas, antisépticas y anticatarrales.
  • Es, además, un excelente tónico y energizante en todos los sentidos, físico, mental y emocional, muy adecuado para recuperarnos bien de cualquier enfermedad.
  • Los gargarismos de infusión de tomillo son también un efectivo remedio para los trastornos de garganta como laringitis, faringitis o amigdalitis, así como para la tos irritativa.

La miel

Para hacer este jarabe expectorante utilizaremos una miel de abeja de buena calidad, un alimento muy nutritivo y natural, rico en vitaminas y minerales: 

  • Nos ayuda a conservar mejor este jarabe.
  • Endulza más que el azúcar y mejora el sabor.
  • Es un antibiótico natural.
  • Tiene propiedades suavizantes y antisépticas que ayudan a aliviar cualquier trastorno que afecta a la garganta.
  • Nos produce dos efectos simultáneos muy beneficiosos, ya que nos tonifica y relaja a la vez.
  • Calma la tos y mejora las crisis asmáticas.

Existen muchas variedades de miel. Para este jarabe recomendamos la milflores o la de eucalipto, aunque todas serán efectivas.

Miel

Con las siguientes cantidades tendremos para un máximo de 15 días. Si nos sobrara después, es conveniente desecharlo y volver a prepararlo.

Ingredientes

  • 5 cucharadas de orégano, preferiblemente fresco (50 g)
  • 5 cucharadas de tomillo, preferiblemente fresco (50 g)
  • 8 cucharadas de miel de abeja (200 g)
  • Dos vasos y medio de agua (450 ml)

Elaboración

Para elaborar este jarabe seguiremos los siguientes pasos:

  • Pondremos a calentar el agua junto con el orégano y el tomillo a fuego lento.
  • Cuando llegue a ebullición,  lo dejaremos hervir durante 15 minutos y colaremos la decocción.
  • Volveremos a poner a cocer el líquido ya colado, ya sin las hierbas, junto con la miel, a fuego lento, durante 20 minutos.
  • Apagaremos el fuego y lo dejaremos enfriar.

¿Cómo se toma?

La manera de tomar este jarabe expectorante dependerá de nuestro estado de salud:

  • Como preventivo: Una cucharada cada mañana, en ayunas.
  • Ante los primeros síntomas de mucosidad: Una cucharada media hora antes de cada una de las tres comidas principales.
  • Si sufrimos ataques de tos por la noche a causa de la mucosidad: Una cucharada cada noche antes de acostarnos.