Johnson and Johnson: condenado por un caso de cáncer relacionado con el talco

Aunque Johnson & Johnson niega su parte de culpa, hay investigaciones que vinculan el uso de los polvos de talco en la higiene íntima y una mayor incidencia de cáncer

El talco Johnson & Johnson, uno de los artículos más conocidos de la famosa empresa de productos para el cuidado personal, está envuelto en una grave acusación que pone en duda la seguridad que la compañía les ofrece a sus consumidores.

La multinacional fue condenada a pagar 72 millones de dólares a la familia de una mujer que murió por cáncer de ovario, al parecer, por haber utilizado durante muchos años este producto.

Según la acusación, Johnson & Johnson sabía de los riesgos que acarreaban los componentes de este producto pero no alertó a sus usuarios.

La compañía se defiende y argumenta que hasta el momento no hay suficiente pruebas científicas que demuestren la relación entre sus polvos de talco y el cáncer.

Jackie Fox, la víctima del talco Johnson and Johnson

Jacki Fox-Marvin

Jackie Fox, una mujer de Alabama (Estados Unidos), murió en 2015 a los 62 años de edad,  tras haber utilizado durante décadas polvos de talco para bebés y otros productos de higiene femenina de la compañía Johnson & Johnson.

Jere Beasley, uno de los abogados del caso, habló para la cadena BBC Mundo y contó que el jurado condenó a la empresa por “responsabilidad por producto defectuoso, negligencia y conspiración”.

Esto obliga a Johnson & Johnson a pagar 10 millones de dólares por daños personales y otros 62 millones de dólares por los daños punitivos tras el fallecimiento de la paciente.

Marvin Salter, hijo de la fallecida, fue quien lideró esta demanda, que formó parte de una solicitud más amplia en el tribunal de apelación de St. Louis (Misuri), donde participaron cerca de 60 personas.

Según Salter, su difunta madre utilizaba los polvos de talco Johnson & Johnson como un elemento básico del baño y, de hecho, para ella era tan común como cepillarse los dientes.

No obstante, la multinacional niega las acusaciones y en estos momentos está evaluando cuál será su próximo paso legal.

En declaraciones recogidas por la agencia AP, Carol Goodrich, una portavoz de la empresa, aseguró que el veredicto “va contra décadas de evidencia que prueban la seguridad del talco como ingrediente cosmético en muchos productos”.

Además, citó los estudios de la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) y el Instituto Nacional contra el Cáncer para apoyar que los riesgos no se han probado científicamente.  

Las pruebas…

polvos-de-talco

Para convencer al jurado de la relación del mencionado producto y sus riesgos de cáncer, los abogados de la víctima introdujeron como prueba un memorándum interno de 1999 elaborado por un consultor médico de la empresa.

En este se afirmaba que “cualquiera que niegue los riesgos” entre el uso de talco y el cáncer de ovario sería percibido como los que niegan que hay una relación entre el tabaco y el cáncer.

Allen Smith, otro de los abogados de la acusación, le mostró al jurado una de las investigaciones más recientes, realizada por Daniel Cramer, profesor de la Universidad de Harvard, y su equipo, en la cual se concluye que el talco puede incrementar hasta un 33% el riesgo de cáncer de ovario.

“La empresa conocía todos estos estudios desde hace 30 o 40 años”, dijo Smith al jurado.

Por lo tanto, los cargos contra esta indican que fue irresponsable al poner en el mercado un producto peligroso sin hacer las respectivas advertencias a los consumidores.

Con respecto a esto, Gene Williams, uno de los abogados de la compañía, argumentó que fueron las agencias gubernamentales de Estados Unidos los que rechazaron la obligación de poner las advertencias en las etiquetas de los productos que contienen talco.

Con el fallo a favor de los familiares de Fox, es el primer caso en Estados Unidos que obliga a reparar los daños y perjuicios ocasionados por los efectos dañinos del talco.

No obstante, tan solo en Estados Unidos hay miles de casos pendientes por la misma cuestión y se cree que con esta denuncia podrían aparecer muchos más.

Pese a casos evidentes como el de la señora Fox y muchas otras pruebas presentadas desde hace décadas, muchas organizaciones especializadas aún consideran que se requiere más pruebas científicas para llegar a hacer afirmaciones.

Por ejemplo, la organización de apoyo a la investigación contra el cáncer de Reino Unido, Cancer Research considera que la relación entre el uso del talco y el cáncer de ovarios es “todavía incierta” e incluso, de existir algún riesgo, es probable que sea mínimo.

Otra organización británica centrada en la misma enfermedad, Ovacome, explica que las causas de esta enfermedad aún se desconocen, pues probablemente es la combinación de diversos factores genéticos y ambientales, no solo de un producto como el talco.

En cualquier caso, el jurado encontró convincentes las pruebas presentadas por los abogados de la familia de Fox y la empresa tendrá que asumir su responsabilidad.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar