Jugo de aguacate, miel y limón para la media tarde

Jugo de aguacate, miel y limón para la media tarde

Gracias a los nutrientes de la miel, el limón y el aguacate, además de lograr un extra de energía, lograremos asimilar mejor los alimentos que vayamos a consumir en la cena

Con este jugo de aguacate, miel y limón vas a tener el mejor remedio reconstituyente para cuando llegues a casa por la tarde.

Es fácil de preparar, delicioso y con tantos beneficios que, casi sin darte cuenta, se convertirá en tu refresco favorito para este momento del día.

Si bien es cierto que este jugo puede ser también una excelente opción para nuestro desayuno, en nuestra receta te proponemos tomarlo bien fresco a media tarde, con algunos cubitos de hielo.

Por ello, sus mayor virtud va a ser la de hidratarte y ofrecerte adecuados nutrientes para recuperar esa energía consumida en las primeras horas de nuestras jornadas.

Te damos toda la información en este artículo proponiéndote como siempre a que lo pongas en práctica.

¡Tiene maravillosos “efectos secundarios”!

Jugo de aguacate, miel y limón: energético y depurativo

jugo de aguacate 2

Podríamos darte más de 10 razones para que introduzcas el consumo de aguacate en tu dieta. Ahora bien, en esta ocasión te proponemos ir un poco más allá para que descubras todo lo que te puede brindar el combinarlo con un poco de miel y limón.

Descubre 5 desayunos saludables sin gluten ni lactosa

Defensas naturales

Cuando acabamos nuestras jornadas y llegamos por fin a casa, hemos consumido muchas energías y almacenamos además numerosas toxinas, tanto ambientales como las obtenidas con aquello que hayamos consumido durante el día.

  • Este jugo natural, además de desintoxicante, nos permite fortalecer el sistema linfático y el inmunitario.
  • Gracias al limón, la miel y el aguacate conseguiremos, en primer lugar, aumentar nuestras defensas naturales gracias a la vitamina C y a sus enzimas naturales.
  • Otro aspecto que debemos tener en cuenta es que, al tomar este batido de media tarde, vamos a conseguir absorber mejor los nutrientes durante nuestra cena.

No podemos olvidar que tanto el limón como la miel son productos antiinflamatorios y depurativos, lo cual va a mejorar nuestra digestión y la absorción de nutrientes.

Todo ello beneficia a nuestras defensas naturales.

Reducimos el colesterol y cuidamos del corazón

En nuestro jugo vamos a incluir medio aguacate. Al contrario de lo que mucha gente piensa, el aguacate no es un alimento graso que perjudique a nuestra salud arterial ni a nuestro peso.

  • Sus ácidos grasos son beneficiosos y, aún más, esta fruta es muy rica en beta-sitosterol, un compuesto que nos ayuda a mantener los niveles de colesterol bajos.
  • El aguacate contiene grasa monoinsaturada, la cual, combinada con la vitamina C del limón, actúa como un protector natural para nuestras venas y arterias.

Desintoxicamos el organismo y la piel lo nota

El aceite que nos proporciona el aguacate junto con el ácido cítrico y la miel nos permiten regular la retención de líquidos, desinflamar tejidos y, a su vez, potenciar nuestra salud hepática.

  • Si a ello le añadimos el vaso de agua fresca, optimizamos sus virtudes desintoxicantes. Tenemos claro también que todos estos beneficios serán acumulativos.

Es decir, si tomamos dos o tres veces por semana este jugo natural nuestro organismo lo va a notar.

  • Ahora bien, esa regulación y optimización interna tiene, además, sus efectos en nuestra piel.

Los aguacates son una gran fuente de vitamina E, un elemento maravilloso para revitalizar la piel al final del día, beneficiándonos de sus antioxidantes y favoreciendo así su elasticidad.

Te recomendamos leer también: Síndrome del corazón roto: 3 aspectos que debes saber

Cómo preparar mi jugo de aguacate, miel y limón

jugo de aguacate

Ingredientes

  • ½ aguacate
  • El jugo de 1 limón
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • 2 cubitos de hielo

Preparación

  • Lo tendrás hecho en poco más de 5 minutos. Para ello, elige un aguacate que no esté excesivamente maduro. Retira la semilla del centro y obtén solo la pulpa de una mitad.
  • Te gustará saber que para conservar mucho mejor esa otra mitad, solo tienes que untarle un poco de jugo de limón por encima y ponerlo en el refrigerador. De este modo no se oxida ni toma el clásico color negruzco.
  • A continuación obtendremos el jugo de ese limón, para llevarlo a la batidora.
  • Incluye la pulpa del medio aguacate, la cucharada de miel y el vaso de agua fresca.
  • Bate bien para conseguir una bebida lo más homogénea posible.
  • No olvides añadir esos cubitos de hielo y disfrútalo a media tarde. Al cabo de dos o tres días vas a notar excelentes resultados. Tu cuerpo lo va a notar.

No dudes en prepararlo cada vez que llegues cansado a casa.