Jugo de zanahoria y pepino para fortalecer el hígado y los riñones

Una alimentación saludable, baja en grasas y rica en frutas y vegetales puede ayudarnos a evitar padecimientos del hígado y los riñones.

Snacks, dulces, refrescos, no logramos resistirnos. “Uno más no va a hacer la diferencia”-pensamos. Sin embargo la mala alimentación puede traer cambios irreversibles a nuestro organismo, cambios que no podrán arreglarse con abdominales y spinning.

Hoy estaremos hablando de dos órganos de los que nadie parece acordarse. Acompáñanos a descubrir la receta de Jugo de zanahoria y pepino para contribuir al funcionamiento del hígado y los riñones.

El hígado y los riñones: Depuradores olvidados

El hígado es el órgano de mayor tamaño de nuestro cuerpo, se ubica en el tórax e interviene en muchos de los procesos metabólicos del organismo, desde la segregación de la bilis necesaria para la digestión, hasta la desintoxicación de la sangre. Por su parte los riñones son dos órganos que se encuentran a mitad de la espalda, a ambos lados de la columna vertebral y se encargan de filtrar los desechos y el exceso de agua en sangre a través de unas estructuras llamadas nefronas. Ya ves, la orina es una de las tantas maneras que posee el cuerpo de balancear su equilibrio hídrico y eliminar lo que sobra.

Muchas enfermedades pueden atacar a estos órganos, por ejemplo, la enfermedad del hígado graso no alcohólico que provoca su inflamación y la enfermedad renal crónica que daña las nefronas paulatinamente. Sin embargo los especialistas han indicado que algunas de las causas más comunes de la aparición de enfermedades hepáticas y renales son la obesidad y la diabetes.

Una alimentación saludable, baja en grasas y rica en frutas y vegetales puede ayudarnos a evitar estos padecimientos y contribuir al funcionamiento del hígado y los riñones.

¿Qué tal si hablamos un poco acerca de la zanahoria y el pepino?

Propiedades de la zanahoria y el pepino

Principales beneficios del pepino

Lo que todo el mundo sabe sobre las zanahorias es que nos ayudan a broncear la piel  debido a su riqueza en vitamina E, pero pocos conocen su alto contenido de vitamina A y B12. Nutrientes como el magnesio, el fósforo, el yodo y el calcio favorecen el intercambio celular y mantienen el equilibrio de sales y minerales del organismo. De tal manera el consumo de zanahoria es positivo para el funcionamiento del hígado, los riñones y otros órganos.

El 97% del pepino está constituido por agua, lo cual lo convierte en un excelente diurético  que favorece el filtrado renal y la pérdida de peso. Contiene vitamina C, carotenos, aminoácidos, y celulosa y ha sido muy utilizado como potente hidratante cutáneo en mascarillas de belleza

Entonces, nada como una combinación de zanahoria y pepino para ayudarte a dar los primeros pasos hacia una alimentación saludable.

Jugo de zanahoria y pepino para contribuir al funcionamiento del hígado y los riñones

Jugo de zanahoria

Con sus propiedades antioxidantes y diuréticas este jugo resulta  perfecto para comenzar la mañana. Acompáñalo con una tostada de pan de centeno con un poco de aceite de oliva y un huevo y obtendrás un desayuno rico en fibras y vitaminas.

Ingredientes

  • 1 pepino
  • 2 zanahorias
  • 1 cucharadita de perejil (5 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • jugo de medio limón

Preparación

  • Lava bien el pepino y las zanahorias.
  • Pélalos y córtalos en trocitos para facilitar el posterior licuado.
  • Trocea el perejil.
  • Llevar todos los ingredientes a la licuadora junto con ese vaso de agua. Licua bien, sobre todo para conseguir que las zanahorias queden sin ningún trazo suelto que  impida que nos lo podamos beber con tranquilidad.