5 juguetes eróticos para mujeres

04 Agosto, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
Dentro del mundo de los juguetes eróticos, el más popular es el vibrador. Sin embargo, existen muchas otras propuestas divertidas que valen la pena explorar.

¿Alguna vez has probado a tener sexo usando juguetes eróticos? Lo cierto es que el cuerpo femenino tiene varias zonas erógenas (cuyo estímulo provoca la excitación sexual).

Por ello, conviene conocerlas y aprender a utilizar todos los puntos que tengan una gran cantidad de terminaciones nerviosas para conseguir placer o proporcionar otras experiencias nuevas, en cuanto a satisfacción se refiere.

Para ello, puedes hacer uso de diferentes juguetes. ¡Toma nota de algunos!

¿Qué se consigue con los juguetes eróticos?

De acuerdo a las preferencias de cada quien, los juguetes eróticos tendrán mayor o menor uso en unas áreas u otras. Por ejemplo, en las zonas erógenas delanteras (tales como el cuello, el ombligo, el abdomen, y los muslos) se puede emplear tanto el roce como la vibración del juguete. A su vez, también se puede utilizar en las zonas traseras como la espalda, las nalgas, los muslos y los tobillos.

El objetivo, en un primer momento, es estimular a la mujer durante los preliminares. No obstante, los juguetes también pueden emplearse para continuar la práctica sexual e, incluso, para ayudar a llegar al orgasmo.

De esta forma, el uso que se les dé dependerá de las preferencias sexuales de cada persona; como bien explica la científica Karina Felitti en su artículo “Juegos y juguetes para la liberación sexual”.

Para leer más: Para qué sirven los sexólogos

5 juguetes eróticos para mujeres

El secreto del orgasmo femenino.

Existe una diversa variedad de juguetes, y cada uno actúa dependiendo de la zona que quieras estimular. A continuación, te presentamos 5 de ellos para que te decidas por el que más se adapte a ti.

Para pezones y genitales

Hay mujeres que sienten predilección por la estimulación de sus pezones y su clítoris. Esta suele realizarse mediante mordiscos y pellizcos suaves. Asimismo, también a través de besos, caricias y, en concreto, con el uso de la lengua y la succión con los labios.

Para estimular dichos puntos, los especialistas recomiendan que se puede recurrir a un par de juguetes disponibles en las sexshops:

  • Pinzas ajustables para pezones.
  • Bombas succionadoras.

Las pinzas ajustables para pezones son una excelente opción para las mujeres que buscan intensificar sus sensaciones. Su función consiste en ejercer cierta presión en los pezones durante un tiempo corto.

En primer lugar, con las propias manos se deben estimular los pezones. Estos se endurecerán y entonces será el momento de colocar los dispositivos. De esta forma, las manos quedan libres para realizar otros menesteres.

Es importante tener en cuenta que este no debe sobrepasar los 10-15 minutos para que no afecte el riego sanguíneo. A su vez, mientras utilizas las pinzas, se pueden rozar otras partes con un vibrador, cubitos de hielo o plumas para ir aumentando el deseo de la mujer.

 

Los succionadores de pezones son juguetes eróticos para mujeres.

Por otra parte, las bombas succionadoras resultan bastante placenteras. Al colocarse sobre los pezones, ejercen cierta presión que estimula aún más la circulación sanguínea en este punto. Con lo cual, aumenta la sensación de cosquilleo y sensibilidad. De esta forma, con cada vuelta habrá una nueva oleada de sensaciones de placer que harán que el contacto sea más divertido e íntimo.

Una vez que desenrosques y liberes la presión de los pezones, estos seguirán estando duros. Además, debes saber que no solo hay bombas para pezones, sino que también existen para el clítoris. Esa parte que tiene, en promedio, alrededor de ocho mil terminaciones nerviosas.

Para los genitales

Los juguetes eróticos para los genitales y el ano gozan de una mayor popularidad que los anteriores. Si bien los que incluyen vibración son muy estimulantes, la diversión no tiene por qué girar entorno a esto.

Por ejemplo, hay mujeres que se divierten con dildos y bolas anales sin vibración. Estos permiten disfrutar de un mayor realismo por sus detalles en la textura y los relieves.

En lo que respecta al uso de juguetes eróticos para el sexo anal, tanto los dildos como las bolas anales sin vibración y de tamaño pequeño permiten entrenar, poco a poco, los esfínteres del ano para que se dilaten. En este sentido, conviene comenzar por los juguetes que tienen un formato que va de un grosor más pequeño a uno más grande. Esto permite introducirlo con mayor facilidad.

Para saber más: ¿Por qué es importante hablar de sexo con los hijos?

Recomendaciones para los juguetes eróticos

A la hora de adquirir un juguete erótico, es importante comprobar si están hechos de silicona médica u otro tipo de material; ya que no todo plástico es seguro. Asimismo, conviene utilizar siempre lubricante (tanto para la vagina como para el ano) para hacer la experiencia más placentera.

Si no se tiene experiencia en el sexo o la masturbación intensa regular, se recomienda optar por juguetes que sean suaves. También de tamaño pequeño y, sobre todo, flexibles para facilitar su uso las primeras veces.

Cómo es el moco cervical.

Explora tu cuerpo con los juguetes eróticos

Recuerda que es importante tomarse tiempo para explorar y aprender a conocer tu propio cuerpo. Así, tendrás ante ti las puertas abiertas a un mundo de diversión y placer sano sumamente satisfactorio.

Además, una vez que conozcas lo que te gusta, podrás decírselo a tu pareja para conseguir probar cosas nuevas juntos. De esta forma, romperéis con la monotonía.

  • Felitti, K. (2016). Juegos y juguetes para la liberación sexual femenina / Games and toys for the feminine’s sexual liberation. Apuntes de Investigación Del CECYP VO – 0.
  • Eaglin, A., & Bardzell, S. (2011). Sex toys and designing for sexual wellness. https://doi.org/10.1145/1979742.1979879
  • Bravo Mejía, N., & Melchor Cardona, M. (2017). Sex shops: UNA SEGMENTACIÓN DE MERCADO. Revista Universitaria Ruta19(2), 58-71. Recuperado a partir de https://revistas.userena.cl/index.php/ruta/article/view/988