Kombucha: ¿Qué es, cómo se prepara y para qué sirve?

La kombucha es una bebida medicinal que podemos elaborar nosotros mismos en casa y que goza de numerosas y valiosas propiedades beneficiosas para el organismo

El té de kombucha se consume en muchos países asiáticos desde hace miles de años. Hoy en día esta bebida ha cobrado popularidad por su alto contenido probióticos y por desintoxicar el organismo y fortalecer el  sistema inmunitario.

La kombucha consiste en un té fermentado con especies de hongos y bacterias. Estos hongos y bacterias generan gas carbónico, glucosa y alcohol etílico. Dichos componentes se unen en la superficie del té formando una masa gelatinosa de color crema y castaño.

Las bacterias y hongos que se utilizan pueden variar, dependiendo del tipo de té que se utilice y del tiempo de preparación.

Cómo se prepara la kombucha

Te de kombucha

Ingredientes

  • 4 tazas de agua (1 l)
  • 3 cucharadas de azúcar de panela o moreno (70 g). También puedes usar azúcar orgánico.
  • 1 hongo de kombucha
  • 6 bolsas de té (verde, negro o blanco orgánico)  (60 g)
  • ½ taza de líquido iniciador de kombucha (125 ml)

Nota: el líquido iniciador normalmente sobra de una kombucha anterior. Si no lo consigues, utiliza 1 ¼ taza (312 ml) de vinagre blanco destilado o vinagre de sidra de manzana pasteurizado.

Utensilios

  • Una jarra de vidrio para la elaboración
  • Un pedazo de tela o toalla
  • Una liga elástica
  • Una cuchara de material no metálico (barro o madera)
  • Un colador
  • Una pajilla o popote

¿Qué debes hacer?

Es importante tener en cuenta que el cultivo de bacterias y hongos que se formará en el té puede contaminarse de agentes peligrosos para la salud que haya en el ambiente al momento de la preparación.

Por lo tanto, se debe desinfectar por completo la cocina y lavar muy bien los utensilios que se utilizarán con abundante jabón y agua caliente. Además, recuerda lavarte muy bien las manos.

Te recomendamos leer: 7 elementos de tu hogar que debes desinfectar todos los días

Infusión del té

Infusión del té de kombucha

Calienta el agua y, una vez llegue a ebullición, agrega el té. El tiempo de duración dependerá del té utilizado.

  • Té verde: 5 minutos
  • Té rojo: 7 minutos
  • Té negro: 10 minutos.

A mayor tiempo de reposo se obtendrá un producto más cargado y amargo. También cuanto mejor sea la calidad del té que se utiliza, menos temperatura necesitará el agua.

Endulzar la infusión

  • Agrega el dulce que hayas elegido (panela o azúcar moreno) y revuelve con una cuchara.
  • Asegúrate de que quede disuelto por completo.
  • A continuación, apaga el fuego y deja reposar durante 4 horas hasta alcanzar una temperatura ambiente.

Acomodar la kombucha

Botella con té de kombucha

Con un colador filtra la infusión sobre la jarra de vidrio donde se fermentará la kombucha. A continuación agrega el cultivo de kombucha y el líquido iniciador.

Tras ello cubre el frasco con una toalla limpia o un pedazo de tela y sujétalo con una liga elástica. A continuación, almacena la jarra con el té en un lugar donde no reciba luz solar durante un período de 7 a 14 días. Cuanto más tiempo se deje reposar, más amargo y cargado será el té.

Probar para saber si está listo:

Probar para saber si está listo

Puedes empezar a probarlo después de los 5 días. Cuando esté listo, sentirás un sabor ácido.

  • Para ello, introduce una pajilla limpia sin dañar el hongo que se ha formado en la superficie del recipiente.
  • Tapa la apertura de la pajilla y, luego de retirarla, suelta el líquido en otro recipiente.
  • Si sabe muy dulce tápalo nuevamente y permite reposar de nuevo.
  • Cuando el sabor es muy amargo entonces se ha echado a perder, pero no te preocupes, ya que puedes utilizarlo como vinagre en tus ensaladas.

Tomar la kombucha y reciclar el nuevo hongo

Inicia tomando ¼ taza (62 ml) de kombucha por las mañanas. Conforme pasen las semanas y tu organismo se adapte al consumo del té, podrás aumentar gradualmente la cantidad.

Recuerda guardar al menos un 10% del té (como líquido iniciador) y el hongo que se ha formado en la superficie como ingredientes para la próxima vez que prepares kombucha.

Ver también: Zumo de papaya, mango y lima para combatir la indigestión

Propiedades beneficiosas de la kombucha¡

La kombucha Contribuye a la digestión

El té de kombucha tiene infinidad de propiedades beneficiosas. Estas son algunas de ellas:

  • Es buena para tus huesos: fortalece los cartílagos, por ello es recomendable para personas con artritis.
  • Mejora la digestión, así como otros malestares gastrointestinales, ya que estimula el metabolismo.
  • Alivia el dolor de la migraña.
  • Promueve la regeneración celular. Se puede utilizar para tratar enfermedades degenerativas.
  • Desintoxica el organismo gracias a su contenido en ácidos orgánicos, que también ayudan a la circulación de la sangre.
  • Es rica en vitaminas y minerales primordiales para el buen funcionamiento del sistema nervioso y muscular.
  •  Al estar hecha a base de té negro contiene cafeína en pequeñas cantidades, por lo que estimula el sistema nervioso central.
  • Aumenta las defensas del cuerpo.
  • Regula el colesterol

Como ves, esta bebida es muy fácil de preparar y puede ser una gran aliada para tu salud. ¿Estás dispuesto a probarla?