La absorción del alcohol

La absorción del alcohol es un proceso que varía, dependiendo de distintos factores como la concentración alcohólica de la bebida, la ingestión de alimentos, etc.

La absorción del alcohol se realiza prácticamente en su totalidad a través del tracto digestivo. Se sabe que hasta el 20% de las bebidas alcohólicas son absorbidas en el estómago. El resto es absorbido en el tramo proximal del intestino delgado.

El alcohol que consumen los seres humanos es el etílico o etanol. Se trata de una sustancia líquida, de color claro. Es volátil, inflamable y muy hidrosoluble. El aporte nutritivo de un mililitro de alcohol es de 7,1 kilocalorías. Sin embargo, no hay aporte de proteínas, vitaminas o minerales.

La palabra alcohol viene del vocablo árabe “alkul”, que significa “lo más fino” o “delicado polvo”. Esta sustancia se ingiere por vía oral y su consumo produce diversas reacciones en el cuerpo y en la mente. Los niveles de alcohol en el cuerpo se miden en términos de su concentración en la sangre.

La absorción del alcohol en el organismo

Tratamiento de la esteatosis hepática en personas alcohólicas

El proceso de absorción del alcohol comienza con su consumo, por vía oral. Debido a que esta sustancia tiene un bajo peso molecular, pasa fácilmente por las membranas. Por lo tanto, comienza a ser absorbido desde el principio por la boca, el esófago y el estómago.

El principal sitio de absorción es el intestino delgado, pues allí es donde hay mayor superficie de contacto

En el intestino delgado hay presencia de microvellosidades. Estas aumentan de forma notable la superficie que hace posible la absorción del alcohol. En promedio, la duración de este proceso gástrico es de 1,7 minutos.

Hay algunos factores que afectan el tiempo el grado de absorción del alcohol. Estos son:

  • Hay factores genéticos que inciden en la capacidad del organismo para metabolizar el etanol. Esto depende de la forma como se expresa la enzima alcohol (ADH).
    • A menor nivel de expresión, mayor concentración del alcohol en la sangre y los tejidos.
  • Entre más tiempo permanece el alcohol en el estómago, más lenta es la absorción.
  • El nivel de concentración en la bebida alcohólica.
  • Nivel de circulación sanguínea.

En síntesis, la absorción del alcohol comienza en la boca, el esófago y el estómago. Sin embargo, allí solo se absorbe entre el 20 y el 25% de esta sustancia. En cambio, en el intestino delgado se produce la máxima absorción. Entre el 75 y el 80% pasa desde allí a la sangre y los tejidos.

¿No lo sabías? ¿Hay que dejar de beber alcohol para bajar de peso?

Concentraciones alcohólicas y absorción del alcohol

Concentraciones alcohólicas y absorción del alcohol

La velocidad con la que se produce la absorción del alcohol depende en gran medida de su concentración en una bebida. Si la concentración de alcohol en la bebida está entre el 20% y el 30% es más rápida. A su vez, resulta más lenta cuando esta concentración es menor o mayor a ese porcentaje.

Una bebida como el sherry o algunos tipos de vino, que tienen una concentración de alcohol del 20%, aumentan rápidamente los niveles de esta sustancia en la sangre. Es más veloz que la cerveza, por ejemplo. Esta tiene una concentración de entre 3 y 8%.

Sin embargo, la absorción del alcohol en bebidas como el whisky, que tiene una concentración de más del 40%, es más lenta. Eso se debe a que las altas concentraciones retrasan el vaciamiento del estómago y hacen que se inhiba la absorción del alcohol.

Al mismo tiempo, la absorción es más rápida si se trata de una bebida con gas, como el champaña o el whisky mezclado con soda

¿Quieres conocer más?  10 cosas que la cerveza puede hacer para mejorar tu calidad de vida

La incidencia de la alimentación y el género

La incidencia de la alimentación y el género

El otro factor que determina la velocidad en la absorción del alcohol es la comida. Algunos alimentos, en especial los hidratos de carbono, hacen que la absorción sea más lenta. Si el estómago está lleno, la concentración de alcohol en la sangre puede disminuir hasta en un 25%.

Cuando se ingiere alcohol, este se distribuye en el agua corporal. Esto hace que la mayoría de los tejidos en el organismo presenten la misma concentración de alcohol que hay en la sangre. En otras palabras, los tejidos de órganos como el cerebro, el corazón, los músculos, etcétera; también reciben la sustancia alcohólica. La única excepción a esto es el hígado.

Esta concentración de alcohol en la sangre y los tejidos es mayor en la mujer. Esto se debe a que las mujeres tienen más grasa subcutánea. Esta no retiene el alcohol y por eso pasa más fácilmente a la sangre y los tejidos. Asimismo, las mujeres tienen un volumen sanguíneo más bajo que el de los hombres.

Te puede gustar