La alimentación en la edad preescolar ¿cómo debe ser?

21 julio, 2018
La alimentación en la edad preescolar es muy importante puesto que potencia el desarrollo integral de los niños además de prevenir carencias nutricionales o enfermedades en edad infantil y adulta.

Los niños en edad preescolar son aquellos que tienen menos de 5 años. Esta fase es muy importante para ellos, puesto que, aunque ya no crecen tan rápidamente como en su primer año de vida, continúan su desarrollo cognitivo, emocional y motor. Aquí te hablaremos sobre la alimentación en la edad preescolar y te daremos las mejores opciones alimentarias.

Una adecuada alimentación en la edad preescolar es clave para que los pequeños alcancen su máximo potencial de crecimiento y desarrollo.

Ahora bien, ¿cómo podemos determinar cuál es la mejor alimentación en la edad preescolar? Mucho tiene que ver con los cambios en el desarrollo motor, cognitivo y conducta del niño. A continuación los exponemos brevemente.

Desarrollo y crecimiento de la edad preescolar

Cambios en el desarrollo motor

Generalmente, los niños suelen empezar a caminar de manera independiente cerca de los 12 meses. Desde entonces, su equilibrio y agilidad va en aumento; pueden subir y bajar escaleras, también desarrollan la coordinación necesaria para manejar un triciclo o realizar actividades similares.

Con el tiempo, saltan con uno o dos pies, además aprenden a escalar o a lanzar una pelota. En resumen, los niños se vuelven más activos e independientes en cuanto a movilidad se refiere.

Avances intelectuales

En esta etapa, los niños desarrollan una mayor independencia en las actividades que los ligaban a sus padres. Eso les permite explorar su entorno. Por otro lado, debido a que hay un mayor desarrollo del lenguaje, mejoran la socialización con las demás personas e imitan conductas de la gente que les rodea. Asimismo, aumenta el egocentrismo, y por ende, su firmeza para expresar sus deseos.

Te recomendamos leer:
La importancia de la familia en el crecimiento de un niño

Cambios en la conducta alimentaria

Con el paso de los meses, los niños adquieren mayor independencia y empiezan a tomar sus alimentos ellos mismos, de hecho, esto les permite aprender a utilizar los cubiertos como es debido. Por otra parte, se establecen horarios de comida más definidos, también desarrollan preferencias o aversiones en cuanto a ciertos alimentos.

Es importante agregar que muchos padres y madres se preocupan porque sus pequeños no comen siempre con el mismo apetito; sin embargo es normal que no lo hagan. Los niños tienden a comer bien por periodos cortos antes de un brote de crecimiento. No obstante, cerca de los 5 años los pequeños aprenden a regular las cantidades de comida según sus necesidades nutricionales.

Como puedes ver, los niños necesitan una adecuada ingesta energética para desarrollarse en todo aspecto. De hecho, la alimentación en la edad preescolar debe promover objetivos muy definidos.

Por ejemplo, en el libro Alimentación del niño y la niña preescolar y escolar, el autor señala que los principales objetivos nutricionales son: el crecimiento físico, el desarrollo de la masa muscular, la actividad física, el desarrollo intelectual, la mejora de defensas para prevenir enfermedades o infecciones y la educación alimentaria que se les da en el hogar.

La alimentación en la edad preescolar

Existen numerosas fuentes y manuales de alimentación en los que se especifican las recomendaciones diarias de energía, proteínas, vitaminas y minerales.

En el artículo Alimentación del preescolar y escolar puedes hallar tablas muy completas en las que se establecen cada uno de estos requerimientos dependiendo de la edad, el sexo y el nivel de actividad física.

En síntesis, la alimentación en la edad preescolar debe incluir a diario leche y derivados; carnes, pescados, mariscos, huevos y legumbres; cereales fortificados o integrales; frutas maduras, verduras y hortalizas; así como favorecer el consumo de agua natural.

Una alimentación en la edad preescolar que incluya agua, proteínas, carbohidratos, fibra, calcio, hierro, fósforo, zinc, y vitaminas, garantizan el buen funcionamiento y desarrollo de los niños.

Recomendaciones dietéticas

Niños comiendo.

En aspectos más generales, existen pautas que pueden aplicarse a casi a cualquier edad. Un ejemplo de ello son las guías de alimentación del niño preescolar y escolar que pueden ser de gran ayuda, las cuales mencionaremos a continuación.

Promoción de un buen desayuno

Al desayuno se le considera como la comida principal durante el día. Debe contener hidratos de carbono para promover la saciedad. Una buena opción es la combinación entre leche, cereales y frutas, se puede complementar con otras proteínas como el huevo, el queso y el pollo.

Complementar con botanas y entremeses saludables

Este aspecto es muy importante puesto que este tipo de comida puede llegar a ocupar cerca de un tercio de las calorías totales de la dieta si no se elige bien. Es mejor promover el consumo de bocadillos hechos en casa, fruta fresca, cereales, lácteos o productos que no sean alimentos chatarra o basura.

Conoce: 6 grandes ventajas de consumir verduras y frutas cada día

Cultivar la actividad física

Es recomendable efectuar sesiones de ejercicio diario al aire libre con una duración total de 60 minutos. Esto permitirá que los niños mantengan un peso saludable y equilibrio calórico.

Otras sugerencias

  • Consumir diariamente frutas y verdura, así como alimentos variados.
  • Comer en compañía de la familia en un ambiente tranquilo y agradable, evitando distracciones como la música, televisión o discusiones.
  • Evitar el consumo excesivo de sal.
  • Comer alimentos variados y en distintas formas de preparación.
  • No incluir golosinas o bebidas azucaradas en las comidas para no sustituir los alimentos saludables.

Conclusiones

Las pautas que hemos compartido en este artículo serán de gran utilidad para la alimentación en edad preescolar. No obstante, debemos recordar que la alimentación en esta etapa debe supervisarse de manera conjunta entre el pediatra, la familia y la escuela. Así que trata de formar un equipo y seguir las recomendaciones que se impartan.

Te puede gustar