La anatomía de la mama

Ana Quintana · 11 diciembre, 2017
Las mamas se desarrollan en un par, su estructura es asimétrica. Por lo general la izquierda es de mayor tamaño de la derecha.

La anatomía de la mama está constituída principalmente por lo que comúnmente se denomina como senos, y cuyo nombre científico es mamas. Estas se ubican sobre el músculo pectoral mayor y se desarrollan en pares en los seres humanos, con lo cual, presentan una serie de características tanto externas como internas.

Aspectos básicos de la anatomía de la mama

Las mamas son glándulas pares y simétricas que se encuentran en la pared torácica anterior de las costillas; desde el esternón a la línea axilar media. Pero, ¿de qué están compuestas?

Las mamas se conforman de lóbulos, es decir, estructuras de la glándula que se encargan de producir la leche materna a través de células especiales, la cual es transportada por medio de canales conectados a la aréola. Sin embargo, cada lóbulo está compuesto de grasa protectora y tejido. 

En el interior hay más canales que transportan sangre y oxígeno para las venas y arterias. De igual manera en la mama hay nervios y conductos especiales con células que se encargan de proteger el organismo, denominados conductos linfáticos. Estos conductos llevan todo a los ganglios, los cuales se encuentran mayormente en las axilas y el resto detrás del esternón.

La estructura de la glándula mamaria cambia según el momento de desarrollo en que se encuentre y, también influyen los procesos de proliferación, diferenciación y apoptosis.

Imagina cada glándula mamaria como un conjunto de racimos de uvas. Cada seno o glándula está compuesto(a) de 15 a 20 racimos llamados lóbulos mamarios, mismos que se conforman de lobulillos, las uvas del racimo. Los lóbulos son las estructuras funcionales de la glándula porque son quienes producen la leche materna a través de células especiales en su interior, o bien, células dentro de las uvas.

–Dr Tijerina Sánchez–

De interés: ¿Qué significa tener las mamas densas?

 ¿Qué hay debajo de la glándula mamaria?

Qué hay debajo de la glándula mamaria

Debajo de la glándula mamaria se encuentra el pectoral mayor. El cual tiene una capa delgada llamada aponeurosis, misma que se encarga de envolver a todos los componentes de la glándula mamaria.

¿Cómo se forma la glándula mamaria?

El desarrollo de la glándula mamaria empieza durante la gestación. En la sexta semana de embarazo se forma una línea, llamada surco mamario, que recorre el cuerpo desde la ingle hasta llegar a cada lado de las axilas. Para el tercer mes más de la mitad de este surco desaparece y queda un bulto de células especiales que se forman en cada seno.

Al llegar al quinto mes, este bulto de células se convierten en canales para la leche y sus respectivas ramificaciones. A partir del octavo mes, dichos conductos se abren en el pezón. Sin embargo, aunque las glándulas mamarias se forman desde el vientre, no funcionan puesto que, antes tienen que crecer para poder producir leche materna.

El crecimiento de las glándulas mamarias se estimula gracias a las hormonas (del crecimiento, tiroidea e insulina) así como también por otras sustancias especiales que segrega el cuerpo. Estas viajan por el torrente sanguíneo y ponen en funcionamiento los órganos y tejidos.

Cabe resaltar que hay bebés (independientemente del sexo), en quienes las glándulas crecen antes de tiempo e incluso segregan líquidos por medio del pezón.

Partes de la glándula mamaria

Partes de la glándula mamaria

Los senos están sostenidos por los músculos pectorales y compuestos por una serie de vasos sanguíneos y linfáticos. Cada seno está formado por 15 a 20 lóbulos separados entre sí por el tejido conectivo y adiposo. El tejido adiposo funciona como un aislante y amortiguador. 

En el centro de cada areola está el pezón, es decir, tejido eréctil que facilita la succión. La forma, tamaño y color del pezón son diferentes en cada mujer.

En términos generales la areola, el pezón y las desembocaduras de los conductos galactóforos revestidos de tejidos formados por varias capas (epitelio), son las principales partes de las mamas.

  • Pezón: es una protuberancia cilíndrica que se encuentra en el músculo intercostal. Se caracteriza por tener una apariencia arrugada y perforada por 15 a 20 orificios, es decir, los conductos galactóforos.
  • Areola: Se localiza rodeando la base del pezón. Su color cambia según la etapa. Por ejemplo durante la pubertad tiene un tono más claro. Pero después del embarazo se hace más grande y adquiere un tono marrón o negro oscuro.

Entre tanto, muy cerca del pezón hay numerosas glándulas sebáceas. Estas se agrandan durante la lactancia y secretan una sustancia grasa que se encarga de proteger al pezón durante la lactancia.

¿Cómo funciona?

Resumen anatómico

La glándula mamaria se considera una hormona dependiente, pues necesita del trabajo de la prolactina, el estrógeno, la progesterona, la hormona del crecimiento y los glucocorticoides.

Durante la fase proliferativa del endometrio, debido al alto nivel de los estrógenos; la glándula se inflama y secreta líquido en exceso, sobre todo los primeros 14 días del ciclo menstrual.

Mientras que los estrógenos permiten el desarrollo del estroma de la glándula mamaria. Finalmente, la progesterona tiene acción sobre el desarrollo del parénquima, para que se pueda producir leche con ayuda de la oxitocina. De igual forma, para que se desarrollen los acinos glandulares se necesitan altas concentraciones de progesterona que le da la placenta.

Recomendaciones

Por lo general, se recomienda a toda mujer que tome algunas medidas para cuidar de la anatomía de la mama. Estas consisten básicamente en llevar un estilo de vida saludable, con una dieta rica en vitaminas y minerales para mantener la elasticidad muscular, mantenerse bien hidratada (para evitar la aparición de estrías y conservar la firmeza) y realizar actividad física con frecuencia.

Es importante realizar ejercicios que ayuden a fortalecer los músculos dorsales y pectorales. También se debe evitar subir y bajar de peso de forma brusca, cuidar la postura y, por supuesto, utilizar un soporte adecuado (sostén) a la figura del cuerpo.

Referencias

José Muñoz Sánchez. Los senos: anatomía, evolución y cuidados dermocosméticos. España: OFFARM, 2007.

Dr. César Tijerina Sánchez. La glándula mamaria. México: Escuela de medicina, 2008.