La angustia de los ronquidos: Molestia y peligro para la salud

Valeria Sabater 29 abril, 2015

Los ronquidos son algo más que esa molestia nocturna que nos impide conciliar el sueño. Si es tu pareja quien ronca, es posible que ya no sepas qué hacer, qué remedio poner o cómo conseguir que se dé la vuelta para que deje de emitir esos indescriptibles sonidos que te impiden poder conciliar el sueño.

Ahora bien, siempre se habla de los ronquidos masculinos pero, ¿sabes que la apnea del sueño es también muy frecuente entre las mujeres? Se trata de una realidad muy común, a la vez que peligrosa. No hay que pasarla por alto.

Son muchas las mujeres que se duermen con cierta angustia, temiendo molestar a sus parejas con sus ronquidos y, a su vez, son conscientes de que roncar deriva siempre en un mal descanso, en irritabilidad y en dolor de cabeza matinal. ¿Qué podemos hacer para librarnos de la angustia de los ronquidos?

Los ronquidos en la vida diaria

Al menos el 20% de la población ronca por las noches. Y lo sabemos, en ocasiones es hasta motivo de disputas entre las parejas, sobre todo si uno de los dos se niega a admitirlo o, sabiéndolo, evita dar importancia a un problema que va más allá de la simple molestia nocturna.

Quien ronca de modo muy sonoro y cada noche, se levanta cansado, y no solo eso: son habituales los dolores de cabeza, el malestar físico, la irritabilidad, el estrés, el aumento de la presión arterial... Realidades que, poco a poco, pueden dar paso a enfermedades mucho más graves si no buscamos ayuda y, sobre todo, si no nos concienciamos de que roncar no es algo normal “que todo el mundo hace por las noches”.

¿Sabes qué ocasiona los molestos ronquidos?

apnea

  • Roncar es signo de que algo ocurre en nuestro cuerpo. Al hacerlo, perdemos un exceso de energía que repercute directamente en nuestra vida diaria. De hecho, muchos médicos llaman a los ronquidos “la fiebre interna”, es decir, se le considera un indicador de salud.
  • Los ronquidos se producen por una estrechez en la vía aérea hacia los pulmones, entra menos oxígeno y se produce lo que se conoce como hipoxia. Al no poder entrar el suficiente aire, se origina una vibración, la cual produce el molesto sonido. Si en algún momento dejara de entrar el suficiente aire, lo que ocurriría directamente es que “dejaríamos de respirar” durante una breve fracción de tiempo, originando así la “apnea del Sueño”.
  • Generalmente, las causas por las que roncamos se deben precisamente al trastorno de la apnea del sueño. No obstante, también puede deberse a la presencia de pólipos, a la anatomía del tabique nasal, del paladar o incluso a procesos alérgicos. De ser algo constante, es necesario que acudamos al médico para obtener un diagnóstico adecuado.
  • La apnea del sueño no es cualquier cosa. Hemos de tener en cuenta que nuestros pulmones dejan de recibir oxígeno y que el cerebro debe ordenar a los músculos respiratorios que hagan un esfuerzo para obtener aire, y de ahí esos sonidos más sonoros y súbitos. A largo plazo, y de volverse crónica, la apnea del sueño puede acabar provocando que suframoshipertensión, insuficiencia cardíaca, diabetes tipos 2 e incluso puede estar detrás de muchos infartos cerebrales e ictus. Nunca debemos olvidar que nuestro cuerpo, nuestro cerebro y nuestro corazón dejan de recibir oxígeno durante unos segundos. Es algo grave.

Consejos para reducir los ronquidos por las noches

Apnea_mujer

En primer lugar, hay algo que debemos dejar claro: roncar es un síntoma de que algo no va bien. No es lo mismo roncar durante una semana porque estamos resfriados o tenemos alergias que roncar siempre que nos acostemos, ya sea a mediodía al hacer una siesta o cuando vamos a dormir por las noches.

Consulta siempre con tu médico si tu pareja o tú roncáis desde hace tiempo. En caso de que os diagnostiquen apnea del sueño, es necesario que sigáis cada uno de los consejos que os prescriban.

Ahora bien, si vuestros ronquidos son ligeros y ocasionales, nunca está de más poner en práctica estos consejos básicos. Toma nota:

  • Controla siempre tu peso, ya que la obesidad siempre ocasiona el que ronquemos por las noches.
  • Si eres fumador, déjalo desde hoy mismo. La obstrucción de las vías respiratorias puede ser consecuencia del tabaco, de ahí los ronquidos, la tos y el malestar.
  • Duerme siempre de lado. Una técnica sencilla para lograrlo es coser una pelota de tenis en la espalda de nuestro pijama. De ese modo, en el momento en que nos pongamos boca arriba, sentiremos la molestia y nos pondremos de lado.
  • Mantén horarios fijos en tu alimentación y en las horas que vas a dormir. Las rutinas son buenas para nuestro organismo.
  • Hidrátate bien a lo largo del día. Bebe abundante agua y utiliza sueros fisiológicos si fuera necesario para descongestionar la nariz. Las mucosas nasales no estarán tan secas y evitaremos roncar.
  • Cambia regularmente la almohada. En ocasiones. la acumulación de ácaros puede ocasionar alergias o que se resequen nuestras vías respiratorias. Vale la pena tenerlo en cuenta.
Te puede gustar