La aromaterapia para sentirse mejor

23 septiembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Quienes han probado la aromaterapia afirman que, al oler ciertos aromas que resultan agradables, resulta más fácil lograr la relajación del cuerpo y experimentar alivio, incluso a nivel psicológico. 

La aromaterapia es un recurso al que las personas recurren con el objetivo de obtener alivio y liberar tensiones acumuladas. Se trata de un tipo de medicina alternativa en el cual se utilizan principalmente aceites esenciales, como el de lavanda o el de mandarina, por ejemplo. Por lo general, forma parte de sesiones de meditación, baños o masajes relajantes.

Independientemente de que se decida aprovechar para despejarse, dormir mejor o simplemente para brindarse un momento de calma entre semana, es importante tener en cuenta que no es una opción de tratamiento válida para ninguna afección. 

La aromaterapia carece de aval científico

La aromaterapia no debe considerarse como un sustituto de ningún tratamiento ni mucho menos. Se trata de una pseudoterapia y, por lo tanto, no cuenta con evidencia científica que avale su uso.

De hecho, en todos los estudios realizados se especifica en el apartado de conclusiones que es necesario seguir realizando investigaciones y profundizar en el tema. Cabe destacar que en la mayoría de los casos estudiados, los resultados son de baja calidad y no se consigue aportar evidencia científica sólida.

Frasco y ramo de lavanda sobre una mesa.

Según los seguidores de la medicina alternativa, al inhalar el aroma de un aceite esencial (colocado en un difusor o evaporador), los receptores olfativos generarían una respuesta a nivel cerebral (efecto placebo).

Los aceites esenciales pueden tener efectos secundarios

Como exponen los expertos de FarmaCiencia:

«Los efectos secundarios de la aromaterapia administrada por vía inhalatoria son escasos y leves, principalmente consisten en náuseas, mareos o dolor de cabeza. (…) Especial precaución debería tenerse en niños y embarazadas (..) Como cualquier otro producto de fitoterapia habrá que tener en cuenta dosis, interacciones, precauciones y contraindicaciones».

Aunque sus efectos secundarios puedan ser leves, no es recomendable recurrir a la aromaterapia porque siempre existe el riesgo de toxicidad. Por lo tanto, los profesionales de la salud deben abstenerse de recomendar este tipo de propuestas que carecen de aval científico. 

Una vez más, vale la pena recordar que no por el hecho de que un producto (en este caso, un aceite esencial) sea natural quiere decir que es inocuo. Incluso lo natural genera reacciones en el organismo y estas no son obligatoriamente favorables.

En cuestión de salud, lo más recomendable es evitar recurrir a la medicina alternativa y, en caso de tener alguna inquietud, consultar con el médico de cabecera.

  • Damian, P., & Damian, K. (1997). Aromaterapia: El olor y la psique: Utilización de los aceites esenciales para el bienestar físico y emocional. Inner Traditions/Bear & Co.
  • Ryman, D. (1995). Aromaterapia: enciclopedia de las plantas aromáticas y de sus aceites esenciales. Editorial Kairós.
  • Tisserand, R., & Borges, M. (1994). El arte de la aromaterapia. Ediciones Paidós Ibérica.