¿Por qué tenemos sabor metálico en la boca?

¿Sabías que los cambios hormonales que se producen durante el embarazo pueden provocar este sabor metálico? Se acentúa más en el primer trimestre, y desaparece tras el parto

La disgeusia es una modificación del sentido del gusto que genera sabor metálico en la boca. Puede presentarse en algún momento de la vida o experimentarse de manera crónica.

¿Te gustaría saber por qué la boca sabe a metal? En este artículo te lo explicamos.

¿Sabor metálico en la boca?

Si has estado sintiendo un sabor a metal en la boca puede deberse a diferentes motivos. Es la consecuencia directa de diversos trastornos en el cuerpo y es probable que dejes de sentir el gusto de la comida o de ciertos sabores.

sabor metálico en la boca

La buena noticia es que la disgeusia, en la mayoría de los casos, es reversible y se desarrolla por un lapso corto de tiempo. Sin embargo, cuando se presenta de manera crónica, puede provocar un daño irreparable en los nervios del gusto y las papilas.

En ese caso la persona no tiene la capacidad para determinar o diferenciar los sabores de los alimentos.

Causas del sabor a metal en la boca

Son bastantes las razones por las cuales podemos sentir ese sabor metálico en la boca. Algunas de las más frecuentes son las que te explicamos a continuación.

Trastornos bucales

Si por algún tipo de afección en los dientes y muelas se forma mucha placa y, por ende, caries o abscesos, el resultado podría llegar a ser ese sabor a metal en la boca. También se puede dar en los casos en los que la persona padezca periodontitis o gingivitis.

Te interesará leer: 5 remedios para el cuidado de la boca

Es preciso prestar atención a estos trastornos y tratarlos como corresponde con una visita al odontólogo. Además, se aconseja cepillar bien los dientes y no olvidarse de las encías y la lengua.

Ingerir ciertos medicamentos

Medicamentos

Son la causa principal del sabor metálico en la boca. Entre los fármacos que pueden ocasionar disgeusia encontramos:

  • Antibióticos.
  • Medicamentos para el cáncer.
  • Comprimidos para el corazón.
  • Fármacos para la presión arterial.

Embarazo

Durante la gestación las mujeres suelen experimentar un sabor metálico en la boca. Tras el parto este suele desaparecer o disminuir. La razón por la que esto ocurre es el cambio hormonal que atraviesan las embarazadas, sobre todo durante el primer trimestre.

Exceso de metal en el organismo

Puede deberse a la ingesta de alimentos o de medicamentos. También puede aparece por estar expuesto a ciertas sustancias, por ejemplo, en el lugar de residencia o trabajo. Básicamente el gusto a metal lo ocasionan el cobre y el hierro en demasía en el cuerpo.

Infecciones

Lengua

Los hongos en la boca o en la lengua pueden afectar las papilas gustativas. Lo mismo ocurre con ciertas alergias respiratorias. Todo ello modificará el sabor de la boca y la identificación de ciertos gustos de alimentos.

Sustancias irritantes

Las personas que trabajan en ciertas industrias pueden enfrentarse a este problema. La inhalación prolongada de ciertos químicos puede resultar en sabor metálico en la boca. Algunos de ellos son:

  • Lacas.
  • Polvo de caucho.
  • Benceno.
  • Cobalto.
  • Gasolina.

¿Cómo eliminar el gusto de metal de la boca?

Además de prestar atención a los desencadenantes del problema, sería bueno que adoptases algunos hábitos higiénicos como por ejemplo cepillarte los dientes y la lengua 3 veces al día. Para ello puedes usar el dentífrico habitual o preparar uno casero.

También se recomienda beber zumo de limón o naranja cada mañana, ya que los ácidos de los cítricos ayudan a neutralizar el gusto. Además, enjuagar la boca con agua y sal al terminar de comer puede ser un buen remedio para evitar esta situación. Eso sí,  el agua debe estar tibia.

Quizás te interese leer: Conoce estas 12 cosas que te ayudarán a evitar el mal aliento

Por otro lado, consumir clavo de olor y canela cuando experimentemos el mal gusto en la boca puede llegar a revertirlo. Por su parte, limpiarse la boca con bicarbonato de sodio y agua y beber 8 vasos de esta última al día son dos recomendaciones que te ayudarán a limpiar la placa y los restos de comida de la boca evitando así que aparezca ese sabor metálico en la boca.

Para finalizar, masticar chicles o chupar caramelos de menta, puede hacer que este sabor desagradable se disimule.

 

  • Gisbert, J. P., & González-Lama, Y. (2005). Pruebas de aliento en el diagnóstico de enfermedades digestivas. Gastroenterologia y Hepatologia. https://doi.org/10.1157/13077762
  • Maya, G. (2009). Pruebas de aliento basadas en hidrógeno. Medicina & Laboratorio.