La bulimia: un problema cada vez más extendido

23 octubre, 2012
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Mario Benedetti Arzuza
Mientras más pronto se diagnostique el trastorno, mayores probabilidades de éxito tendrá el tratamiento.

La bulimia o bulimia nerviosa es un trastorno alimenticio y psicológico caracterizado por la adopción de ciertas conductas alimenticias, como los atracones y las purgas. Es decir, los pacientes consumen una gran cantidad de comida en periodos de tiempo muy cortos y luego se purgan, con el objetivo de no engordar.

La purga (que puede realizarse mediante el vómito autoinducido o el consumo de diuréticos o laxantes) se realiza por el arrepentimiento que se experimenta justo tras haberse dado el atracón.

De acuerdo con el Manual MSD, los pacientes con bulimia tienden a ser menos introvertidos que los pacientes con anorexia. Por otra parte, también son más propensos a tener comportamientos impulsivos, como consumo de alcohol y otras sustancias. Y en el ámbito psicoemocional aclara:

«La ansiedad (p. ej., en relación con el peso y/o situaciones sociales) y los trastornos de ansiedad pueden ser más frecuentes entre estos pacientes».

Entonces, las conductas impulsivas, los sentimientos de culpa y pérdida de control son características de este desorden alimenticio.

Causas de la bulimia

Más que causas exactas, se habla de una serie de factores (tanto orgánicos como psicológicos) que influyen en el desarrollo de este desorden alimenticio.

Los principales factores a mencionar son: la baja autoestima, los estereotipos de belleza y otras presiones sociales. Estos, en conjunto con problemas en el entorno familiar, por ejemplo, puede desencadenar la bulimia.

Los investigadores aún no han dado con una causa exacta de tipo orgánico, que permita arrojar luz sobre el tema. Sin embargo, se continúa investigando la actividad hormonal, los niveles de serotonina y otros sustancias químicas endógenas. El objetivo de estos estudios es ver de qué manera afectan los hábitos de alimentación.

Te puede interesar: Trastornos alimenticios más frecuentes

Síntomas asociados

A diferencia de lo que se suele pensar, la persona con bulimia no siempre tiene que estar delgada. Hay pacientes con bulimia que también sufren de sobrepeso, y  pacientes con bulimia que tienen un peso normal.

Por lo tanto, puede ser difícil darse cuente de si una persona tiene bulimia con su peso de referencia. Esto se debe a que los atracones suelen tratar de hacer a solas, sin que nadie se dé cuenta.

A lo largo del tiempo, algunos síntomas de la bulimia pueden ser:

  • Inflamación en la zona de las mejillas o la mandíbula.
  • Callosidades o raspones en los nudillos, por usar los dedos para provocarse el vómito.
  • Dientes que se ven transparentes en lugar de blancos. Además, son cada vez más sensibles y aumenta el riesgo de aparición de caries.
  • Vasos sanguíneos rotos en los ojos.
  • Reflujo ácido, constipación y otros problemas gastrointestinales.
  • Deshidratación grave.

Los pacientes que tienen este trastorno también pueden manifestar cambios en el comportamiento. Por ejemplo, es muy típico que justo después de comer quieran ir al baño con el fin de vomitar la comida ingerida. Otros síntomas y comportamiento característicos de estas personas son:

  • Hacer mucho ejercicio.
  • Estar malhumoradas, tristes.
  • Expresar con frecuencia que se sienten inútiles.
  • Dejar de hacer actividades que antes solían disfrutar.
  • Tener problemas para expresar su enfado o sentimientos en general.

Es muy común que estas personas padezcan otros problemas de salud mental asociados a su trastorno alimenticio. Alguno de ellos puede ser depresión, ansiedad o trastorno de abuso de sustancias.

Descubre: Anorexia nerviosa: síntomas, causas y tratamiento

Tratamiento de la bulimia

La bulimia es un trastorno que debe atenderse desde varios puntos, para poder ayudar al paciente. Por ello, se recurre a la terapia cognitivo conductual, la psicoterapia interpersonal y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS).

La combinación de psicoterapia con antidepresivos puede ser el tratamiento más eficaz para superar este trastorno. Por lo general, el tratamiento consiste en un enfoque de equipo que incluye al paciente mismo, a su familia, al médico de atención primaria, a un profesional de la salud mental y un nutricionista.

A continuación se explican diferentes tipos de tratamientos disponibles hoy en día para el tratamiento de la bulimia.

Psicoterapia

La psicoterapia implica hablar sobre el problema con un profesional de la salud mental. Los diferentes estudios indican que los siguientes tipos de psicoterapia ayudan a mejorar los síntomas de la bulimia:

  • Psicoterapia interpersonal.
  • Terapia cognitivo conductual.
  • Tratamiento basado en la familia.

Terapia farmacológica para la bulimia

Los antidepresivos pueden ayudar a aliviar los síntomas de la bulimia cuando se los usa junto con psicoterapia. El único antidepresivo específicamente aprobado por la FDA para tratar la bulimia es la fluoxetina.

Se trata de un fármaco inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina que puede ser de ayuda, incluso si el paciente no está deprimido.

Si presentas síntomas de bulimia o crees que alguna persona cercana puede experimentarlos, te recomendamos acudir a un especialista de la salud mental.

  • Hudson, J. I., Hiripi, E., Pope, H. G., & Kessler, R. C. (2007). The Prevalence and Correlates of Eating Disorders in the National Comorbidity Survey Replication. Biological Psychiatry. https://doi.org/10.1016/j.biopsych.2006.03.040
  • Johnson, R. E., & Sinnott, S. K. (1981). Bulimia. American Family Physician. https://doi.org/10.1002/ajpa.1330660117
  • Kaye, W. H., Bulik, C. M., Thornton, L., Barbarich, N., & Masters, K. (2004). Comorbidity of anxiety disorders with anorexia and bulimia nervosa. American Journal of Psychiatry. https://doi.org/10.1176/appi.ajp.161.12.2215