¿La carne roja es mala para la salud?

28 noviembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
El consumo de carne roja no es nocivo para la salud cuando se realiza moderadamente. Sin embargo, las carnes procesadas o la mala cocción de las mismas sí pueden suponer un riesgo para la salud.

Hace pocos años, salió a la luz un artículo que relacionaba el consumo de carne roja con un aumento de las probabilidades de muerte prematura. Sin embargo, los resultados de este estudio han sido tergiversados por la prensa y las conclusiones son erróneas por parte de los periodistas.

El artículo en cuestión relacionada el consumo de carnes roja procesadas con un aumento del riesgo cardiovascular y del riesgo de cáncer. Sin embargo, no se relacionaban estas enfermedades con la carne roja en sí, sino con el procesamiento industrial de la misma.

En la industria se le añade a la carne una buena cantidad de aditivos que sí que pueden poner en riesgo la salud a medio o largo plazo. Sin embargo, la prensa extendió este riesgo al consumo de la carne roja en general.

A partir de este momento, se demonizó el consumo de carne roja, favoreciendo las dietas restrictivas y veganas. Además, se recomendó el consumo de carne de manera muy ocasional, no superior a una vez cada dos semanas.

La carne roja es necesaria

carne de vacuno y ternera

El ser humano, como animal omnívoro, necesita de una dieta variada. La carne roja debe de formar parte de la alimentación, aunque en cantidades moderadas. Por una parte, aporta una buena cantidad de proteínas de alto valor biológico, que presentan todos los aminoácidos esenciales y tienen una adecuada digestibilidad. Además, es un alimento rico en hierro altamente biodisponible y es una fuente interesante de vitaminas del grupo B.

La carne roja, bajo un proceso culinario adecuado (plancha, horno), debe de aparecer, al menos, una vez en la dieta semanal. Sin embargo, sí que se debe de huir del consumo de alimentos cárnicos procesados. Los fiambres, sobre todos los grasos, tienen una gran cantidad de aditivos, nitritos y otras sustancias necesarias para su conservación que pueden ser nocivas para la salud.

El consumo de estos alimentos debe de realizarse de manera esporádica, no más de una vez cada 2 o 3 semanas. Una dieta equilibrada y saludable debe de intentar escapar de los productos procesados en favor de los productos frescos.

Descubre: ¿Por qué los alimentos procesados son malos para nuestra salud?

El consumo de carne previene la anemia

Uno de los problemas de las dietas veganas es el aumento de las probabilidades de padecer anemia. El hierro presente en los vegetales tiene una baja disponibilidad. A esto le sumamos la probable carencia de vitamina B12, en ausencia de suplementación. El resultado de este cóctel es una posible anemia a medio plazo.

La anemia es una enfermedad que se desarrolla lentamente, por lo que, en muchas ocasiones, sus síntomas permanecen latentes un gran periodo de tiempo.

Sin embargo, el consumo de carne previene de manera muy eficiente el desarrollo de esta patología. De hecho, la carne roja es la que presenta una mayor cantidad de hierro altamente biodisponible. Por tanto, el consumo de carne roja, al menos, una vez por semana sería suficiente para corregir las deficiencias de estos micronutrientes.

incrementar la absorción de hierro

Cuidado con los métodos de cocción

Otro de los problemas del consumo de carne roja es el método de cocción al que se ve sometida. En muchas ocasiones, se fríe, aumentando la producción de acrilamida y, con ello, el riesgo para la salud. Otras veces, se ahuma o se consume a la brasa, siendo dos métodos de cocción arriesgados para el desarrollo de un posible cáncer a largo plazo.

Sin embargo, su consumo a la plancha (siempre que no se queme), al horno o en guisos, no supone ningún peligro para la salud. Es interesante consumir la carne roja poco hecha en lugar de demasiado pasada, sobre todo cuando se trata de una preparación a la plancha. En estas situaciones, es primordial garantizar la calidad de la carne y su salubridad, para prevenir posibles intoxicaciones alimentarias.

Quizá te interese: ¿Cómo prevenir una intoxicación alimentaria?

Conclusión sobre la carne roja

El consumo de carne roja no es nocivo para la salud; al contrario, es necesario. Sí puede ser peligroso el consumo de carne procesada industrialmente, así como una incorrecta preparación de la carne mediante métodos de cocción poco adecuados.

La carne roja debe de formar parte de manera habitual de la dieta. El consumo de la misma, al menos, una vez por semana mejora el aporte proteico y disminuye la probabilidad de desarrollar una anemia en un futuro no muy lejano.

  • Domingo JL., Nadal M., Carcinogenicity of consumption of red meat and processed meat: a review of scientific news since the IARC decisión. Food Chem Toxicol, 2017. 105 : 256 - 261.
  • Alexander DD., Weed DL., Miller PE., Mohamed MA., Red meat and colorrectal cáncer: a quantitative update on the state of the epidemiologic science. J Am Coll Nutr, 2015. 34 (6): 521-43.