La cebolla: un remedio milenario

Para aliviar las picaduras de insectos, corta una cebolla y pásala por la zona afectada. Ese líquido de la cebolla actuará como calmante.

La cebolla es un remedio milenario. La sabiduría popular suele decir que lo cura todo, que entre sus múltiples capas, las mismas que nos hacen llorar, se esconden remedios para casi cualquier dolencia o afección.

Es más, en los siglos pasados tenía incluso connotaciones mágicas. Se decía que ahuyentaba los malos espíritus. Incluso se aseguraba que si ponías una cebolla debajo de la almohada podías tener sueños proféticos.

Un remedio milenario… y casi milagroso

Mitología aparte, cabe decir que las propiedades de la cebolla se conocen desde la Antigüedad. Sin embargo, el respaldo científico llegó sobre todo en 1919. Ocurrió durante una epidemia de gripe.

Un médico de Estados Unidos se dio cuenta de algo verdaderamente particular: había una familia de granjeros que estaban completamente sanos, ningún miembro de su extensa familia había contraído la enfermedad. ¿A qué se debía?

La mujer de la casa se había limitado a seguir las mismas tradiciones que sus antepasados en Europa ante epidemias de peste o cólera. Simplemente, colocaba cebollas en las ventanas y las esparcía por toda la casa.

Cuando el médico las analizó bajo el microscopio se dio cuenta de que el virus de la gripe estaba adherido a las capas de la cebolla. Sencillamente asombroso.

Beneficios de la cebolla

Cebolla cortada

Hoy en día se la usa para múltiples aplicaciones medicinales. Además de ello, se considera a la cebolla como uno de los bulbos con más virtudes y uno de los más sabrosos para condimentar y acompañar cualquier plato.

Mejora la circulación y regula la hipertensión

Gracias a la presencia de aliina, ofrece al organismo grandes propiedades antitrombóticas. Además, este remedio milenario evita los coágulos en la sangre y consigue que esta fluya con normalidad regulando el colesterol, la hipertensión y evitando así accidentes coronarios y anginas de pecho.

¿Cómo podemos sacar partido de la cebolla para conseguirlo? Basta con macerar 300 g de cebolla, machacándola con un litro de agua durante 15 horas. Podemos tomarnos hasta tres vasos al día.

Aprende a elaborar sopa de cebolla y ajo, la receta para aumentar las defensas

Es diurética

Nos ayuda a eliminar líquidos corporales. Es, por ello, enormemente beneficiosa para estados reumáticos, situaciones de gota, edemas, etc. En este caso, macera 50 g de cebolla machacada y mezcla luego con un vasito de vino y tres de agua. Podemos beber también 3 vasos al día.

Tiene vitaminas que nos despiertan el apetito

La cebolla suele utilizarse mucho con el ajo y el ají rojo, un sazonador muy sabroso y utilizado en muchos países. Su composición a base de vitamina C nos ayuda a absorber el hierro. Dispone además de vitaminas C, E, B, magnesio, fósforo, calcio y fibra.

Es bactericida

Cebolla cortada, un remedio milenario

La cebolla tiene azufre, lo sabemos, es ese componente que nos arranca las lágrimas y cuyo olor nos llega de inmediato cuando la estamos cortando. Y aunque molesto es, sin duda, una de sus mejores virtudes. Es el azufre lo que nos ayuda en los procesos infecciosos, ya sea en gripes, faringitis, bronquitis…

Y no solo eso, este remedio milenario que es la cebolla es perfecto cuando sufrimos por la presencia de algún tipo de batería intestinal o cuando tenemos diarrea.

¿Qué podemos hacer? Podemos elaborar un sencillo jarabe de cebolla:

  • Cocemos dos cebollas con medio litro de agua.
  • Añadimos cinco cucharadas de miel al caldo que obtenemos y removemos bien
  • Intentamos tomarnos tres tazas al día.
  • También es muy efectivo hacer vahos de cebolla cuando el agua está hirviendo.

Beneficios digestivos de la cebolla

Cebolla cortada en trozos.

La cebolla nos ayuda en la digestión. Además, estimula el hígado y la vesícula, de ahí que sea muy adecuado acompañar nuestros guisos con cebolla, siempre de modo equilibrado y con una dieta sana.

Pero eso sí, hemos de advertirte que si padeces de acidez estomacal o tienes cualquier problema en el estómago la cebolla no es recomendable.

Sin embargo, se puede señalar que recientes estudios han demostrado que el consumo de cebolla ayuda a evitar la aparición de células cancerígenas en el estómago. De ahí que, en la medida que podamos, siempre es beneficioso su consumo equilibrado.

Para las picaduras de insecto

Gracias a sus propiedades batericidas, las cebollas son unos desinfectantes excelentes en caso de picaduras de insectos. Basta con mojar la zona afectada con el líquido de una cebolla fresca.

Te puede interesar: 5 remedios para calmar las alergias por picaduras

Como curiosidad…

Existe un remedio eficaz para evitar el mal aliento, ese desagradable efecto secundario que solemos tener al consumir cebollas. Basta con beber un vaso de agua inmediatamente después de comer cebolla. Se anulan enseguida los efectos y podrás hablar e incluso besar a alguien sin que quede rastro del mal aliento.

Así que ya lo sabes, no hay excusas para no beneficiarse de todas las propiedades de un remedio milenario tan simple y eficaz como es la cebolla. Incorpórala en tu dieta y empieza a disfrutar de sus bondades.