La cefuroxima: usos y precauciones

08 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la farmacéutica María Vijande
A la hora de administrar este antibiótico, es importante tener en cuenta que hay una serie de grupos poblaciones a los que el efecto de la cefuroxima les podría causar graves problemas

Si hemos padecido alguna vez una infección de oídos o garganta, o incluso de orina, es posible que el médico nos haya recetado cefuroxima para tratar estas molestias.

La cefuroxima es un fármaco antibiótico que pertenece a la familia de las cefalosporinas. En concreto, es una cefalosporina de segunda generación. Pero ¿eso que significa?

¿Qué son los antibóticos?

Antibióticos

Es fundamental entender bien este término para poder comprender cómo funciona la cefuroxima y cuál es su origen. Por lo tanto, el término antibiótico alude a sustancias químicas producidas por un ser vivo o derivados sintéticos de ellas que matan o impiden el crecimiento de ciertas clases de microorganismos sensibles.

También, reciben el nombre de antibacterianos ya que, por normal general, se utilizan para combatir infecciones causadas por bacterias. De esta forma, tienen como objetivo erradicar o matar a la bacteria o inhibir su crecimiento.

Para ello, presentan diferentes mecanismos de acción. Algunos afectan a la síntesis de proteínas; otros, a la de ADN y otros, a la pared celular, por ejemplo.

Según el mecanismo de acción que desencadenen se clasifican en una familia u otra. En el caso que nos ocupa, la cefuroxima pertenece a la familia de los beta-lactámicos, los cuales veremos más adelante.

Finalmente, cabe mencionar la importancia de evitar la automedicación con antibióticos. Esta práctica supone un serio problema a nivel personal y de salud pública.

Los beta-lactámicos

Los beta-lactámicos son los antibióticos que deben su acción a la capacidad que tienen de inhibir la síntesis de peptidoglicano de la pared celular. En concreto, inhiben el proceso de la transpeptidación.

Para ello, es necesario que entren en la célula para que puedan hacer su efecto. Una vez dentro, se unen a las proteínas fijadoras de peniciclinas.

Los antibióticos que pertenecen a este grupo son fármacos de espectro reducido, es decir, solo son eficaces frente a bacterias gram +. Además, son bactericidas, lo que quiere decir que producen la muerte del patógeno.

Por otra parte, son medicamentos que se pueden administrar tanto por vía oral como parenteral. Tienen un buen cuadro de seguridad y, aunque pueden atravesar la placenta, se utilizan como fármacos de elección en el embarazo por su buen perfil de seguridad.

Entre los más utilizados encontramos:

  • Penicilinas.
  • Cefalosporinas: es el grupo al que pertenece la cefuroxima.
  • Monobactámicos: activos frente a bacterias gram -.

Lee también: Antibióticos de amplio espectro: para qué sirven

¿Para qué sirve la cefuroxima?

En primer lugar, merece la pena repetir que la cefuroxima forma parte de la subfamilia de cefalosporinas; es decir de los antibióticos similares a la penicilina pero que, a diferencia de esta, tienen un mejor actuar frente a determinadas bacterias, como señala la Revista Facultad de Medicina de Caracas, Venezuela.

Básicamente, la cefuroxima se utiliza para tratar infecciones provocadas por bacterias que son susceptibles a los antibióticos beta-lactámicos. Por esta razón, presenta una actividad antimicrobiana frente a microorganismos como:

  • Haemophilus influenzae.
  • Neisseria gonorrhoeae.
  • Borrelia burgdoferi.

Está indicado cuando este tipo de bacterias desencadenan una infección en los oídos, la garganta, los senos paranasales, las vías urinarias e, incluso, en la piel.

Reacciones adversas

Antibióticos cefuroxima

Al igual que otras cefalosporinas, la administración de cefuroxima puede desencadenar una serie de efectos adversos. Normalmente, predominan los de carácter gastrointestinal como:

  • Malestar.
  • Dolor de estómago.
  • Vómitos.
  • Diarrea.

Como curiosidad, se han detectado algunos pacientes que sufren alergia a las cefalosporinas en alrededor del 10 % de la población alérgica a penicilinas. Sin embargo, no se ha demostrado una alergia cruzada entre la penicilina y la cefuroxima y otras cefalosporinas de segunda y más recientes generaciones.

Precauciones de uso de la cefuroxima

A la hora de administrar este antibiótico, es importante tener en cuenta que hay una serie de grupos poblaciones a los que el efecto de la cefuroxima les podría causar graves problemas. Entre estas situaciones que requieren especial precaución podemos mencionar:

  • Reacciones de hipersensibilidad: antes de comenzar el tratamiento, se debe establecer si el paciente tiene una historia de reacciones graves de hipersensibilidad a la cefuroxima, a otras cefalosporinas o a cualquier agente beta-lactámico. Se aconseja tener precaución si se administra cefuroxima a pacientes con una historia de hipersensibilidad no grave a otros agentes beta-lactámicos.
  • Reacción de Jarisch-Herxheimer: esta reacción se podría desencadenar tras el tratamiento de la enfermedad de Lyme con cefuroxima. La reacción se origina directamente por la actividad bactericida de la cefuroxima sobre la bacteria causante de la enfermedad de Lyme, la Borrelia burgdoferi.
  • Sobrecrecimiento de mircroorganismos no-sensibles: el uso de cefuroxima podría dar lugar a una sobreinfección producida por Candida. Además, el uso prolongado podría, además, desencadenar una proliferación de microorganismos no sensibles a este antibiótico que requerirían la interrupción del tratamiento.
  • Interferencia con test diagnósticos: el tratamiento con este antibiótico podría alterar los resultados de algunas pruebas diagnósticas. Por ejemplo, con pruebas cruzadas de sangre.

Descubre: Caducidad de los medicamentos, ¿cuándo disminuye su eficacia?

Uso de la cefuroxima solo bajo receta

La cefuroxima es un antibiótico perteneciente la familia de las cefalosporinas. Inhibe la síntesis de la pared celular de las bacterias sensibles, por lo que produce su muerte.

Se debe hacer un uso racional tanto de este fármaco como de los demás antibióticos. La automedicación y el abuso de los mismos están provocando un gran problema de salud pública y grandes complicaciones en el desarrollo clínico de nuevos fármacos antimicrobianos.

  • Gutierrez Silva, C., & Guerrero Vasquez, E. (1991). Cefuroxima en el tratamiento de niños con neumonia complicada TT - Cefuroxime in the treatment complicated pneumonia in children. Bol. Venez. Infectol.
  • Ricardo Suárez, F. S., Carballo Hechavarría, B. L., Orges Ramírez, M., Sera Velázquez, S., Fernández Domínguez, T. M., & Sanchez Miranda, M. (2017). Efectividad y costos de la cefuroxima intracameral en la profilaxis de la endoftalmitis poscirugía de catarata. Revista Mexicana de Oftalmologia. https://doi.org/10.1016/j.mexoft.2016.03.005
  • García-Sáenz, M. C. (2006). La historia de la cefuroxima intraocular. Archivos de La Sociedad Espanola de Oftalmologia.
  • Revista Facultad de Medicina. CEFALOSPORINAS. DE LA PRIMERA A LA CUARTA GENERACIÓN. http://ve.scielo.org/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0798-04692002000200003
  • Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica. Vol. 29. Núm. 9. Páginas 710-711 (Noviembre 2011).Reacción de Jarisch-Herxheimer grave en fiebre recurrente transmitida por garrapatas. https://www.elsevier.es/es-revista-enfermedades-infecciosas-microbiologia-clinica-28-articulo-reaccion-jarisch-herxheimer-grave-fiebre-recurrente-S0213005X11001777