La culpa me tiene atrapado

Raquel Lemos Rodríguez·
16 Abril, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
07 Abril, 2019
Muchas veces el sentimiento de culpa puede paralizar. Sin embargo, debemos enfrentarnos a él e intentar ponerle solución, con los medios que tengamos a nuestro alcance y así, seguir adelante.

Todos, en algún momento, hemos sentido culpa por algo. Sin embargo, cuando la culpa se convierte en una constante en nuestra vida y ya no solo acecha, sino que nos ata y limita en cada aspecto, es necesario ponerle solución.

En ocasiones, el sentimiento de culpa es algo erróneo, algo que sentimos sin ser verdaderamente culpables de la situación. Es entonces cuando la culpa nos atrapa y, aunque luchemos contra ella, no nos deja salir del círculo.

Una persona que vive con culpa no es feliz

Si la culpa te ronda constantemente, es imposible que logres ser feliz. Pero, ¿dónde se origina esa culpa? ¿Por qué, de repente, no puedes evitar sentirte culpable? Esto puede tener varios motivos.

Desgracias familiares

Deja de lamentarte y libérate.

Puede que tus padres se hayan separado, o que haya sucedido una experiencia traumática en tu familia. Sucede que, cuando quieres salir de esto, superarlo, te sientes culpable por ello.

Esto ocurre, sobre todo, cuando a ti te va bien la vida, pero a tu familia no tanto.

Sucesos negativos

Si alguien está sufriendo y tú no haces nada, te sentirás culpable, ¿verdad? Párate a pensar en si esa persona necesita verdaderamente tu ayuda o, realmente, no le vas a aportar nada.

Muchos sucesos negativos debemos vivirlos nosotros mismos, pues nadie podrá sufrirlos por nosotros.

Cuando otros sufren más

Quizás te sientas culpable porque hay personas que lo están pasando peor que tú y, ante este hecho, cualquier queja que puedas transmitir, te hace sentir culpable.

Tú también lo habrás pasado o lo pasarás peor que otros en cualquier momento. No te sientas culpable por ello.

Eres distinto

Ser distinto es algo que puede generar culpa. Cuando eres diferente de las personas que están a tu alrededor, cuando piensas de otra manera, los demás pueden empezar a verte como una persona traidora.

No te sientas culpable por ser distinto. Cada uno es como es y debe ser aceptado por los demás.

Debes descubrir: Madurar es ser feliz sabiendo que no todo es perfecto

Liberarse de la culpa no es fácil

Vivir con culpa no es algo agradable, y es cierto que no es fácil salir de ella.

¿Por qué? Porque nuestra mente es poderosa y si hemos estado mucho tiempo considerando este estado como algo válido y cierto, desprendernos de ello va a ser una tarea muy difícil.

¿Qué puedes hacer entonces?

Es importante que aprendas a equivocarte y a verbalizar la culpa cuando consideres que, en verdad, la tienes. Eso sí, nunca permitas que alguien intente culparte de algo que no es cierto, huye de las personas ‘manipuladoras’.

¿Qué has de hacer si el sentimiento de culpabilidad te paraliza? Todos cometemos errores. Por lo tanto, si sientes que tienes la culpa de algo, empieza por poner en acción lo siguiente:

Si te equivocas, pides perdón y sigues adelante. ¿Paralizarte? Eso nunca. Debes seguir adelante, admitir que has errado, pedir perdón (primero a ti mismo y luego a los demás) y, después, continuar.No es necesario que te lamentes ni te castigues por siempre por lo que ya pasó.

No te vayas sin leer: Sí, hoy debes dejar de lamentarte

Aprende que equivocarse es algo natural y humano

Persona contamplando aves volando.

No te niegues a las equivocaciones, niégate a no aceptarlas.

  • Si te equivocas, reparas el daño producido. Quizás tu mayor culpa provenga de una vez hecho el daño no hacer nada para remediarlo. No lo dejes ahí. ¡Ponte en acción!
  • Si te sientes culpable de algo, es el momento de que intentes encontrarle una solución. Con tus acciones, podrás. ¡Ánimo!
  • Si te equivocas, verbalizas la culpa. Callar y tragar es un sentimiento tan desgarrador como el hecho de sentirte culpable. Déjalo ir, porque de lo contrario solo te originará más sentimientos negativos.
  • Es importante que aprendas a comunicar tu culpa, a compartirla con los demás, porque tal vez no estés en lo cierto y no haya nada por lo que debas sentirte culpable. No creas todo lo que piensas  (para mal) de ti mismo. 

Es importante que aprendas a liberarte de la culpa. Independientemente de la situación. Mereces avanzar y seguir tu camino, no vivir estancado. 

A veces, serás realmente culpable de los acontecimientos y deberás intentar solucionarlo. Otras, deberás reflexionar si en verdad eres culpable o eso es lo que te quieren hacer ver.

Como puedes ver, de ambas formas, lo importante es que te enfrentes a la culpa para que esta no te sumerja en un bucle sin fin.