La cúrcuma, una especia con propiedades milagrosas

Yamila Papa 20 noviembre, 2014
La cúrcuma es una especia que se consumía en la India desde hace más de 500 años antes de Cristo. También se utilizaba como colorante vegetal para ciertos textiles. 

La cúrcuma es un ingrediente muy popular en la gastronomía de países como la India desde hace cientos y cientos de años. De hecho, es uno de los ingredientes del famoso curry. Su característica principal viene a ser su intenso color amarillo con una cierta tonalidad naranja. Se obtiene de la raíz de la planta que proviene del suroeste de la India.

Se ha demostrado que la cúrcuma contiene un alto índice de hierro, sodio, magnesio, potasio y zinc. Por ello, se ha comprobado que el consumo de esta especia es muy beneficioso para la salud, por diversos aspectos. A continuación comentaremos algunos de los más importantes para que te animes a incluir algo más de cúrcuma en tu dieta.

Posibles beneficios de la cúrcuma

1. Combate la acidez estomacal

La cúrcuma actúa como un tónico estomacal que estimula las secreciones de jugo gástrico y pancreático, con lo cual, facilita la digestión. Sin embargo, está aconsejada para aquellos que padecen dispepsia, digestiones lentas, gastritis crónica o inapetencia. La dosis recomendada es de 500 mg en polvo, 4 veces por día, aunque también se pueden rellenar cápsulas vacías.

La cúrcuma podría ayudar a combatir la acidez estomacal.

2. Ayuda a liberar gases

Al ser carminativa, la cúrcuma ayuda a expulsar los gases del intestino. También sirve para aliviar cólicos, gracias a componentes como el eugenol. Se sabe que esta especia es buena para los que padecen de atonía estomacal, flatulencia y dispepsia ácida.

Lee también: 10 remedios para controlar los gases intestinales

3. Beneficia al hígado

La cúrcuma tiene muy buenos efectos como protectora del hígado y tónico para la vesícula biliar. Ayuda a eliminar las piedras biliares, es antiinflamatoria y permite tanto el drenaje del hígado como el vaciado de la vesícula. 

Se recomienda consumir en casos de: cirrosis, ictericia, enfermedades hepáticas o trastornos en la vesícula biliar. Para aprovechar estas propiedades, hierve un litro de agua con 20 gramos de cúrcuma en polvo y déjalo reposar 12 horas. Fíltralo con una tela y bebe varias veces al día.

4. Alivia la artritis

Pueden aprovecharse de las propiedades antiinflamatorias de la cúrcuma los pacientes que sufren artritis reumatoide, así como aquellos que padecen el síndrome del túnel carpiano.

5. Protege el corazón

Sus componentes ayudan a reducir el colesterol malo (LDL) y los triglicéridos. Además de llevar una dieta más saludable, comer más frutas y dejar de lado los fritos y grasas, los médicos aconsejan condimentar con cúrcuma para prevenir problemas y enfermedades cardiovasculares, tales como infartos.

6. Es antimicrobiana

Las investigaciones afirman que esta especia ofrece sus principios activos que ayudan a eliminar los microbios, evitando que las heridas se infecten, por ejemplo. Es excelente para tratar la salmonella por su actividad antifúngica y su capacidad de eliminar las baterías gram positivas.

Te puede interesar: Aprende a curar una herida infectada correctamente

La cúrcuma también es un antidepresivo natural

Esta es una de las aplicaciones más conocidas de la cúrcuma en la medicina tradicional china desde hace generaciones. Esta planta/especia sirve para tratar la depresión y los trastornos relacionados con la tristeza o la infelicidad.

Los estudios (entre ellos, el publicado por un equipo de investigadores del Departamento de Farmacología del Government Medical College, en Bhavnagar, en la revista Phytotherapy Research) actuales revelan que consumir extracto de cúrcuma o cúrcuma en polvo sirve para estimular el sistema nervioso, pero además, tiene efectos en el sistema inmunitario y en el estado de ánimo.

Por ello que reduce los niveles de estrés y provoca un aumento en la producción de serotonina. Puede ser usado en pacientes con depresión (emocional o estacional) y otros trastornos similares.

La cúrcuma y sus múltiples efectos sobre la salud.

Una aliada contra la bronquitis

La cúrcuma es un gran aliado del sistema inmunitario. Esta especia tiene una capacidad inmejorable como inmunomoduladora. Añadirla en épocas de estrés, en invierno y en etapas de exámenes evita que bajen las defensas y enfermemos (sobre todo de gripe).

La cúrcuma se usa desde hace siglos para tratar la bronquitis, ya que la curcumina tiene una gran acción antibronquial y antiinflamatoria. Su utilización es perfecta para el tratamiento de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y se aconseja en pacientes con problemas respiratorios, gracias a sus acciones antioxidantes, antiinflamatorias y antibronquiales. Se recomienda consumir 500 mg de cúrcuma en polvo tres veces al día, en las comidas.

Precauciones en el uso de la cúrcuma

El consumo de cúrcuma está contraindicado para las embarazadas o mujeres en etapa de lactancia, porque puede poner en riesgo la salud del bebé. Tampoco está permitido en pacientes con problemas en la vesícula biliar, en las personas con la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE) porque les puede causar mayor malestar y en los que acaban de ser operados, ya que retarda la coagulación de la sangre.

Te puede gustar