La cúrcuma, una especie con muchas propiedades - Mejor Con Salud

La cúrcuma, una especie con muchas propiedades

Uno de los beneficios más destacables de la cúrcuma es su alto contenido de antioxidantes que, al neutralizar los radicales libres, favorecen la salud cardíaca, así como el buen estado del sistema inmunológico

La cúrcuma es de la familia del jengibre, y crece principalmente en la India, China y África; es rica en curcumina, un curcuminoide de color amarillo, que tiene propiedades curativas y ayuda a prevenir muchas enfermedades.

Es muy baja en calorías y rica en vitaminas y minerales; además aumenta el metabolismo, para ayudar a quemar calorías y promueve el bienestar general, debido a que es un excelente antioxidante.

BENEFICIOS DE LA CÚRCUMA

Apoya el funcionamiento de las articulaciones, ayuda a mejorar la digestión y promueve una piel saludable. Gracias a la curcumina, se mantiene un sistema inmunológico sano; así como los huesos, articulaciones y el sistema óseo en general. También mantiene el sistema digestivo en buen estado, mantiene los niveles de colesterol aceptables y hace que el hígado funcione correctamente.

PROPORCIONA POTENTES ANTIOXIDANTES

Gracias a los antioxidantes contenidos en la cúrcuma, ayuda a neutralizar los radicales libres y a ralentizar los signos de envejecimiento, siendo esenciales en el mantenimiento de la salud del corazón, del sistema inmunológico, especialmente efectivo en la lucha contra el estrés,  y apoyar una buena memoria.

El contenido de los antioxidantes viene de unos compuestos activos, llamados curcuminoides, que son mucho más potentes que la vitamina E y C, y capaz de barrer los radicales libres.

REDUCE LA INFLAMACIÓN

Lo primero que hay que decir es que se necesita una cúrcuma de buena calidad, lo más pura posible, sin corservantes ni otras sustancias añadidas. Aunque se pueden tomar unos 500 mg de extracto de cúrcuma por via oral para reducir la inflamación, también la puedes aplicar localmente de la siguiente manera:

Coloca una cucharada de cúrcuma en un plato poco profundo y añadir una cucharadita de agua, hasta preparar una pasta con una consistencia similar al barro, de manera que se quede pegada a la piel, y no gotee; puede ser necesario que tengas que añadir más agua o más cúrcuma, dependiendo de la zona a tratar

Extiende una capa delgada de pasta de cúrcuma, aproximadamente 1 mm. de espesor sobre la zona afectada. Esta pasta se puede utilizar para aliviar afecciones de la piel, esguinces o inflamación en las articulaciones entre otras. Coloca una gasa y deja que actúe toda la noche.

MALESTAR ESTOMACAL

Calienta 1 taza de leche o yogur en el microondas y añade una o dos cucharaditas de cúrcuma, removiendo bien, para que quede bien mezclado y bebe la mezcla para asentar el estómago.

Imagen cortesía de Carlos Lorenzo