La depresión es el luto del alma: ¡Combátela!

Ninguna depresión es igual y cada una requiere de unas pautas diferentes, pero lo importante es que seamos conscientes de que es un estado pasajero y que no desesperemos

Según la OMS, la depresión es el trastorno mental más frecuente y afecta a casi 350 millones en todo el mundo.

Por si esto no fuera poco, según datos del Instituto mundial de la salud, el consumo de psicofármacos ha aumentado en los últimos dos años en un 10%. Está claro que estamos ante una enfermedad que parece incrementarse al ritmo en que las propias sociedades avanzan.

Parece que la modernidad no trae felicidad y que el día a día nos llena aún de demasiados vacíos y soledades del alma que no sabemos muy bien cómo resolver.

La depresión es una realidad social que merece ser atendida y respetada. Y, si bien es cierto que somos nosotros mismos quienes hemos de afrontar la enfermedad, el apoyo personal y social también es indispensable.

Combatir la oscuridad interna: hacer frente a la depresión

Algo que debemos tener claro al respecto de la depresión es que ninguna persona la sufre de igual forma. Mi depresión no será igual a la tuya, ni podré superarla con tus mismas estrategias.

Cada uno de nosotros debemos encontrar en nosotros mismos ese motor interno que nos devuelva la fuerza y la ilusión. No obstante, en ocasiones, también hemos de luchar contra muchos estigmas sociales que siguen existiendo con respecto a esta enfermedad.

mujer con rostro fragmentado por depresion

Tener depresión no es estar triste

Hay quien asocia la depresión a debilidad, a falta de energía y, sobre todo, a tristeza. Cuando le comunicamos a un amigo o familiar que tenemos una depresión, en ocasiones nos responden con aquello de “pues anímate, que esta vida son dos días”.

No es así. La tristeza viene y se va, no se instala en nuestras vidas para detenerla como hace la depresión.

Descubre cómo tratar la depresión naturalmente

Las personas con depresión no son débiles

Te lo señalábamos al inicio. Otra idea equivocada que suele tener la población es que las personas con depresión son débiles porque no han sabido hacer frente a sus problemas internos o externos.

Nadie elige por propia voluntad esta enfermedad y, aún más, quien es capaz de superarla y de haber hecho frente a esa oscuridad y silencio del alma, es un claro ejemplo de valentía y fortaleza.

La depresión NO se va con el tiempo

“¿Cómo? ¿Aún estás con la depresión? Hace ya un año que estás de baja, ¿no?”. Esta frase también suele ser muy común en los contextos personales de aquellos diagnosticados con esta enfermedad.

La depresión es una de las dolencias más devastadoras que existen. Nos fragmenta por dentro y por fuera. No solo nos sume en un estado de indefensión prolongado, sino que, además, afecta también a nuestro cuerpo a través de estas realidades:

  • Insomnio
  • Dolor físico y muscular.
  • Cansancio crónico
  • Una bajada de defensas que nos hace más vulnerable a las enfermedades.
  • Migrañas

Conoce 8 consejos para ser más feliz

Claves básicas para vencer una depresión

mujer con estrella motivándose para superar depresión

Cada uno de nosotros deberemos hacer un viaje interior con el cual recuperar las ganas de abrirnos de nuevo a la vida. Y este proceso será ante todo íntimo y muy personal, pero jamás vamos a decir que no a la ayuda externa, al apoyo familiar y de las instituciones.

¿Fármacos sí o fármacos no?

Esta pregunta no tiene respuesta. Tal y como te hemos dicho al inicio, cada persona tiene unas necesidades, de ahí que en ocasiones sea imprescindible el tratamiento farmacológico, que habremos de complementar con terapia.

Elimina el “ruido” de tu mente

En ocasiones, nuestros pensamientos nos alborotan con sus frases negativas, con sus derrotismos y negatividades. Desactívalos. Transfórmalos.

Los pensamientos tienen el poder de crear nuestra realidad

Así pues, focalízalos hacia esa parte positiva de la balanza. Recuerda, ante todo, que eres una persona que merece ser feliz, y que tienes todo el derecho a volver la luz, a recuperar tu energía por vivir.

Encuentra nuevas ilusiones

A veces, establecer pequeños cambios cotidianos consiguen iniciar ese motor del cambio que necesitamos.

  • Sal a caminar, respira el aire libre, habla contigo mismo, con calma y sin prisas.
  • Haz algo nuevo cada día por pequeño que sea: visita a alguien, cómprate un libro, ve a la peluquería, haz un dibujo, ve a un concierto… Ábrete al mundo con calma.
  • Proyecta nuevos objetivos: he de conocer gente nueva, voy a hacer un viaje, voy a estudiar algo nuevo…
  • Las ilusiones necesitan que hablemos en primera persona: yo merezco ser feliz, yo voy a conseguir sonreír de nuevo a la vida, yo soy importante y merezco ilusionarme de nuevo…

Te invitamos a leer los mejores consejos para aumentar la autoestima

La clave estará siempre en ir activándonos un poco día a día, resolviendo miedos, afrontando aspectos del ayer para aceptarlos, asumirlos y después, dejarlos ir.

Entiende que la vida es un viaje constante donde, en ocasiones, nos está permitido caer. No pasa nada, es algo normal. Ahora bien, nuestra obligación después de haber caído es levantarnos con fuerzas renovadas.

Te puede gustar