La depresión puede producir problemas cardiovasculares

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
· 8 marzo, 2019
Por culpa de la depresión solemos abandonarnos y descuidar nuestro bienestar. Es fundamental que vigilemos nuestra alimentación, que respetemos las horas de sueño y que hagamos algo de ejercicio para sentirnos mejor

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) la depresión es una de las enfermedades más frecuentes, ya que afecta ya a más de 350 millones de personas en todo el mundo. Es una de las primeras causas de baja laboral, y una de las enfermedades más incapacitantes. Además, según los estudios que expondremos más adelante, la depresión puede producir problemas cardiovasculares. Desde nuestro espacio, te animamos a que tengas en cuenta esta información y a que sigas leyendo el artículo.

La depresión puede producir problemas cardiovasculares

La depresión es, a día de hoy, uno de los mayores problemas de salud pública, y los datos, a largo plazo, no son precisamente positivos:

  • Para la OMS, y según sus propios estudios, en el año 2030 la depresión será la primera causa de discapacidad y de bajas laborales.
  • La depresión afecta al doble de mujeres que de hombres.
  • Socialmente, la depresión sigue «trivializándose» y no se llega a comprender el impacto psicológico que implica para cada persona.

Si la complejidad social y personal de esta enfermedad ya es de por sí bastante elevada, ahora también hemos de tener en cuenta otro factor más: la depresión afecta a nuestro corazón y nos puede ocasionar graves problemas. Así es, la depresión puede producir problemas cardiovasculares.

Lee también 10 consejos para cuidar de tu corazón

la depresión puede producir problemas cardiovasculares

Estudios que confirman que la depresión puede producir problemas cardiovasculares

El estudio fue realizado por el Columbia University Medical Center, en Nueva York, la Harvard Medical School de Boston y la Harvard School of Public Health (Romero, C. E., 2007).

  • Se hizo un seguimiento a 63 469 mujeres que al inicio del programa no presentaban enfermedades cardiovasculares, pero sí tenían un diagnóstico de depresión.
  • El estudio tuvo una duración de 8 años, y los resultados fueron muy llamativos: el 49% de las mujeres que no habían superado la depresión padecían problemas coronarios.
  • Una de las variables que tuvieron en cuenta los científicos es si el uso de antidepresivos podía condicionar el que, a largo plazo, se desarrollara algún tipo de enfermedad cardiovascular (de momento este factor no es concluyente y faltan más datos).
  • El desarrollo de infartos iba relacionado a su vez con otras tres variables que se sumaban a la propia depresión: hipertensión, colesterol y predisposición genética a determinados problemas coronarios.

La depresión en los hombres

La mayoría de estudios orientados a estudiar la relación entre depresión y enfermedades cardiovasculares han tenido como sujetos experimentales a las mujeres. Son ellas quienes más sufren esta enfermedad, aunque también los hombres la padecen en un número muy elevado. Por ello, el doctor Jeffrey F. Scherrer, psiquiatra en la Washington University Shcool of Medicine y el centro St. Louis Veterans Affairs Medical Center, llevó a cabo su propio estudio. Los resultados fueron los siguientes:

  • Los hombres tienen la misma probabilidad de desarrollar enfermedad del corazón si han sido diagnosticados de depresión.
  • La probabilidad de sufrir insuficiencias, anginas o infarto es el doble que en hombres que no padecen esta enfermedad.
la depresión puede producir problemas cardiovasculares

Cómo abordar los problemas cardíacos si padecemos depresión

Una de las principales causas por las que los pacientes depresivos desarrollan enfermedades del corazón es porque dejan de cuidarse. Por eso se dice que la depresión puede producir problemas cardiovasculares. Así:

  • Se descuida la alimentación, el descanso y se deja de hacer ejercicio.
  • Caemos en una inmovilidad muy peligrosa, donde la apatía y la indefensión deriva en una bajada de nuestras defensas.
  • Mucha gente depresiva se aísla socialmente y deja de hacerse chequeos rutinarios, tanto para la depresión como para conocer aspectos como la tensión o el nivel de colesterol.
  • La depresión puede cursar o bien con una bajada notable de peso o, por lo contrario, con obesidad.
  • Los pacientes con depresión deben estar muy atentos también a los efectos secundarios de su medicación. Un contacto habitual con el médico controla qué fármacos pueden ser más adecuados.
  • Es indispensable que la persona con depresión cuente con un buen apoyo familiar que lo atienda en cada momento, en vista de que esta enfermedad cursa con esa desconexión con nosotros mismos.
la depresión puede producir problemas cardiovasculares

Conoce los beneficios de andar todos los días

La depresión puede producir problemas cardiovasculares, sí. Pero… ¿cómo puedo evitarlos?

  • Concibe tu cuerpo como un todo: alma-cuerpo-corazón. Eres una totalidad que atender y la depresión no debe llevar todo el control sobre tu existencia.
  • Permite que te ayuden: la soledad no es buena para consejera cuando padecemos depresión. Permite que te ayude tu médico, que te atienda tu psicólogo o psiquiatra, escucha a tus amigos y a personas que han pasado por lo mismo.
  • Sal a andar todos los días durante media hora, e intenta encontrar placer a través de una buena alimentación, sana y equilibrada.
  • Deja que te dé el sol, evita quedarte en casa e intenta hacer algo nuevo cada día, por pequeño que sea: comprar un libro, un paseo, un encuentro…
  • Atiende tu tensión arterial, programa chequeos periódicos con tu médico.
  • Canaliza tus emociones negativas de algún modo: pintura, escritura, deporte, música… Evita acumular tensiones y frustración o también tu corazón se resentirá.
  • Muy, muy importante: ¡No te encierres en casa!

La depresión puede producir problemas cardiovasculares: comentarios finales

En conclusión, según los estudios parece que el estado de ánimo depresivo puede conducir a problemas cardiovasculares, entre otros. No quiere decir que el 100% de las personas los vayan a tener, pero tampoco podemos asegurar que estés libre de padecerlos. Sigue los consejos que te hemos comentado anteriormente. Por encima de todo, busca ayuda profesional. No debes avergonzarte por sufrir una depresión, ya que es una condición que afecta a muchas personas al menos una vez en la vida.

  • Romero, C. E. (2007). Depresión y enfermedad cardiovascular. Revista Uruguaya de cardiología22(2), 92-109.
  • Sandín, B. (2002). Papel de las emociones negativas en el trastono cardiovascular: un análisis crítico. Revista de psicopatología y psicología clínica7(1), 1-18.
  • Su, S., Miller, A. H., Snieder, H., Bremner, J. D., Ritchie, J., Maisano, C., … & Vaccarino, V. (2009). Common genetic contributions to depressive symptoms and inflammatory markers in middle-aged men: the Twins Heart Study. Psychosomatic Medicine71(2), 152.