La dieta baja en sal ¿es siempre saludable?

A continuación te explicamos cuándo sí y cuándo no es recomendable llevar una dieta baja en sal.

La sal es un elemento controvertido. Como el azúcar, su consumo en exceso suele estar relacionado a un número importante de afecciones de salud, de peligrosidad alarmante. Una dieta baja en sal es saludable, pero ¿lo es para todos los casos?

Por años, los médicos de todas partes del mundo han recomendado limitar el consumo de sal. Especialmente a aquellas personas con problemas de presión arterial alta o insuficiencias cardiacas. Sin embargo, en la actualidad esas consideraciones ya no gozan de unanimidad.

La sal: un elemento necesario

Consumo-de-sal

Además de dar sabor a los alimentos, la sal es una fuente importante de sodio. Este macromineral no debe tomarse en exceso, pero resulta imprescindible para lograr una buena nutrición.

El sodio es uno de los responsables de regular la cantidad de líquidos presentes en el organismo. Además, participa en la transmisión de los impulsos nerviosos. Una dieta baja en sal puede impedir los efectos del sodio.

Los primeros síntomas de la deficiencia de este mineral en el cuerpo humano (hiponatremia) son apatía y debilidad. A medida que los niveles no se normalizan, los problemas recrudecen: desvanecimiento, baja presión arterial, colapso del sistema circulatorio, estado de choque y, finalmente, puede conllevar a la muerte.

Ver también: Tips para reducir el consumo de sal

El exceso de sodio por lo general no proviene de la sal

Se estima que, en promedio, una persona obtiene el 75% del sodio mediante el consumo de alimentos no elaborados en casa, tales como: los enlatados, los embutidos, las harinas industriales, las golosinas, los lácteos (como el queso y la mantequilla) y otros.

La sal que se utiliza para condimentar las comidas al momento de su cocción, solo aporta el 6% de este macromineral, aproximadamente.

Los 3 minerales clave

consejos para reducir el consumo de sal

Existe una discrepancia acerca de la validez de las dietas hiposódicas. Por una parte, se considera que las dietas hiposódicas son perjudiciales para la salud (especialmente para las personas hipertensas o con enfermedades cardiacas), mientras que otras posturas insisten en que el problema no se concentra en los niveles de sodio en la sangre.

De acuerdo a la opinión de la mayoría de los expertos, la deficiencia de otros tres minerales es lo que resulta perjudicial para el organismo. Dichos minerales son: el magnesio, el potasio y el calcio.

Los especialistas señalan que estos tres componentes equilibran las sales en el cuerpo. Además, favorecen las funciones depurativas de los riñones.

Te recomendamos leer: 7 cosas buenas que te ocurren cuando reduces el consumo de sal

Desventajas de la dieta baja en sal

Tips para reducir el consumo de sal

En pacientes con afecciones renales, cardiacas o simplemente hipertensas una de las primeras medidas a tomar, por parte de los médicos tratantes, es reducir al mínimo la ingesta de sal. La finalidad es reducir los niveles de sodio en la sangre para mejorar las funciones del organismo.

También se restringe el consumo de algunos alimentos como lácteos (principalmente quesos) y harinas refinadas, entre otros.

En líneas generales, los especialistas ordenan adoptar regímenes alimenticios hiposódicos, en los cuales el consumo de sodio se limite a menos de 2,3 gramos al día. Incluso hay algunos médicos y expertos en nutrición que fijan el límite todavía más abajo, en un máximo de 1,5 gramos al día.

Todos están de acuerdo en que el exceso de sodio es perjudicial para la salud. Pero no todos comparten la idea de eliminar la sal del menú.

Evitar los excesos

sal-marina-aceite

En general, es preciso evitar todo tipo de excesos. Las comidas sin sal no tienen el gusto adecuado. Pero la sal en exceso resulta perjudicial para cualquier persona.

Para prevenir cualquier tipo de enfermedades (no solo las relacionadas con el funcionamiento del corazón), siempre se debe mantener una dieta balanceada. Aunque no siempre una dieta baja en sal.

Más allá de consideraciones especiales, se debe procurar limitar en lo posible el consumo de productos enlatados y precocinados, así como los elaborados con harinas refinadas.

Al mismo tiempo, se recomienda incluir raciones diarias de frutas como: ciruela, manzana y melocotón, ya que todas ellas son fuentes naturales de sodio.

Las frutas y verduras deben ser la columna vertebral de nuestra nutrición, así como las proteínas animales. En este sentido destacan el pollo, el pescado y la carne roja.

Quienes decidan reducir el consumo de sal pueden recurrir a condimentos y especias, como: pimienta, pimentón, laurel, romero, albahaca y algunos otros. Por otra parte, se puede optar por la cebolla y el ajo para sazonar y potenciar los sabores de las comidas.

Te puede gustar