La dieta de tu hijo cambia tras cumplir 2 años

Que tu hijo tenga una buena alimentación, es fundamental para su crecimiento. A los dos años, puedes incluir algunos alimentos en su dieta que le aportarán más nutrientes. Lee el artículo y descubre qué puedes mejorar.

A partir de los dos años, la dieta de tu hijo debe cambiar. Ya es un niño más activo y está cerca de la etapa de escolarización. A los dos años de edad, tu pequeño debe consumir cuatro comidas al día, en las cuales debes repartirle el aporte calórico de la siguiente forma:

  • Desayuno 25% del aporte calórico del día.
  • Comida 30% del aporte calórico del día.
  • Merienda 15% del aporte calórico del día.
  • Cena 30% del aporte calórico del día.

¿Por qué la dieta de tu hijo debe cambiar al cumplir 2 años de edad?

Desde los dos años, tu pequeño comienza a desarrollar el hábito de morder y masticar los alimentos. Esto se debe a que a esa edad salen los segundos molares de su dentadura de leche. A esta edad puedes añadir pequeños trozos de carne, verduras y frutas a la dieta de tu hijo.

A los dos años es común que los niños traten de comer usando los cubiertos, ya que buscan imitar a sus padres. Sin embargo, al comienzo se les hará difícil manejarlos, por lo que hará uso de sus dedos para agarrar los alimentos.

Ver también: ¿Cuándo un bebé debe empezar a beber agua?

¿Qué alimentos debe incluir la dieta de tu hijo?

La dieta de tu hijo a los dos años, debe incluir:

  • Cereales.
  • Legumbres.
  • Huevo.
  • Leche y sus derivados.
  • Carne.
  • Pollo.

Para lograr un correcto desarrollo y crecimiento de sus huesos, se recomienda que los niños de dos años consuman al menos medio litro de leche diaria. Además, su desayuno debe ser completo, es decir, que incluya todos los grupos alimenticios.

Con respecto a los hábitos de alimentación, se debe compartir mesa y comida con ellos. De esta forma, aprenderán cuál es el comportamiento que deben tener al momento de sentarse a comer.  Asimismo, la comida o cena debe ser un momento para promover la comunicación familiar.

También es recomendable fomentar la higiene bucal. Dale el ejemplo a tu hijo cepillándote los dientes después de cada comida. Puedes hacer de este momento algo divertido, colocando música mientras le enseñas a cepillarse los dientes.

Incluye legumbres

Las legumbres son alimentos fundamentales, por ello no deben faltar en la dieta de tu hijo. Son altas en hierro, vitaminas, fibras y proteínas. Además, aportan ácido fólico y calcio, que son minerales que contribuyen al desarrollo físico y mental de tu pequeño.

A los dos años de edad, los niños son muy activos y siempre se están moviendo. Por eso, las legumbres son el alimento ideal para cubrir sus necesidades diarias ya que aportan la cantidad de energía que necesitan.

Son bajas en grasa, pero ricas en minerales y vitamina B. Previenen la anemia y el estreñimiento. Incluirlas en en el menú de tu niño al menos dos veces a la semana garantizará un buen funcionamiento de su sistema digestivo.

Incluye vegetales

Este grupo de alimentos contribuyen al desarrollo de los niños. Asimismo, tienen bajo contenido calórico, lo cual los convierte en la comida perfecta para aquellos que tienen tendencia a la obesidad. También ayudan a la prevención de muchas enfermedades infantiles como trastornos digestivos, la diabetes, el colesterol, e incluso el cáncer.

Los expertos recomiendan consumir vegetales hasta dos veces al días. Una forma práctica de incluirlos en la dieta de tu hijo es en forma de purés o compotas. Otra opción es hacer batidos y combinarlos con algún vegetal, por ejemplo, piña con hojas de espinaca y pepino.

Incluye cereales

Los cereales forman parte del grupo de los hidratos de carbono. Estos aportan vitaminas, minerales, proteínas, ácidos grasos y fibra a la dieta de tu hijo. Son los encargados de brindar la energía que tu pequeño necesita para su día a día.

Puedes dárselos en el desayuno y en las meriendas. Los minerales y vitaminas que aportan los cereales ayudan a promover el crecimiento y desarrollo de una manera más saludable.

Lee también: Cómo actuar ante la fiebre en los niños

¿Puede comer dulces tu pequeño a los 2 años de edad?

Sí, después del año  de edad tu pequeño puede consumir dulces. Los niños queman mucha energía debido a que su nivel de actividad es elevado. Lo que justifica la ingesta de azúcar. Sin embargo, debes controlar la cantidad de dulces que tu hijo consuma, de lo contrario, podría desarrollar obesidad o diabetes.

La ingesta de azúcar en los niños puede ser diaria, pero debe ser moderada. Lo ideal es mantener su consumo en tres cucharadas al día. Asimismo, la cantidad varía según los requerimientos calóricos de cada niño, por lo que debes consultar a tu pediatra.

¿Qué alimentos debes evitar en la dieta de tu hijo?

El delicado estómago de tu bebé no está preparado para procesar todo tipo de alimentos. Debes ser cuidadosa al momento de incluir algunos productos en su dieta, ya que podrían ocasionarle problemas digestivos o alergias. Te dejamos una lista de comidas a evitar.

  • Bollería industrial: su alto contenido de azúcar y grasas trans pueden ser perjudicial para la salud de tu pequeño.
  • Refrescos y gaseosas: son altos en cafeína, azúcar y químicos adictivos.  Pueden provocar daños intestinales y gástricos en los bebés. Incluso, pueden generar trastornos del sueño en tu pequeño.
  • Frutos secos: es común que los niños a temprana edad sean alérgicos a estos alimentos, por eso no debes incluirlos en la dieta de tu hijo antes de los 5 o 6 años.
  • Embutidos: tienen gran cantidad de sal y grasas, dos ingredientes que son altamente perjudiciales para la salud en general.

Conclusiones

A los dos años, un niño puede tener una dieta variada, siempre y cuando adaptes el menú a sus necesidades nutricionales. Una dieta variada, baja en grasas y equilibrada es la base para el crecimiento y desarrollo de tu hijo. En esta edad, tu pequeño te dará a conocer cuáles son sus alimentos favoritos.

Lo importante es que tenga un menú variado y que no sea siempre la misma fruta o la misma proteína. De este modo, se limita el tipo de vitaminas, proteínas y minerales que reciben. Asimismo, le impides conocer nuevos sabores y texturas.