¿Cuál es la diferencia entre hacer el amor y tener sexo?

Unos prefieren apostar el corazón desinteresadamente. Otros, una noche de aventura y nada más. Conoce qué implica hacer el amor y en qué se diferencia de solo practicar sexo.

Las relaciones sexuales no tienen siempre el mismo motivo ni persiguen igual fin y es importante tener claro lo que se hace.

El amor trae consigo un inevitable deseo de tener íntimo contacto físico con la persona que lo inspira, pero las relaciones sexuales no siempre son sinónimo de que se esté enamorado ¿Cuál es la diferencia entre hacer el amor y tener sexo?

Aunque muchos tienden a confundirlos o concebirlos como iguales, no es lo mismo tener sexo que hacer el amor, una delgada, pero muy importante línea separa ambos conceptos. Lo primero puede practicarse incluso con varias personas, lo segundo es más exclusivo.

El placer físico es un ingrediente importante del amor, pero para alcanzar el coito no es necesario tener una flecha en el corazón. En otras palabras, no siempre que practicamos sexo estamos haciendo el amor, aunque siempre que hacemos el amor tenemos sexo.

¿Cuál es la diferencia entre hacer el amor y tener sexo?

masaje-erotico-pareja

¿Estoy haciendo el amor o teniendo sexo? Las opiniones y los debates en torno al tema abundan. Una persona puede estar con otra pensando que practica lo primero, mientras la otra está considerando lo segundo. Una sola palabra hace la diferencia: Sentimientos.

Hacer el amor implica tener relaciones sexuales con sentimiento, es decir, se involucran emociones de quienes lo consuman. Para tener sexo, en cambio, solo se requiere satisfacer el deseo físico.

Es así como, tras un empalagoso encuentro, muchos optan por que el amor sea el cemento que siga uniendo sus corazones, mientras que los otros se dicen adiós y dejan de existir hasta una próxima oportunidad.

Cuando se hace el amor se busca el contacto emocional y compartirlo todo. Se entra en un terreno propio del romanticismo. No ocurre lo mismo cuando se tiene sexo, pues en este último, como acto netamente físico que es, se tiene el coito como único objetivo.

Ver también: La distancia impide los abrazos pero no los sentimientos

Elementos importantes

Existen puntos clave que dan luz para diferenciar cuándo las relaciones sexuales tienen como base el sentimiento y cuándo son solo asunto de darle placer al cuerpo ¿Qué elementos hacen la diferencia entre ambas situaciones?

1. El lenguaje

desnudez-pareja

Cuando se ama hay más sensualidad, se apuesta más al juego previo y a las caricias, y la delicadeza de las palabras juega un rol importante antes de alcanzar la penetración. En cambio, el sexo va más al grano y solo la excitación y el orgasmo acaparan el cuerpo y los pensamientos.

2. La gratificación

Cuando se hace el amor se piensa mucho en alcanzar el placer mutuo y en cómo satisfacer a la pareja. El sexo es más egoísta y lo que busca primeramente es la autogratificación, el orgasmo da la felicidad sin importar qué tan complacida se sienta la otra persona.

Te recomendamos leer: Por qué mi pareja no eyacula cuando hacemos el amor

3. El tiempo

postura-del-misionero-pareja

Cuando se hace el amor se invierte espacio en seducir, para el sexo cualquier momento o circunstancia son buenos. Tras el acto, se comparte con el otro cuando se hace el amor, mientras que cuando solo se trata de sexo todo se acaba con el orgasmo.

4. Las expectativas

Las parejas que hacen el amor comparten sueños de vida y metas a alcanzar, aspiran a continuar sus caminos juntos y pueden intercambiar confidencias en la cama. En cambio, quienes practican sexo no tienen más compromiso que desvestirse y volverse a vestir.

La importancia de diferenciarlos

¿Es mejor hacer el amor o tener sexo? Todo depende de lo que se busque. Es importante diferenciar ambos conceptos en una relación porque evita que la confusión termine haciendo daño a alguno de los implicados.

  • En ocasiones una de las personas apuesta a los sentimientos, mientras la otra solo está buscando satisfacer el cuerpo.
  • Entre tener sexo y hacer el amor no hay uno que sea mejor o peor que el otro, siempre y cuando las dos personas estén de acuerdo en lo que se busca.
  • Cada persona necesita tener conocimiento de lo que está haciendo porque la intimidad forma parte de la vida.
  • Si quiere o no compromiso a la hora de un encuentro íntimo debe ser una decisión consciente que merece respeto.

Si no se está claro en cuál es el objetivo del acto, alguien podría enamorase desconociendo que no hay nada más allá del orgasmo. Para cuidar las emociones es importante saber cuál es la diferencia entre hacer el amor y tener sexo.