La enfermedad silenciosa que cala hasta los huesos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Ramos el 11 marzo, 2019
Paula Aroca · 16 diciembre, 2013
Para combatir la osteoporosis, además de consumir alimentos ricos en calcio es importante obtener vitamina D, que nos ayuda a que este se fije a los huesos

La osteoporosis es la porosidad de los huesos, que se produce al alterarse el metabolismo.

Así, poco a poco los huesos van perdiendo masa ósea y se vuelven más frágiles y débiles. El problema es que se trata de una enfermedad que no produce síntomas y que avanza lentamente con el tiempo.

Esta afección generalmente afecta más a mujeres en etapa menopáusica, cuando sus niveles de estrógeno y progesterona descienden. No obstante, también llega a afectar a algunos hombres.

¿Cómo se inicia la osteoporosis?

huesos débiles

Los huesos pueden ganar densidad ósea hasta los 30 años. A partir de ahí, dejan de desarrollarse y a partir de los 40 años la masa ósea decrece. Sin embargo, este proceso natural puede acelerarse con la osteoporosis.

Un padecimiento previo a la osteoporosis es la osteopenia. Esta es el deterioro grave de los huesos que llegan a padecer un 15 % de las mujeres entre 30 y 40 años de edad.

Y aunque la osteopenia puede convertirse en osteoporosis, los médicos aseguran que es posible detenerla e incluso reconstituir el hueso debilitado.

La osteoporosis se puede prevenir

Para prevenir la osteoporosis se debe comenzar a prestar atención al tema desde la infancia y juventud.

En esas etapas de desarrollo es fundamental el consumo de suficiente calcio, pues son las etapas de vida en las que el hueso puede captarlo mejor. Eso garantiza que los huesos alcancen un buen nivel de dureza.

Además, es en la etapa de niñez y juventud cuando se debe realizar una vida muy activa. Esa es la mejor forma de prevenir una vejez con huesos frágiles, que con el mínimo golpe se puedan fracturar.

Además de hacer mucho ejercicio, hay que tomar en cuenta que la absorción de calcio se interrumpe con el exceso de sal, xantinas y cafeína. También deben evitarse las dietas radicales, el tabaco, el alcohol o sólo consumirlos con moderación.

Quizás te interese: Consejos para reducir el consumo de sal

Come alimentos que te ayuden a evitar la osteoporosis

alimentos ricos en calcio

No hay vuelta de hoja, ingerir alimentos ricos en calcio puede ayudarte a evitar la osteoporosis.

Algunas buenas fuentes de calcio son el yogurt, la leche y el queso, que son indispensables durante la infancia, juventud y la edad adulta. La barrera de los 30 años marca el momento cuando el organismo aprovecha mejor los beneficios de este mineral.

Por eso, la Organización Mundial de la Salud recomienda para un niño de hasta 10 años una ingesta de 1 g de calcio diario; para los adolescentes, 1,5 g; 1 g para los adultos y 2 g para las mujeres postmenopáusicas.

Otros nutrientes para combatir la osteoporosis y fortalecer los huesos

Si te interesa prevenir esta enfermedad, trata de consumir salmón, sardina, mejillones, ostras, langostinos, anchoas, sardinas en lata o boquerones. Todos ellos contienen vitamina D. También se puede consumir incorporando a nuestra alimentación hígado, yema de huevo o lácteos fortificados.

No olvides que esta vitamina ayuda a absorber y fijar el calcio en los huesos.

Asimismo, tomar sol durante 15 minutos diarios estimula la producción de esta vitamina. Sin embargo, recuerda hacerlo siempre tomando las precauciones adecuadas.

Descubre: ¿Cómo afecta la deficiencia de vitamina D a tu cuerpo?

También es importante la vitamina C que se requiere para la síntesis de colágeno que forma parte del hueso. Esta se puede obtener del consumo de mandarina, naranja, limón, ají, melón, brócoli, zanahoria o tomate.

No obstante, toma en cuenta que la vitamina C suele perder su efectividad al exponerse a temperaturas mayores de 30 ºC.

brócoli
El brócoli tiene un alto contenido en vitamina C y fibra alimentaria; también contiene múltiples nutrientes con potentes propiedades anticancerígenas.

Nuestro cuerpo puede ser muy resistente y capaz de soportarlo todo, solo tenemos que saber alimentarlo y cuidarlo de la mejor manera.

Este es un principio fundamental que debemos aplicar a todo nuestro cuerpo, incluyendo nuestros huesos, para evitar la temida osteoporosis.