La esclerosis múltiple: una enfermedad polifacética

En la actualidad se desconoce la cura para la esclerosis múltiple, aunque existen terapias y tratamientos que retrasan la enfermedad y ayudan a que el paciente lleve una vida lo más normal posible.

La esclerosis múltiple es una enfermedad del sistema nervioso central que repercute a la médula espinal, al tronco del encéfalo y al cerebro. Es más común en mujeres que en hombres y tiene un mayor porcentaje en las personas de entre 20 y 40 años. Ésta afecta a la mielina o materia blanca del cerebro y médula espinal que envuelve las fibras nerviosas, provocando que se dañe y que se altere su funcionamiento al aparecer placas escleróticas. De esta forma, se imposibilita a los nervios de transmitir impulsos.

Causas y consecuencias

Esta enfermedad es causada cuando se repercute a la vaina de mielina, la cual recubre a las neuronas y puede suceder en cualquier parte del cerebro, deteniéndose o alterando los impulsos nerviosos. Sin embargo, el daño radica en la inflamación en el momento en el que las células inmunitarias de la persona afectan al sistema nervioso.

Cerebro

 

Algunos estudios afirman que la esclerosis múltiple  se origina gracias a problemas hereditarios o algún virus, teniendo en cuanta la influencia del ambiente. No obstante, no se sabe con certeza la razón de su principio. Aunque, sí es un hecho que existe un mayor riesgo de padecerla sí se tienen antecedentes familiares de la enfermedad o la ubicación de la persona se encuentre en alguna parte del mundo en donde la esclerosis múltiple es frecuente.

Entre las consecuencias se encuentran:

  • Incapacidad para pensar y razonar
  • Depresión
  • Infección urinaria
  • Úlcera de decúbito
  • Complicaciones debido a los medicamentos ingeridos contra la enfermedad
  • Dificultad para tragar e ingerir alimentos
  • Dependencia para cuidarse de sí mismo
  • Osteoporosis o debilidad y adelgazamiento en los huesos

Descubre si padeces la enfermedad

Dependiendo del grado de la enfermedad, los síntomas difieren al igual que su prolongación. Algunos, afectan por días o semanas, pero hay otros que pueden permanecer meses por lapsos. Junto a esto, la esclerosis múltiple puede reaparecer o simplemente aumentar su daño con el paso del tiempo.

Exponerse al sol, a los baños calientes, padecer fiebre o el estrés pueden propiciar la enfermedad y aumentar sus síntomas si ésta ya se posee. Ahora bien, debido a que es una enfermedad ligada al sistema nervioso, los síntomas se explayan a cualquier parte del cuerpo. De esta forma, la parte intestinal, vesical, muscular, ocular, entre otros resultan afectados:

Síntomas oculares

  • Pérdida de la visión que normalmente se produce en un ojo a la vez
  • Visón doble
  • Ardor ocular
  • Movimiento en los ojos alterado e incontrolado

Padecimientos intestinales y vesicales

  • Frecuencia en la necesidad de orina o urgencia de la misma
  • Incontinencia urinaria
  • Impedimento para comenzar a orinar
  • Escape de heces
  • Estreñimiento

Sufrimiento muscular

  • Inconvenientes para caminar
  • Dificultad con las coordinación y la realización de movimientos menores
  • Espasmos musculares
  • Inequilibrio
  • Flaqueza de una pierna, brazo o ambos
  • Temblor en piernas o brazos
  • Impedimento para mover brazos y piernas
  • Entumecimiento en cualquier área del cuerpo
  • Dolor en el rostro
  • Ardor, picazón u hormigueo en piernas y brazos

Infortunios neurológicos y cerebrales

  • Mareos
  • Pérdida de equilibrio
  • Complicaciones para razonar y pensar
  • Depresión o tristeza habitual
  • Hipoacusia
  • Déficit de atención, pérdida de memoria y capacidad de entendimiento

Otros síntomas

  • Dificultades para la lubricación vaginal
  • Problemas de erección
  • Fatiga que empeora al final de la tarde
  • Gesticulación inapropiada
  • Inconvenientes para masticar e ingerir la comida

Tratamiento

No hay cura para la esclerosis múltiple. No obstante, sí se conocer terapias que retrasan la enfermedad y ayudan a que el paciente tenga una vida lo más normal posible.

Algunos medicamentos son:

  • Fingolimod (Gilenya)
  • Amantadina para la fatiga
  • Se pueden consumir antidepresivos para mejorar el comportamiento y el estado de ánimo
  • Los medicamentos colinérgicos reducen los inconvenientes urinarios
  • Benzodiazepina, Lioresal (Baclofen) y tizanidina (Zanaflex) para disminuir espasmos musculares
  • La azatioprina (Imuran), el metotrexato, la ciclofosfamida (Cytoxan) y la inmunoglobulina intravenosa (IgIV).
  • El acetato de glatirámero (Copaxone), el natalizumab (Tysabri), la mitoxantrona (Novantrone) y los interferones (Betaseron, Avonex,o Rebif).

Por otra parte también se pueden recurrir a estos tratamientos y ayudas:

Ejercicio

  • Ejercicio
  • Terapia ocupacional, fisioterapia, logopedia
  • Grupos de apoyo
  • Utilizar recursos como caminadores, sillas de ruedas, sillas para baños, montacamas, barras en las paredes, etc.
  • Dieta saludable y un estilo de vida que evite el estrés, enfermedades y temperaturas extremas
  • Ingerir alimentos fáciles de ingerir sin la necesidad de masticar
  • Acomodar la vivienda para suavizar posibles caídas