La exposición a la contaminación ambiental puede causar demencia

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 9 enero, 2019
Según diferentes estudios, la contaminación ambiental puede afectar al cerebro y causar daños irreparables que podrían estar relacionados con el desarrollo de la demencia

Llamamos contaminación a la presencia de agentes externos de origen físico, químico o biológico. La exposición a la contaminación ambiental resulta nociva no solo para el ambiente, sino para para el bienestar de la población.

A medida que el hombre ha ido evolucionando, ha adquirido más poder sobre la naturaleza y la ha modificado de acuerdo con sus necesidades. Sin embargo, esta evolución no siempre es compatible con el equilibrio ecológico. Como resultado, las emisiones de los automóviles, el humo de las fábricas, el polvo o el polen quedan suspendidos en el aire.

Por otro lado, esta concentración de principios activos susceptibles de contaminación ambiental puede darse en diversos lugares y su inhalación provoca el riesgo de padecer problemas de salud.

Diferentes formas de contaminación ambiental

Diferentes formas de contaminación ambiental

Para comenzar, daremos un repaso a los principales tipos de contaminación. Según el medio afectado encontramos:

Contaminación del aire o atmosférica

Entendemos por contaminación atmosférica la presencia en el aire de partículas químicas que alteran su composición y suponen un riesgo para los seres vivos. Se da como consecuencia de la liberación de humos procedentes de automóviles, fábricas, polvos industriales o incendios forestales.

Contaminación de agua

Hace referencia a la modificación del agua mediante componentes extraños como residuos sólidos, domésticos o industriales. La contaminación del agua se ha convertido en un problema para el consumo humano, para los animales y para actividades como la agricultura y la pesca.

Contaminación del suelo

Acumulación de sustancias extrañas, productos químicos como pesticidas, metales pesados o la existencia de vertederos, que repercuten en el comportamiento del suelo de forma negativa, creando un desequilibrio que afecta a todos los seres vivos.

Todos los tipos de contaminación están conectados y como resultado modifican el ecosistema, deteriorando así la calidad de vida de los seres vivos que habitan en él. Además, la alteración del equilibrio ambiental provoca cambios en el clima irreversibles, que no se corresponden con el tipo de fauna.

De igual manera, afectan desfavorablemente a las condiciones naturales del medio, pueden perjudicar a la salud, la higiene o el bienestar de las personas que habitan en determinada zona.

Lee también: Las consecuencias de la contaminación ambiental en el cuerpo

Polución y contaminación ambiental

Entre los grandes riesgos de la contaminación ambiental está la polución. Se observa su empeoramiento año tras año, entre otras cosas por las partículas en suspensión de fácil inhalación.

Elementos contaminantes

  • Las partículas finas en suspensión, menores a 2,5 micras (PM2,5), son el elemento más común y peligroso de la contaminación atmosférica, ya que pueden penetrar fácilmente en nuestro sistema respiratorio.
  • Dióxido de nitrógeno (NO2). Procede de la combustión de vehículos o procesos industriales y es especialmente perjudicial para las células pulmonares.
  • Dióxido de azufre (SO2). Gas incoloro e irritante que proviene de las actividades industriales. Se ha asociado a problemas de asma y bronquilis crónica.
  • Monóxido de carbono (CO). Proviene de los tubos de escape de los vehículos y calefacciones. Puede provocar dolores de cabeza, náuseas y vómitos.
  • Ozono troposférico (O3). Procede de las reacciones fotoquímicas entre los óxidos de nitrógeno y algunos compuestos volátiles. Causa irritación en los ojos, mucosas y pulmones.
  • Compuestos orgánicos volátiles (COV). Moléculas a base de carbono volátiles por su capacidad para transformarse en gases. Provoca irritación en los ojos y garganta, así como irritabilidad y problemas de concentración.

En los estudios y pruebas llevadas a cabo, la exposición a la contaminación ambiental mostró a largo plazo efectos dañinos en el cerebro, incluso a niveles bajos. La incidencia de la contaminación ambiental es mayor en personas mayores. No obstante, también es perjudicial para individuos de todas las edades.

Efectos de la exposición a la contaminación ambiental

Pruebas e investigaciones llevadas a cabo

Diferentes estudios realizados han concluido que la exposición a la contaminación ambiental puede dañar nuestro cerebro a medio y largo plazo. La consecuencia posterior podría ser la discapacidad cognitiva y el daño cerebral oculto.

Los datos se derivan de una investigación publicada en la revista Nature. Estos descubrimientos basados en estudios previos han probado que la exposición a la contaminación ambiental a largo plazo es nociva.

Los investigadores evaluaron datos de 3647 mujeres de 48 estados. La totalidad de estas mujeres tenía entre 65 y 79 años de edad y no presentaban demencia al inscribirse en el estudio.

Como conclusión, se observó un deterioro cognitivo global acelerado y demencia en las mujeres que vivían en lugares con un índice de PM2,5 elevado. Además, eran más propensas a sufrir infartos cerebrales ocultos.

Los estudios previos

En una prueba llevada a cabo entre 1995 y 2005 se analizaron a 943 personas adultas en el Framingham Offspring Study, sanos y sin signos de demencia o ataques cerebrales. Estos participantes provenían de zonas de Boston, Nueva York y Nueva Inglaterra. Todas son áreas con una contaminación ambiental muy baja, comparado con otras zonas de EE.UU y del mundo.

Entre las conclusiones, se descubrió que las personas que habitan en zonas con más contaminación ambiental tienen un volumen cerebral total menor y un riesgo mayor de padecer infartos cerebrales. Además, la incidencia de la contaminación ambiental, según los datos recopilados, aumenta el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer y otras demencias.

Visita este artículo: síntomas de alzhéimer inicial

 La demencia

 La demencia

La demencia es la pérdida de la función cerebral que ocurre por ciertas enfermedades. Normalmente, se da en una edad avanzada. Entre las causas de la demencia hay que citar la genética. Dos de cada tres casos de demencia tienen su origen en los genes.

No obstante, hay otros factores que causan la demencia. Entre ellos están:

  • Hipertensión arterial en la mediana edad
  • Tabaquismo
  • Diabetes
  • Obesidad
  • Depresión
  • Lesión cerebral

Sin embargo, los casos de demencia, según criterio de muchos expertos, pueden evitarse o retrasarse. Es por ello que hay que evitar los factores ambientales asociados a la enfermedad.

  • La falta de vitamina D es otra variable importante que se asocia a más posibilidades de sufrir demencia.
  • La inhalación de determinados pesticidas, y la exposición a la contaminación ambiental y a niveles excesivos de minerales en el agua potable también pueden contribuir a un mayor riesgo para la demencia.

La lista de los factores de riesgo por la contaminación ambiental relacionados con la demencia no está todavía suficientemente desarrollada. Sin embargo, es un paso muy importante para la prevención de esta enfermedad.

  • Ballester, F. (2005). Contaminación atmosférica, cambio climático y salud. Revista Espanola de Salud Publica. https://doi.org/10.1590/S1135-57272005000200005

  • Moulton, P. V., & Yang, W. (2012). Air pollution, oxidative stress, and alzheimer’s disease. Journal of Environmental and Public Health. https://doi.org/10.1155/2012/472751

  • Power, M. C., Adar, S. D., Yanosky, J. D., & Weuve, J. (2016). Exposure to air pollution as a potential contributor to cognitive function, cognitive decline, brain imaging, and dementia: A systematic review of epidemiologic research. NeuroToxicology. https://doi.org/10.1016/j.neuro.2016.06.004

  • Underwood, E. (2017). The polluted brain. Science (New York, N.Y.). https://doi.org/10.1126/science.355.6323.342