La falta de sueño y los bajos niveles de oxígeno en la sangre podrían tener una relación con la demencia

Carolina Betancourth 12 junio, 2015
Para incrementar los niveles de oxígeno en sangre se recomienda seguir una dieta rica en fibra y consumir frutas y verduras ricas en potasio, magnesio y vitamina C

Los expertos han recomendado en muchas oportunidades modificar aquellos hábitos que pueden interferir con la buena calidad de sueño, como por ejemplo comer muy tarde, ver televisión antes de acostarse o usar el celular. La mayoría de personas no le presta la suficiente atención a este tema e ignora que sus problemas de sueño pueden deberse a estas malas prácticas que causan alteraciones en el reloj biológico.

No dormir adecuadamente y tener trastornos de sueño puede derivar serias consecuencias que se pueden hacer evidentes en la salud física y mental. Sumado a esto, un reciente estudio encontró que la falta de sueño, así como algunas dificultades en la salud, puede desarrollar anomalías cerebrales muy similares a las que experimentan los pacientes con demencia.

El hallazgo fue hecho por un grupo de investigadores de la Administración de Veteranos en Hawai, quienes tomaron los datos de 167 hombres de una edad promedio de 84 años, a los que se le hizo seguimiento hasta que fallecieron, en un periodo de seis años más tarde. Las autopsias se enfocaron en estudiar sus cerebros para encontrar micro infartos, o cambios en el tejido cerebral, que aparecen con mayor frecuencia en aquellas personas que tienen malos hábitos de sueño debido a enfisema o apnea del sueño.

El resultado determinó que los individuos que tenían cambios en los tejidos cerebrales, también presentaban bajos niveles de oxígeno en la sangre, algo relacionado con el desarrollo de la demencia.

Bajos niveles de oxígeno en la sangre asociados con anomalías cerebrales

Oxígeno-en-la-sangre

Los resultados se basaron en las anomalías cerebrales que presentaron las personas con problemas de sueño y bajos niveles de oxígeno en su sangre. En la última instancia, se encontró que los pacientes que tuvieron entre un 77 y 99% de su tiempo de sueño con más bajos niveles de oxígeno en la sangre, tenían hasta 4 veces más riesgo de desarrollar un daño cerebral. La conclusión fue que las personas que durante su sueño presentaron bajos niveles de oxígeno eran más propensas a sufrir anomalías cerebrales cercanas a la demencia.

La autora del estudio, Rebecca P. Gelber,  del Sistema de Cuidado de la Salud de VA Islas del Pacífico y el Instituto de Investigación y Educación para la Salud del Pacífico en Honolulu, Hawaii, aseguro que estos hallazgos demuestran que los bajos niveles de oxígeno en la sangre y los problemas de sueño pueden contribuir al deterioro cerebral y la demencia.

Si bien, la experta acepta que hacen falta otras investigaciones sobre este tema para hallar más relación entre los problemas de sueño y la demencia, los resultados son muy interesantes, en especial si se tiene en cuenta que la tasa de personas con problemas de sueño ha incrementado en los últimos años.

Este estudio fue publicado por la revista médica de la Academia Americana de Neurología, bajo el nombre de “Asociaciones de lesiones cerebrales en la autopsia con características polisomnografía antes de la muerte” y en él se incluyen datos importantes como la duración de tiempo de sueño, la saturación del oxígeno y la duración de la apnea de sueño.

¿Cuáles son las causas de los bajos niveles de oxígeno en la sangre?

Sangre-sin-oxígeno

Según los expertos, los bajos niveles de oxígeno en la sangre pueden deberse a las siguientes causas:

  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  • Anemia con el síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA).
  • Fibrosis pulmonar.
  • Cardiopatía congénita.
  • Enfisema.

¿Cómo aumentar los niveles de oxígeno en la sangre?

Sangre

Para incrementar los niveles de oxígeno en la sangre se recomienda consumir una dieta alta en fibra, con una buena cantidad de frutas y verduras que sean ricas en potasio, magnesio y vitamina C. Entre las opciones más saludables encontramos:

  • Plátanos.
  • Aguacates.
  • Apio y perejil.
  • Coles.
  • Espinacas.
  • Cítricos.
  • Pepino.
  • Brócoli.
  • Manzana verde.
  • Arándanos.

Además, es muy importante reducir el consumo de sodio, evitar el consumo de grasa y azúcares, evitar los alimentos procesados, entre otros. Así mismo, se recomienda atender a los consejos dados por los expertos para evitar los problemas de sueño, que además de influir en el daño cerebral, también puede tener otros efectos negativos en la salud como un mal estado de ánimo, fatiga, dificultades para concentrarse, estrés, entre otro.

 

 

Te puede gustar