La gente feliz no habla mal de los demás

En lugar de obsesionarte con la desaprobación de los demás o de criticar a otros, dedica tu tiempo a mejorarte a ti mismo y a mejorar tu entorno.

En la vida, hay pocas cosas tan agotadoras como escuchar a una persona criticar a todas horas. Además de hacernos vivir en un pozo repleto de comportamientos negativos, pasar tiempo con este tipo de gente nos acaba haciendo sentir muy mal.

En definitiva, las palabras y las actitudes de un meticón nos desgastan de tal manera que dejan nuestra mente devastada. Cuando nos encontramos ante estas situaciones, tenemos dos opciones: alejarnos o intentar ayudarles.

Como ilustra la célebre frase de la madre Teresa de Calcuta, “Quien dedica su tiempo a mejorarse a sí mismo no tiene tiempo para criticar a los demás”. No hay un indicio más acertado de pobreza emocional y vital que el hecho de que una persona dedique su tiempo y esfuerzo a criticar a los demás.

Si estamos cerca de una persona criticona, tenemos que tener muy presente la capacidad que tienen para intoxicar nuestras emociones. Ellos pueden desequilibrarnos totalmente de manera sencilla.

En este sentido, vivir en paz no tiene precio, por lo que siempre debemos proteger nuestro espacio físico y psicológico. Hay que crearse una coraza anticríticas no constructivas, pues digamos que las palabras solo hieren cuando te importa quién las dice, qué es lo que dice y cómo lo dice.

Ladrona4

Lo que otras personas piensen de ti es su realidad, no la tuya

“Lo que otras personas digan de ti es su realidad, no la tuya. Ellos saben tu nombre, pero no tu historia, no han vivido en tu piel, no se han calzado tus zapatos. Lo único que los demás saben de ti es lo que tú les has contado o lo que han podido intuir, pero no conocen ni tus ángeles ni tus demonios”

Hay personas que, de manera malintencionada o sin ningún tipo de criterio, dan su opinión sobre cualquier circunstancia aunque nadie se la haya pedido. El objetivo de estas críticas enmascaradas es hacer daño, menospreciar y disfrutar con la preocupación ajena.

La gente que hace esto suele tener tan baja su autoestima que no logra aceptarse a sí misma ni a los demás. Esto explica su facilidad para juzgar y poner etiquetas, lo que solo refleja la realidad de cómo se sienten y su capacidad para proyectar sus propias dificultades emocionales.

Lee también: 7 señales de intoxicación emocional

Aunque creamos hacerlo normalmente, nadie es capaz de descodificar el sentir ajeno. Nos cuesta entendernos a nosotros mismos como para saber lo que otros viven, sienten, aprenden o padecen.

Por eso no deberíamos darle importancia a lo que los demás dicen de nosotros. Sus palabras obedecen a una realidad ilusoria que su mente ha creado con el afán de saberlo todo.

coraza-n

“Quien dedica su tiempo a mejorarse a sí mismo no tiene tiempo para criticar a los demás”
—María Teresa de Calcuta—

Hazte fuerte ante las críticas de la gente

Si atiendes de manera frecuente a las críticas, estás haciendo peligrar tu bienestar y tu equilibrio emocional. Por el contrario, es mejor que dediques tu tiempo a mejorarte a ti y a mejorar a tu entorno.

No te corresponde señalar ni ser señalado, sino preocuparte por corregir tus errores hasta alcanzar el mayor nivel de bienestar emocional existente. Si nos superamos en el orden personal, ganaremos sinceridad, respeto, humildad, generosidad y honradez.

No podemos pretender ser perfectos, pero sí que es importante que mantengamos una actitud de mejora constante que nos ofrezca la posibilidad de vivir nuestra vida sin sometimientos, sin chantajes y sin dependencias emocionales.

descarga (1)

Sanar nuestra parte dañada

Para sanar las heridas emocionales que nos causa la crítica, debemos de tener claro, en primer lugar, que somos personas únicas y excepcionales. Conforme a esto, lo próximo que nos toca es perderle el miedo a sentir y a pensar por nosotros mismos.

Son los demás los que están juzgando y criticando, no tú. La crítica no constructiva lleva consigo gran pobreza emocional en el mundo interno de quien la hace. Por lo tanto, si la persona no se deja enriquecer, en estas ocasiones te conviene ser emocionalmente egoísta y “que cada palo aguante su vela”.

Te puede interesar: 6 pasos para sanar las heridas emocionales de la infancia

Pero, ¿cómo podemos hacer frente al daño emocional que nos ocasionan las críticas? Vamos a pararnos a pensar sobre ello…

  • La consecuencia directa de dar crédito a lo que los demás piensen y digan sobre nosotros, es que acabamos convirtiéndonos en alguien que no somos. Querer complacer a los demás a costa de perder nuestra identidad no es en absoluto saludable.
  • ¿Eres una buena madre? ¿Te consideras una persona con éxito? ¿Eres inteligente? ¿Realizas bien tu trabajo? ¿Les gustas a los demás? Date cuenta de toda la energía que pierdes preocupándote por lo que otros piensan de ti.
  • Aunque solemos sentirnos el centro de las miradas de la gente, en realidad normalmente lo que hacemos o dejamos de hacer no es relevante para ellos. O sea, los demás piensan en nosotros mucho menos de lo que creemos.

En definitiva, da igual lo que hagas o cómo lo hagas, siempre habrá gente que lo malinterprete. Intenta vivir y actuar como crees oportuno. Sé natural y date cuenta de que la única vía para sintonizar contigo mismo es hacer lo que sientes en cada momento.

Ilustraciones cortesía de bruniewska y Chichi Huang