La hidroterapia para bebés: ayuda en su desarrollo

Thady Carabaño · 8 mayo, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médico Maricela Jiménez López el 20 diciembre, 2018
La hidroterapia ofrece grandes beneficios para los bebés, tanto a nivel orgánico y motor, como en aspectos psicoafectivos y sociales. Los bebés con ciertas patologías pueden verse especialmente beneficiados con esta estimulación temprana postnatal.

La hidroterapia para bebés aporta grandes beneficios para la capacidad psicomotora de los más pequeños de la familia. Después de haber pasado 9 meses literalmente nadando en el ambiente líquido del útero, los bebés encuentran en el agua de una piscina un gran ambiente para disfrutar, relajarse y seguir desarrollándose.

Aunque también es conocida como natación para bebés, no tiene nada que ver con aprender a nadar. A los bebés aún les falta desarrollarse para alcanzar los movimientos propios de la natación. Los niños pueden aprender a nadar a partir de los 4 o 5 años, ya que han alcanzado el nivel de capacidad motora que les permite ser autónomos mientras están en el agua.

La hidroterapia para bebés

La hidroterapia para bebés combina una serie de ejercicios para ejecutar en el agua, aprovechando la facilidad que tienen los bebés para adaptarse a este medio. Los bebés están dotados de una variedad de reflejos innatos que le permiten adaptarse al agua. Para los bebés es mucho más fácil que para los niños mayores, ya que son incapaces de sentir miedo al agua. Por ello el proceso de adaptación es mucho más rápido que en los niños de más edad.

A partir del cuarto mes de vida es un momento ideal para iniciar la hidroterapia para bebés, ya que su sistema inmunitario estará lo suficientemente maduro. No obstante, hay bebés que son introducidos a la piscina a partir de la sexta semana de vida.

Quizá te interese: Beneficios de la música en el desarrollo de bebés.

Beneficios de la hidroterapia

Bebé contento bucea solo en una piscina.
La hidroterapia tiene beneficios a varios niveles del desarrollo del niño.

Esta práctica se ha convertido en una de las técnicas más utilizadas para la estimulación temprana postnatal. Se utiliza tanto en niños con diferentes patologías como en bebés completamente sanos.

Las actividades acuáticas tienen efectos saludables a nivel orgánico, ya que mejora la movilidad intestinal e incrementa el apetito; pero también en otros niveles como el neuromotor, emocional y socio-afectivo.

Favorece el vínculo con los padres

La hidroterapia mejora y fortalece el vínculo de amor y confianza entre el bebé y sus padres. En lo que mamá o papá acompañan al bebé en la piscina viven una experiencia única. Se unen reacciones innatas e instintivas del bebé con las vivencias propias en el agua. Esto fortalece la relación afectiva que los une.

Mejora el desarrollo psicomotor

En el agua, el bebé tiene una capacidad y libertad de movimientos que no tienen cuando está en su cuna o en el suelo. Ello le permite lograr una mayor coordinación motriz. El bebé ejercita toda su musculatura, desarrolla su motricidad gruesa y fortalece la confianza en sus capacidades.

Aumenta las capacidades cognitivas

Pareja bucea con un bebé en una piscina.
Los beneficios neuromotores que aporta la hidroterapia afecta a su desarrollo cognitivo.

La práctica de la hidroterapia antes de los 2 primeros años de vida ayuda a desarrollar las capacidades cognitivas. El juego en el agua aumenta la percepción del mundo que los rodea. Ayuda a que los niños sean más creativos y observadores. La hidroterapia para bebés estimula la capacidad de juego del niño, lo que repercute positivamente en el aprendizaje.

Lee también: Estimulación en los bebés: aprender a activar los sentidos.

Fortalece el sistema cardiorrespiratorio

El ejercicio que promueve la hidroterapia para bebés fortalece el corazón y los pulmones. El trabajo respiratorio que se realiza en el agua aumenta la oxigenación de la sangre y del organismo. La presión del agua sobre la caja torácica fortalece la musculatura respiratoria. Además, la humedad de la piscina favorece la eliminación de mucosidades.

Desarrolla el aparato osteomuscular

Se incrementa el rendimiento muscular, la movilidad y la rapidez. Mejora la postura corporal, la coordinación y el equilibrio. En el caso de patologías como la rigidez muscular o hipotonía (falta de tonicidad), la hidroterapia para bebés es muy recomendable.

Favorece la relajación

Toda actividad realizada en agua ayuda al bebé a relajarse, porque se elimina la tensión nerviosa y el estrés. En niños hiperactivos son notorios los beneficios de la hidroterapia para ayudarlos a estar más tranquilos y conciliar el sueño.

Ayuda positivamente a la socialización

En el ambiente lúcido de la piscina, los niños aprenden a relacionarse con otros niños. El niño adquiere más confianza para comunicarse. Puede desarrollar más seguridad e independencia.

Antes del primer chapuzón

Grupo de madres con sus bebés en una clase de natación o hidroterapia para bebés.
La hidroterapia ayuda a los bebés sanos como a aquellos que tienen patologías musculares.

La hidroterapia para bebés brinda múltiples experiencias que favorecen tanto el desarrollo físico como intelectual en una fase crítica de la vida como son los primeros dos años de vida. Esta práctica suele tener pocas contraindicaciones. Antes de iniciarse a estas actividades es importante consultar con el pediatra si el bebé padece algún tipo de enfermedad infecciosa, cardiovascular o del sistema nervioso como la epilepsia.

  • Li-fang, J. I. A. N. G. (2008). Hydrotherapy to Normal Baby Intelligence Growth Influence Research. Journal of Practical Medical Techniques, 10, 013.
  • LU, J., FENG, Y., & ZHOU, X. (2007). Influence of Neonatal and Infant Swimming on Baby’s Motor and Language Development [J]. Journal of Nursing Science, 5, 020.
  • Wise, R. D. (1994). U.S. Patent No. 5,361,430. Washington, DC: U.S. Patent and Trademark Office.