La importancia de descansar

19 marzo, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por el psicólogo Bernardo Peña
Debemos procurar no llevarnos las preocupaciones a la cama, ya que dificultarán el descanso. Si no somos capaces de desconectar, podemos practicar alguna técnica de relajación para lograrlo.

La mayoría de las personas pasamos gran parte del día sometidos a cierta presión y una importante cantidad  de ocupaciones tanto laborales como familiares, por lo que poder obtener un buen descanso resulta muy reparador y ayuda a mejorar nuestra calidad de vida, consiguiendo el bienestar físico y emocional.

La calidad del descanso es fundamental para el funcionamiento bioquímico del organismo y para nuestra cognición, sobre todo para el aprendizaje y la memoria.

Por otro lado, favorecer el descanso aminora el estrés y malestar emocional, así como la tensión muscular inherente a los estados de nerviosismo o crispación.

Posibles factores que influyen en la falta de descanso

  • Cuando no podemos lograr un descanso adecuado somos propensos a padecer algunos problemas de salud. Entre ellos el mas común puede ser el estrés, que afecta a un significativo número de personas sin importar la edad y, además, se relaciona con graves enfermedades.
  • Mantener una postura de pesimismo ante todos los aspectos de la vida, una actitud en la que predominen los pensamientos negativos, afecta a nuestro estado de ánimo. Por supuesto, esto lleva a que se presenten diferentes enfermedades, repercutiendo de manera notable en nuestra calidad de vida.

Algunos consejos:

No olvides leer: Actitudes que te mantienen atado a los pensamientos negativos

Por lo tanto, es muy importante tener en cuenta que un adecuado descanso acompañado de una actitud positiva es la mejor manera de tener una vida saludable.

Para lograrlo se deben alejar todos aquellos pensamientos negativos, dejando que la mente esté relajada. De este modo, se permite un descanso mucho más tranquilo, logrando recuperar energía para poder comenzar una nueva jornada con una actitud positiva ante los inconvenientes que se puedan presentar en el día a día.

En numerosos estudios realizados al respecto se ha podido confirmar que:

  • El descanso adecuado puede ayudar a bajar de peso.
  • Si descansamos correctamente, fortalecemos el sistema inmune.
  • Nos relaja y reduce el estrés.
  • Además, es una buena manera de mantener controlada la presión arterial

¿Cómo tener un buen descanso?

Caminar

Para lograr un buen descanso se recomienda practicar un deporte o realizar cualquier tipo de actividad física de manera regular, ya que, además de proporcionar una gran cantidad de beneficios para el organismo, el estar cansados se convierte en una gran ayuda para poder dormir mejor durante algunas horas continuas.

Todo esto se verá también reflejado en el aspecto saludable de la piel, mejorando notablemente la apariencia física.

A la hora de dormir:

Puede interesarte: ¿Cuáles son las fases del sueño en adultos?

Por último y como medida principal, se recomienda hacer todo lo posible por dormir un mínimo de ocho horas diarias. No dormir lo suficiente puede conducir a ciertos problemas de salud, por lo que demos considerar pautas como las siguientes:

  • No dejar que las preocupaciones y los problemas cotidianos interfieran con el descanso merecido.
  • Hay que intentar evitar las cenas muy copiosas, las bebidas estimulantes y el alcohol antes de acostarse.
  • Tener unos horarios regulares de descanso y sueño.
  • Desconectar el teléfono móvil y todos los dispositivos.
  • No realizar trabajos ya en la cama.
  • Intentar hacer actividades relajantes antes de acostarse, como, por ejemplo. leer un libro o escuchar música.

Conclusiones

Recuerda, entonces, que para tener salud es necesario un buen descanso.

Los problemas se deben tratar y resolver con una actitud positiva, por lo que jamás hay que sentirse vencido.

Siempre hay que pensar que vamos a lograr nuestros propósitos.

Nunca nos debemos sentir derrotados sin ni siquiera haber intentado sacar adelante la meta deseada, por lo que hay que ser persistentes.

  • Chahar Mahali, S., Beshai, S., Feeney, J. R., & Mishra, S. (2020). Associations of negative cognitions, emotional regulation, and depression symptoms across four continents: International support for the cognitive model of depression. BMC Psychiatry, 20(18). https://doi.org/10.1186/s12888-019-2423-x
  • Helvig, A., Wade, S., & Hunter-Eades, L. (2015). Rest and the associated benefits in restorative sleep: a concept analysis. Journal of Advanced Nursing, 72(1), 62–72. https://doi.org/10.1111/jan.12807
  • Medic, G., Wille, M., & Hemels, M. (2017). Short- and long-term health consequences of sleep disruption. Nature and Science of Sleep, 9, 151–161. https://doi.org/10.2147/nss.s134864
  • Rihm, J. S., Menz, M. M., Schultz, H., Bruder, L., Schilbach, L., Schmid, S. M., & Peters, J. (2018). Sleep Deprivation Selectively Upregulates an Amygdala–Hypothalamic Circuit Involved in Food Reward. The Journal of Neuroscience, 39(5), 888–899. https://doi.org/10.1523/jneurosci.0250-18.2018
  • Tucker, M. A., Humiston, G. B., Summer, T., & Wamsley, E. (2020). Comparing the Effects of Sleep and Rest on Memory Consolidation. Nature and Science of Sleep, 2020, 79–91. https://doi.org/10.2147/nss.s223917
  • Vyazovskiy, V. (2015). Sleep, recovery, and metaregulation: explaining the benefits of sleep. Nature and Science of Sleep, 2015,  171—184. https://doi.org/10.2147/nss.s54036
  • Yang, J., Fu, X., Liao, X., & Li, Y. (2020). Association of problematic smartphone use with poor sleep quality, depression, and anxiety: A systematic review and meta-analysis. Psychiatry Research, 284, 112686. https://doi.org/10.1016/j.psychres.2019.112686