La importancia de lo que bebes

Elena Martínez Blasco · 9 enero, 2019
Según su composición y a pesar de contener menos calorías, hay bebidas light que pueden ser más perjudiciales que las que contienen azúcar.

Bebidas azucaradas, bebidas light o gaseosas, café, té, infusiones… ¿Cuáles son sus beneficios y perjuicios? ¿Cuáles son las más saludables? Te explicamos los secretos de estas bebidas según estudios recientes y presentamos algunas alternativas caseras muy saludables.

Bebidas azucaradas

Por lo general, las bebidas azucaradas no te aportan ningún nutriente. Contienen calorías vacías que, además de contribuir al sobrepeso y perjudicar la dentadura, son un factor de riesgo para la diabetes tipo 2. Como si fuera poco, el azúcar blanco acidifica la sangre y nos priva de minerales como el calcio, por lo que debilita los huesos.

Bebidas light

Las bebidas light pueden ser incluso más perjudiciales que las azucaradas. Contienen edulcorantes; en la mayoría de los casos, aspartamo, una sustancia potencialmente cancerígena. Aunque contienen menos calorías, no son una opción saludable.

Bebidas con gas

Según un estudio realizado en la Universidad de Boston, el consumo habitual de bebidas gaseosas aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. A la larga, este tipo de consumo puede ocasionar enfermedades crónicas de riñón, corazón o hígado. A estos padecimientos, se suma el cada vez más habitual síndrome metabólico, que se evidencia mediante alteraciones como colesterol alto, hipertensión, triglicéridos elevados, etcétera.

bebida con gas foilman

Bebidas estimulantes

Las bebidas de cola, guaraná, taurina, etc., contienen sustancias estimulantes. Por esta razón, si se consumen habitualmente podrían alterar nuestro biorritmo y sistema nervioso. Es especialmente importante que los niños las eviten, sobre todo, si tienen tendencia a la hiperactividad o déficit de atención. También deben evitarlas las personas nerviosas o que padezcan de insomnio.

cola Gatis Gribusts

Café

El café suscita opiniones contrarias. Algunos estudios destacan sus propiedades beneficiosas para la salud. Entre ellas, refieren su capacidad de mejorar la concentración, proveer energía, mitigar la migraña y para reducir los riesgos de diabetes o cáncer. En cambio, otros estudios aseguran que es un estimulante perjudicial que descalcifica los huesos, irrita el intestino y genera estrés al organismo.

Cada persona deberá observar cómo reacciona su cuerpo ante esta sustancia para decidir si le conviene o no. En cualquier caso, no conviene abusar de su consumo. Y, es importante que siempre que puedas elijas café orgánico de buena calidad.

El té es una planta medicinal con muchas propiedades y variedades. El principal inconveniente que se le señala es su contenido de teína, una sustancia estimulante. Podemos optar por variedades con poca teína, como son el té blanco o el té verde. O la famosa infusión de rooibos, que, en realidad, no es un té. Una manera de conseguir que disminuya la cantidad de teína es poner el té en agua hervida, tirar ese agua y volver a ponerlo en agua nueva. De esa manera, su infusión será menos estimulante.

te verde bkajino

Zumos

Los zumos procesados no son una opción saludable para todos los días. Si los tomamos puntualmente, son una buena alternativa a las bebidas azucaradas, light o con gas, pero no debemos acostumbrarnos a tomarlos diariamente. En su elaboración, se emplean frutas de baja calidad, se añaden conservantes y, en muchos casos, azúcar. Con solo probar un zumo procesado, ya notamos la diferencia con respecto al natural.

Es preferible consumir zumos refrigerados y exprimidos. Trata de elegir los que no proceden de concentrados y, de ser posible, que sean orgánicos y sin azúcar.

Alternativas saludables

  • Jugos naturales: Son la opción que aporta más vitaminas y minerales. Se pueden preparar con una licuadora o exprimidor. Podemos probar combinaciones con menta, jengibre, canela, etcétera.
  • Infusiones de plantas medicinales: En dependencia de los beneficios que queramos obtener, elegiremos una planta u otra. Algunas hierbas como la menta, la hierbabuena o el anís, dan un sabor delicioso. Podemos añadirles, además, la corteza de una naranja o un poco de cacao.
  • Limonada con estevia y menta: Una bebida sencilla, terapéutica y refrescante. En un litro de agua, trituramos un limón orgánico entero, unas hojas de menta y un poco de extracto de estevia. Lo colamos y lo ponemos a enfriar en la nevera. Obtendremos una excelente limonada con muchas propiedades, ya que la piel del limón es la parte más medicinal del cítrico.
  • Ditmar, M. F. (2016). “Behavior and development”. In: R. A. Polin, and M. F. Ditmar, eds. Pediatric Secrets. Philadelphia, PA: Elsevier.
  • Lyon, M., and Murray, M. T. (2013) “Attention deficit hyperactivity disorder”. In: J. E. Pizzorno, and M. T. Murray, eds. Textbook of Natural Medicine. St Louis, MO: Elsevier.
  • Mintz, S. (1986). Sweetness and Power: The Place of Sugar in Modern History. Londres: Penguin.
  • Sawni, A., and Kemper, K. J. (2018). “Attention deficit hyperactivity disorder”. In: D. Rakel, ed. Integrative Medicine. Philadelphia, PA: Elsevier.