La importancia del equilibrio entre la fluidez y los esfuerzos

6 agosto, 2018
En varios aspectos de nuestra vida debería existir un equilibrio entre la fluidez y los esfuerzos. Solo de esta forma conseguiremos la plenitud en nuestro día a día.

Intentar mantener un equilibrio entre la fluidez y los esfuerzos es algo que deberíamos llevar a cabo en varios ámbitos de nuestra vida. Por ejemplo, en el trabajo o en las relaciones. Hoy descubriremos más sobre estos dos elementos.

Todos hemos experimentado en alguna ocasión el hecho de que las cosas fluyan. Es cuando decimos “todo va sobre ruedas” porque no hay que presionar ni forzar nada. Sin embargo, también somos conscientes del valor que tiene el esfuerzo. Porque sin perseverancia y sin trabajo, lo más probable es que no consigamos nada.

La fluidez y los esfuerzos en las relaciones

Equilibrio entre la fluidez y los esfuerzos

La fluidez y los esfuerzos en las relaciones es algo indispensable para que todo transcurra como debiera. En el caso de que no exista equilibrio en estos dos aspectos, la relación se encontrará en un grave problema.

Imaginemos que estamos en una relación en la que una persona da mucho más que la otra. En estos casos, está más que claro que no hay un equilibrio entre la fluidez y los esfuerzos. Esto, con el tiempo, hará que la relación fracase, ya que sufrirá un progresivo desgaste.

No obstante, en ocasiones creemos que en las relaciones todo tiene que fluir y no hay que esforzarse. Esta creencia nos hace caer en un error. Veamos cuáles son aquellos esfuerzos imprescindibles para que todo funcione bien:

  • Llegar a acuerdos: Habrá cosas de la otra persona que no nos gusten tanto. Por eso, llegar a acuerdos será indispensable para que todo esté en armonía. Por ejemplo, si nuestra pareja fuma, pero nosotros lo odiamos, podemos acordar que fume pero siempre fuera de casa.
  • Dar un 50 %: Lo ideal en todo tipo de relación es que seamos capaces de dar un 50 %. En el caso de que esta cifra sea menor la otra persona debe compensarla; si no, habrá un desajuste. Aunque esto puede variar, es importante que intentemos siempre estar en un 50 % los dos.

Además de todo esto, para que todo vaya bien en una relación es necesario que seamos sinceros con el otro, que lo aceptemos tal y como es, y que en ningún caso intentemos cambiarlo. Cuando una relación va sobre ruedas, a pesar de las dificultades, todo se lleva de una mejor manera.

Lee: Siempre preferiré que me digas la verdad, aunque duela

El equilibrio en el trabajo

Estrés trabajo

¿Cómo encontrar el equilibrio entre la fluidez y los esfuerzos en el trabajo? Pues bien, el trabajo es una parte muy importante de nuestra vida. A esta actividad solemos dedicarle muchas horas de nuestro día. Sin embargo, hay que saber fluir.

No podemos trabajar más de ocho horas al día e ignorar por completo que tenemos una familia. Priorizar el trabajo por encima de todo no es fluir, ya que es muy probable que tengamos una gran carga de estrés y responsabilidades encima.

Para lograr un equilibrio entre la fluidez y los esfuerzos en el trabajo es importante que tengamos en cuenta los siguientes consejos. Llevarlos a la práctica nos hará sentir mucho más plenos:

  • Aprende a delegar tareas: Muchas veces no podemos con todo, por lo que delegar tareas nos ayudará a liberarnos del estrés y a tener más tiempo para nosotros.
  • Di “no”: Negarnos a soportar más carga de trabajo puede resultarnos muy difícil, pero no hacer esto puede llevarnos a incumplir con los plazos de entrega. Esto no es nada profesional.
  • Tiempo para descansar: Para que el trabajo fluya debe permitirnos tener tiempo para nosotros, para dedicarlo a nuestras aficiones, a nuestra familia, a nuestro ocio. En el caso de que esto no sea así, no hay equilibrio.

Lee: Atrévete a vivir la vida que deseas contar

El equilibrio en nuestras vidas

Sentir que nuestra vida está en equilibrio es considerado por muchos la verdadera felicidad. Porque no siempre podemos estar alegres o eufóricos. Sin embargo, si existe equilibrio sí podemos sentirnos bien y a gusto la mayor parte del tiempo.

Te proponemos que realices un ejercicio que se llama la rueda de la vida. Este ejercicio te permitirá saber qué aspectos de tu vida debes mejorar para conseguir una rueda lo más redonda posible. Hay que intentar que esta se convierta en funcional, es decir, que pueda rodar.

Cuando sepamos en qué áreas hay una puntuación más baja, tenemos que plantearnos pequeños objetivos y metas que podamos llevar a cabo en un corto plazo de tiempo. ¿Te animas a llevar ese ejercicio a la práctica y conseguir equilibrio en tu vida?

Te puede gustar