La importancia del placer en las relaciones de pareja

Raquel Lemos Rodríguez·
02 Julio, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña al
13 Enero, 2019
Si el sexo en la pareja disminuye con el tiempo, comunícate con tu pareja, habla de sexo, de las fantasías. Analizamos cómo recuperar la pasión y el buen sexo.

Mantener vivo el deseo y experimentar placer en pareja es esencial para disfrutar de una buena vida sexual. Ahora bien, en algunas ocasiones, puede que a una pareja le cueste conseguir esto. Bien sea porque se han atado a la rutina o por otros factores.

Es normal que, a medida que pasan los años, los encuentros sexuales en una pareja se reduzcan por temporadas. En este sentido, piensa que al principio de la relación la situación era muy diferente a la actual.

Entonces no estaban todo el tiempo juntos, ponían más empeño en estar más atractivos para el otro, trataban de sorprenderse de diversas maneras y de seducirse… Pero, ahora todo eso ha cambiado. Y ojo, no quiere decir que el fin de la relación esté cerca, sino que hay que cuidar algunos detalles.

Para recuperar esa magia y volver a experimenta placer juntos, hay que tener –sobre todo– una buena comunicación. Sin ella, la cama se puede seguir enfriando más y más.

El deseo no surge espontáneamente

Dormitorio blanco minimalista.

Para volver a gozar y sentir placer en pareja, hay que recordar que el deseo no surge espontáneamente. Dicho en otras palabras: el deseo no surge de la nada, sino que debe estar motivado por ciertos factores.

Aunque creamos que el deseo surge por sí solo, en realidad, no es así. El deseo sexual debe estimularse con ciertas actitudes que, a veces, perdemos con el paso de los años.

También hay que tener en cuenta que el cerebro es el órgano más sexual del cuerpo y que estimularlo puede ser de gran utilidad para divertirse en la cama y tener encuentros satisfactorios.

La intimidad es necesaria

¿Cuánto hace que no tienes un tiempo y espacio privado para ti? La intimidad con la pareja es positiva, pero también lo es tener intimidad con uno mismo.

En ocasiones, los miembros de la pareja comparten situaciones privadas, como depilarse, sin siquiera cerrar la puerta del baño. Aunque creamos que esto significa confianza, la verdad es que con el tiempo eso va influyendo –de una forma u otra– en la falta de deseo.

Poco a poco, la pareja llega al punto en que no se preocupa por sorprenderse ni en los detalles más mínimos como puede ser aplicarse un perfume distinto o colocarse alguna prenda de ropa sugerente.

Como dejaron perder cierta intimidad individual, el erotismo se ha reducido. No hay nada de misterio, ni sorpresa que invite a “aventurarse” y a descubrir el placer de nuevo.

Descubre: Cómo tratar la falta de libido en la mujer

Hay detalles que afectan el deseo

Aunque el hecho de acostumbrarse a estar en pareja resulta positivo en muchos aspectos, cuando de pronto llega el punto en que cada quien está acostumbrado al otro que ya no se desean, hay que revaluar algunas cuestiones.

Tal vez hayas dejado de sentirte atractivo para tu pareja. Quizás hayas dejado de prepararte como antes para abordarla en la cama porque piensas que ya no importa mucho, porque ya te ha visto en tus peores días y “seguramente le da igual”.

Además, puede que ya hayan establecido un horario para mantener relaciones. Por ello también es posible que se hayan limitado y que hayan dejado de ver la posibilidad de practicar el sexo fuera del tiempo estipulado, lo cual resulta muy desalentador.

Por otra parte, al momento de hacer el amor, lo hacen sin ganas y eso no es positivo para ninguno de los dos. Si uno de los dos no tiene ganas en algunas ocasiones, no pasa nada. Y si ocurre lo mismo por ambas partes, igual, pero tampoco hay que dejar que esto sea una excusa para abandonarse.

¿También has dejado de masturbarte? Si lo has hecho, quizás deberías reconsiderar retomarla, pues esta práctica te ayudará a disfrutar del sexo en solitario, te ayudará a saber qué te gusta y a desear más a tu pareja.

Como puedes ver, hay muchos gestos que pueden afectar la vida sexual. Por ello, hay que estar atento a los detalles y en caso de detectar algún problema, procurar modificar algunas actitudes para ponerle remedio lo más pronto posible.

Te puede interesar: Cómo mantener la ilusión con tu pareja

Variedad y fantasía en el sexo, claves para recobrar el deseo

 

Una de las máximas para recobrar el deseo es introducir variedad y fantasía en las relaciones sexuales, pues seguramente se han tornado algo monótonas.

Seguro que ambos tienen muchas cosas en la mente que les gustaría probar, pero han limitado tanto el deseo que hasta la creatividad en la cama se ha visto afectada. Es el momento de que vuelvan a dejar volar la imaginación y que disfruten.

Además, no deben olvidar hablar sobre sexo, sobre las fantasías y los deseos que tienen, los que han cumplido, los que les gustaría repetir y los que aún les falta por alcanzar.

¿Cuánto hace que no hablas de sexo con tu pareja? A muchos les da más vergüenza que cuando estaban iniciando la relación, pero ¡es algo necesario y no hay por qué sentirse avergonzado!

La buena comunicación es esencial para entenderse en cualquier aspecto, incluyendo la cama. Permite dar a conocer aquello que les gusta, lo que les está pasando y, si fuese necesario, cómo solucionarlo. Solamente la pareja puede encender la llama que ella misma ha apagado con el tiempo.

Deben volver a hablar sobre sexo cada vez que tengan la oportunidad así como también hacerse bromas picantes, buscar juegos eróticos, sorprender a la pareja con lencería que lo estimule, todo sirve.

Busca el placer incluso en lo sencillo

Pareja a punto de besarse en la cama.

Un beso furtivo o uno tántrico, una mano traviesa, todo eso sirve para avivar la llama del deseo. Quedarse esperando a que la pasión regrese no es una buena técnica para mantener la vida sexual ni mucho menos para recobrar el placer y la alegría en la cama.

Vuelve al pasado y recuerda lo que hacían al principio. Nada venía por sí solo. Retoma todo aquello que hacía que la pareja sientiera deseo. Y si consideras que necesitas orientación, consulta con un psicólogo o sexólogo, pues estos profesionales pueden darte las herramientas que necesitas para solucionar tus inquietudes.

  • DeLamater, J. D., & Sill, M. (2005). Sexual desire in later life. Journal of Sex Research. https://doi.org/10.1080/00224490509552267
  • Zurbriggen, E. L., & Yost, M. R. (2004). Power, desire, and pleasure in sexual fantasies. Journal of Sex Research. https://doi.org/10.1080/00224490409552236
  • Sierra, J. C., Carretero, H., Zubeidat, I., & Reina, S. (2003). Estudio psicométrico preliminar del Test del Deseo Sexual Inhibido en una muestra española no clínica. Revista Internacional de Psicología Clínica y de La Salud = International Journal of Clinical and Health Psychology.