La importancia de sanar el intestino para sanar la piel

Cuando nuestro intestino está intoxicado es posible que nuestra piel lo refleje y presente impurezas, ya que el organismo intenta depurar las toxinas y las expulsa a través de la dermis

Hay muchas personas que, una vez superado sus brotes de acné en su juventud, están inseguras y llenas de dudas por el estado de su piel.

Por ello buscan continuamente alternativas para sanar la piel.

Hay muchos productos en el mercado para el tratamiento de la piel reseca, con propiedades antiarrugas, antienvejecimiento, etc. Sin embargo, también hay que considerar que el exterior de nuestro organismo puede ser un reflejo del interior.

El interior y el exterior afectan para sanar la piel

intestino piel

Un tratamiento para sanar la piel puede hallarse, curiosamente, en una cura del intestino.

No hay que olvidar que nuestra piel está integrada directamente con el funcionamiento vital de nuestro cuerpo.

De hecho, algunas enfermedades de la piel como el acné, la rosácea, eccemas, dermatitis o psoriasis son síntomas claros de que hay más en juego en nuestro cuerpo.

Te recomendamos leer: Errores que cometes a diario y envejecen tu piel

Medicina combinada para sanar la piel

Para el tratamiento de los problemas de nuestra dermis y sanar la piel, es preciso ir más allá del problema superficial.

Es necesario tratarlo de una manera funcional, utilizando una especie de “medicina de sistemas”, como se está denominando.

Este tipo de medicina puede averiguar las causas de algunas dolencias en los sistemas interconectados de nuestro cuerpo.

Por ejemplo, la medicina funcional trata el acné y muchas otras condiciones de la piel como trastornos inflamatorios de nuestro mecanismo autoinmune.

Por todas estas causas, la medicina funcional se centra en la personalización de la atención a las necesidades de cada persona.

Mantén la piel humectada

Pruebas para sanar el intestino y sanar la piel

Para sanar el intestino hay que obtener pruebas de laboratorio, analizar la materia fecal y comprobar el órgano intestinal y la salud del microbioma.

Para mirar y detectar el nivel de bacterias, habría que hacer el análisis de algunos días consecutivos.

Análisis de sangre

Con un análisis de sangre podremos detectar si se ha afectado el sistema de defensa del intestino.

Al permitir que las partículas de alimentos no digeridos y bacterias estén en la sangre se provoca una respuesta inflamatoria en el cuerpo.

Alimentos para curar el intestino y sanar la piel

Mejora la salud de la piel

Los alimentos más perjudiciales para el intestino son los procesados, los que tienen ingredientes tóxicos en su composición.

Todos estos productos no pueden asimilarse de forma correcta.

Entre los alimentos que mejor pueden ayudar a reparar la llamada conexión entre el intestino y la piel, están:

Caldos de hueso

Casi todos lo hemos visto en casa desde muy pequeños. Se trata de un alimento curativo muy tradicional. Y es que tiene un colágeno muy beneficioso para curar la piel y el intestino.

Tónicos herbales

Existen algunos tónicos herbales con alta eficacia para curar las infecciones crónicas.

Uno de ellos es el llamado “amargo sueco”, que se ha mostrado eficaz para la curación de determinadas enfermedades, así como para aportar equilibrio al ácido estomacal.

Verduras y hortalizas fermentadas

Algunas hortalizas fermentadas son excelentes productos para aportar a nuestro microbioma los probióticos beneficiosos, para mejorar el intestino, e indirectamente la piel.

Es conveniente incluir en nuestra dieta:

  • Chucrut
  • Kimchi

Hígado

También es un excelente producto rico en nutrientes biodisponibles. No obstante, no se recomienda tomarlo en exceso.

Aceite de coco

Algunas grasas son fundamentales para sanar este eje intestino-piel. El aceite de coco aporta también beneficios antimicrobianos naturales y es muy beneficioso para mejorar la piel.

Ver también: 6 increíbles beneficios del aceite de coco

Bebidas fermentadas

Determinadas bebidas lácteas fermentadas, como es el caso del kéfir, son ricas en un probiótico muy beneficioso para nuestra piel, y está demostrado que mejoran su aspecto.

El aceite de hígado de bacalao fermentado es otro alimento curativo muy reconocido. Este aceite es rico en determinados nutrientes, como es el caso de las vitaminas A, D y K2.

También es una fuente interesante de curación de la piel.

Algunos ejemplos de la relación entre el intestino y la piel

La psoriasis es uno de los ejemplos más característicos de que nuestro cuerpo intenta eliminar toxinas internas, que filtra a través de las paredes intestinales. Es lo que se conoce como “síndrome de intestino permeable”.

Diferentes estudios han concluido que los pacientes que sufrían enfermedades parecidas a la de Crohn, y a la colitis ulcerosa también presentaban problemas en su piel.

También la enfermedad celíaca suele provocar problemas en la piel. Una buena parte de los intolerantes al gluten también presentan manifestaciones irregulares en su piel.

Categorías: Belleza Etiquetas:
Te puede gustar