La industria azucarera ocultó vínculos con el cáncer y enfermedades cardíacas durante medio siglo

¿Es posible que nuestra salud se pueda ver comprometida por cuestiones económicas que pongan en tela de juicio la ciencia? Durante medio siglo la industria azucarera silenció los resultados de diferentes estudios en su contra

En la actualidad se hacen decenas de advertencias sobre la ingesta de azúcar.

Su contenido se está reduciendo de muchos productos de consumo regular y, además, los gobiernos han tomado medidas, como incrementar los impuestos de las bebidas azucaradas.

Sin embargo, de acuerdo con los nuevos hallazgos de un grupo de investigadores de la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos), la batalla contra esta sustancia pudo haber empezado mucho antes.

Esto hubiera sido posible si la industria no hubiese guardado secretos para mantener sus intereses comerciales.

De acuerdo con el estudio, publicado en la revista PLOS Biology, un grupo comercial de la industria azucarera de Estados Unidos ocultó durante casi 50 años pruebas que relacionan la sustancia con enfermedades cardíacas y cáncer.

La investigación

Azúcar refinada

Los investigadores Cristin Kearns, Dorie Apollonio y Stanton Glantz, de la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos) revisaron varios documentos internos de la industria azucarera.

Tras un detallado análisis, determinaron que, durante casi 50 años, la industria ocultó información importante sobre la relación de la sacarosa con enfermedades graves.

Según los informes, concretamente la Sugar Research Foundation (SRF), conocida ahora como Sugar Association (Asociación del Azúcar), financió en el año 1965 una revisión en el New England Journal of Medicine en la que se descartaban indicios de la relación del consumo de azúcar con los niveles de grasa en sangre y la enfermedad cardíaca.

Años más tarde, esa misma fundación también llevo a cabo otros estudios para analizar dichos vínculos.

Sin embargo, tras conocer los resultados, que apuntaban a una relación entre el consumo de azúcar y la enfermedad cardíaca, y adicionalmente un mayor riesgo de cáncer de vejiga, dejó de financiar las investigaciones y los datos no fueron publicados.

Lee también: Cómo eliminar el exceso de azúcar de tu cuerpo

Resultados ocultos

cancer

La investigación financiada por la SRF, que fue llamada Proyecto 259, fue un estudio en ratas que buscó medir los efectos nutricionales de los organismos bacterianos en el tracto intestinal cuando se consume sacarosa en comparación con almidón.

Los resultados sugirieron que las bacterias intestinales ayudan a mediar en los efectos cardiovasculares adversos del azúcar. Además, se encontraron indicios de su relación con la patogénesis del cáncer de vejiga.

Por este motivo, y con el ánimo de proteger sus intereses, la International Sugar Research Foundation (ISRF), nombre al que cambió la SRF en 1968, abortó la financiación del proyecto antes de que los experimentos finalizaran, a pesar de que ya llevaban 27 meses en marcha.

Ver también: Cómo controlar tus niveles de azúcar en la sangre con estos 5 remedios caseros

Estrategias de manipulación

Estrategias de manipulación

Los investigadores que realizaron este análisis sugieren que los hallazgos de aquel entonces pudieron haber tenido implicaciones para los humanos.

Además, señalaron cómo la ISRF le restó importancia al papel del azúcar en la salud debido a sus intereses comerciales.

Stanton Glantz, uno de los coautores, comparó los métodos “de manipulación” de la industria azucarera con las realizadas por la industria tabaquera.

Sobre esto aseguró que sus hallazgos contribuyen a documentar que sí existen estas prácticas en el sector.

PLOS Biology también menciona que el año pasado la Asociación del Azúcar se defendió ante las conclusiones de una nueva investigación en ratones que vinculaba el consumo de sacarosa con el crecimiento de tumores y metástasis, argumentando que no se ha establecido ningún “nexo creíble”.

Lo más preocupante para los investigadores es que el problema podría ser mayor al que se encontró en los documentos analizados en este estudio.

Los expertos concluyen que uno de los debates que surgen ahora es el hecho de que los efectos del azúcar en la salud estén arraigados con cerca de seis décadas de manipulación de la industria sobre la ciencia.

Te puede gustar