La ira, un enemigo que acaba con tu salud

La ira es sólo uno de los grandes sentimientos que puede experimentar el ser humano. También están el miedo, la tristeza y la alegría.

Todos podemos sentirla en algún momento de nuestra vida, ya que hay infinidad de situaciones que pueden provocar un gran disgusto… Pero ¿qué nos ocasiona esta en nuestro cuerpo?

Sin embargo, hay personas que pueden presentar estados de enojo o ira con más facilidad, frecuencia e intensidad que otras. Esto hace que reaccionen de manera brusca e intolerante ante cualquier situación que les incomode o con la que no están de acuerdo.

Estas reacciones, en la mayoría de los casos, fuera de provocar fuertes discusiones, pueden llevar a respuestas mucho más fuertes, como agresiones físicas. Además, estos ataques de ira pueden afectar a quienes están a nuestro alrededor.

Asimismo, también pueden generar problemas en nuestro organismo. Por eso, vamos a conocer juntos los efectos dañinos que la ira puede provocar…

¿Cuáles pueden ser las causas de la ira?

Las causas de la ira —a pesar de muchas investigaciones— aún no han podido ser entendidas por completo. Cada ser humano reacciona con rabia ante diferentes situaciones, aunque estas pueden ser muy diferentes de una persona a otra.

Por lo general, suele depender de la edad, el sexo y los niveles de educación. También pueden influir los diferentes estados de ánimo que presente la persona en ese momento.

Lee también: Cómo distanciar a las personas tóxicas que afectan tu vida

¿A qué peligros nos exponemos con ira?

pareja gritándose

Al reprimir la ira, se puede hacer mucho mal a la salud psicofísica. Así, esto nos puede provocar problemas de depresión u otros dolores, por ejemplo de cabeza. Así, no sacar a tiempo los sentimientos de rabia puede ser la causa de ciertos problemas de salud.

No obstante, explotar y gritar descontroladamente también puede ser peligroso. Esto se debe a que cuando nos enfadamos, nuestra presión arterial aumenta, lo que podría acabar provocándonos algunos problemas cardíacos.

Quizás te interese: Las mejores técnicas de relajación en la oficina

¿Qué se puede hacer para evitar enojarnos?

Aprender a controlar la ira es la mejor manera de evitar muchos problemas. Si se conocen bien todas las situaciones que desencadenan estos ataques, es muy conveniente hacer todo lo posible por evitarlas.

Sin embargo, en ocasiones es muy difícil evadir estas situaciones. Por eso, lo fundamental es controlar al máximo las reacciones agresivas que puedan desencadenar problemas irreparables.

Recuerda…

La recomendación especial que se debe tener en cuenta es alejarse lo más pronto posible de las situaciones que provocan rabia. De lo contrario, se puede acabar convirtiendo en una verdadera bomba de tiempo. Y esta puede explotar en el momento menos pensado y de la forma más peligrosa, con consecuencias fatales para la salud en algunos casos.

Si existen algunas cosas con las que no estás de acuerdo con ciertas personas, trata de remediar la dificultad de la mejor manera. Evita llegar a descontrolarte, aunque tampoco guardando tus inconformidades, ya que en el momento menos esperado puedes explotar.

No lo olvides: las cosas se deben hablar para encontrar soluciones, no para empeorarlas.