¿Qué es la lluvia dorada?

Claudia Pamela Forestello 11 mayo, 2018
La lluvia dorada es una expresión metafórica utilizada para representar una parafilia sexual asociada a la orina, como fuente de placer. Lo cierto es que no es una práctica para todo público, pero tiene sus adeptos.

Para muchos, la lluvia dorada es una incógnita y para otros tantos, una escena que ronda lo pornográfico. Pero hay que decir que es parte del acto sexual que ciertas personas practican con gran satisfacción.

Es verdad que no es apta para todo público, aunque sus adeptos aseguran que el clímax es alucinante. En las relaciones sexuales existen cientos de posturas y fantasías en las que se ponen en juego diferentes sensaciones.

Algunas personas se excitan con besos y otras, con objetos sexuales. Pero, también están quienes se encienden con la orina. Presentado así, parece una locura, pero hay que entenderlo con mayor profundidad. Y tal vez, luego se despierte el interés por incorporar la experiencia en el próximo encuentro íntimo.

¿A qué se llama lluvia dorada?

Tipos de parafilia.

Es una forma poética de nombrar a la urolagnia, una parafilia a través de la cual se logra el placer orinando o dejándose orinar por el compañero íntimo. Es más común en las parejas que practican sexo sadomasoquista, aunque no se limita solo a estas.

La base es el juego de roles. A partir de este, uno de los dos toma un papel dominante y el otro, uno sumiso desde el cual recibe órdenes. En el sexo, las alternativas parecen infinitas y siempre queda algo nuevo por conocer; la lluvia dorada se encuentra en el grupo menos higiénico o conservador.

Sin embargo, se le interpreta como un acto de liberación sumamente placentero y desestresante. Implica incorporar al placer de los encuentros sexuales esa sensación de felicidad que genera orinar luego de retener durante un tiempo.

Para el hombre adepto a esta práctica, la lluvia dorada también supone dejar de lado esa persona que tiene el mando de todo. Implica olvidarse de los compromisos y responsabilidades para entregarse, como un fiel servidor, al control de su mujer.

Te interesa leer: 7 juegos eróticos con los que desafiar a tu pareja.

Ser humillado y dominado por ella, le da la oportunidad de ser otra persona, al menos por un momento.

¿Dónde practicar la lluvia dorada?

Las personas que tienen entre sus preferencias la práctica de la lluvia dorada sienten excitación por la orina en sí. También, están aquellos que comienzan a sentir mayor atracción sexual con el olor e incluso, hay quienes se atreven a saborearla.

El lugar debe ser bien elegido, ya que luego de finalizado el acto sexual este podría quedar muy mojado. Los menos osados eligen llevarla a cabo en la ducha o en una pileta. De esta manera, el fluido se limpia rápidamente con el agua del baño y no habrá mucho más por hacer.

Otros prefieren hacerlo en el piso o sobre superficies fáciles de lavar y secar. Y hay quienes no pueden resistir los deseos del momento y lo hacen donde se encuentren.

Lluvia dorada en la ducha.

Hay que recordar que la cama o algunos muebles pueden verse deteriorados si se los somete periódicamente a este líquido, sin cuidados previos. Además, el olor puede impregnarse y no todos los invitados se sentirán muy cómodos con el mismo.

Es cuestión de saber equilibrar el buen gusto con los placeres íntimos. Si bien nada está prohibido, tampoco es agradable que todos alrededor se vean afectados por las elecciones sexuales individuales.

Riesgos de la lluvia dorada

Las enfermedades de transmisión sexual no se transmiten por la orina, por lo que no existe un riesgo mayor con esta práctica. Pero, sí existe la probabilidad de contraer infecciones por bacterias transmitidas a través de la orina, más aún si el acto implica tragarla.

Practicar lluvia dorada.

Las hepatitis de grado A y B representa otro de los riesgos latentes de la urolagnia. Asimismo, quienes llevan a cabo esta práctica pueden reaccionar de manera alérgica a los componentes de la orina. En este caso, los síntomas serán notorios en la piel, tal como irritación o picazón.

Para disminuir las probabilidades de estos riesgos se recomienda utilizar el líquido intermedio, ya que al inicio y al final hay mayor concentración de bacterias.

Reflexión

Como en todas las relaciones sexuales, y mucho más cuando se trata de cumplir fantasías de uno, el consenso es lo primero. Ambos tienen que estar plenamente convencidos de lo que harán. De lo contrario, hay que evitar esta práctica.

Si se hace forzadamente, puede causar un daño psicológico y obviamente esa no es la idea. El fin verdadero y único del sexo es encontrar la felicidad en pareja.

Te puede gustar