La malaria o paludismo: causas y síntomas

Este artículo fue redactado y avalado por la farmacéutica María Vijande
11 mayo, 2019
Los síntomas de la malaria se manifiestan normalmente unas pocas semanas después de la picadura de un mosquito infectado. Sin embargo, algunos tipos de parásitos de malaria pueden permanecer latentes en el cuerpo hasta por un año.

La malaria es una enfermedad también conocida con el nombre de paludismo. Es una infección causada por un parásito que se desarrolla de forma habitual en las zonas tropicales con clima cálido.

Es una enfermedad potencialmente mortal. Se calcula que en el 2016 hubo 216 millones de casos de malaria en 91 países, lo que significa un aumento de aproximadamente 5 millones con respecto al año anterior.

Por otra parte, es una enfermedad cuya vía de contagio directo entre humanos es que una mujer embarazada lo transmita por vía placentaria al feto, por transfusiones sanguíneas de donante que han padecido la enfermedad, o bien, por la transmisión directa a través de la picadura de un mosquito portador del parásito.

En cuanto a la forma de prevención, hubo un intento de una vacuna sintética contra la malaria en el año 1997. Los encargados de su desarrollo fueron los miembros del equipo científico de Manuel Elkin Patarroyo.

Los resultados de esta vacuna fueron desiguales. Alcanzaron un máximo de eficacia del 28 % en Sudamérica. En el año 2010, la vacuna aparecía catalogada como “inactiva” por la OMS.

¿Qué causa la malaria?

Mosquito
La malaria o paludismo es una enfermedad parasitaria que se transmite a través de la hembra del mosquito Anopheles.

Esta enfermedad es el resultado de una infección por un tipo de parásito que utiliza como hospedador un género concreto de mosquito. El parásito es el Plasmodium falciparum; el mosquito es del género Anopheles.

Una vez que el mosquito pica a un humano, los parásitos viajan a través del torrente sanguíneo hasta el hígado. En este órgano, maduran y producen otra forma de parásitos llamada merozoítos.

Estos parásitos vuelven a introducirse en el torrente sanguíneo e infectan a los glóbulos rojos. Una vez allí, se multiplican y las células se rompen al cabo de 48 a 72 horas. La mayoría de los síntomas son causados por:

  • La liberación de merozoítos en el torrente sanguíneo.
  • Anemia resultante de la destrucción de los glóbulos rojos.
  • Grandes cantidades de hemoglobina libre liberada en la circulación después de la ruptura de los glóbulos rojos.

Lee también:¿Qué hacer para bajar la fiebre? Consejos a tener en cuenta

¿Cuáles son sus síntomas?

Los síntomas de esta enfermedad se manifiestan normalmente unas pocas semanas después de la picadura de un mosquito infectado. Sin embargo, algunos tipos de parásitos de malaria pueden permanecer latentes en el cuerpo hasta por un año. Un cuadro clínico de malaria se caracteriza normalmente por los siguientes signos y síntomas:

  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor y fatiga muscular.

Además de los anteriores, un paciente que padece paludismo también puede presentar otros síntomas como una sudoración excesiva, dolor en el abdomen o en el pecho y tos.

Algunas personas con malaria experimentan ciclos de “ataques” de malaria. Los ataques suelen comenzar con temblores y escalofríos, acompañados de fiebre alta y seguidos de transpiración. Después, el paciente recupera la temperatura normal.

Complicaciones

Mujer en cama con fiebre
Si tras un viaje a un lugar endémico hemos experimentado fiebre y otros síntomas, debemos acudir de inmediato a un médico

La malaria es una enfermedad que, como hemos dicho, puede ser mortal, sobre todo la que se produce por la variedad de parásitos que son comunes en las regiones tropicales de África. En la mayoría de los casos, las muertes se relacionan con una o más complicaciones graves, las cuales incluyen las siguientes:

  • Malaria cerebral: si los glóbulos con parásitos bloquean los pequeños vasos sanguíneos del cerebro, se puede producir una inflamación del mismo pudiendo causar convulsiones e incluso coma.
  • Problemas respiratorios: si se produce un edema pulmonar, esto puede ocasionar problemas en la respiración.
  • Fallos en el funcionamiento de ciertos órganos: la malaria puede hacer que fallen órganos como el bazo o el hígado, haciendo que el paciente llegue incluso a morir.
  • Anemia: disminución del número de glóbulos rojos.
  • Hipoglucemia: este estado de bajo nivel de azúcar en sangre podría conducir a un estado comatoso o a la muerte.

Quizás también te interese leer: Los 7 mejores alimentos para combatir los parásitos intestinales

Tratamiento de la malaria

Hay que distinguir entre las diferentes formas de paludismo. La forma no complicada, es la que se produce por parásitos que no son de la especie falciparum, se trata normalmente con un medicamento llamado cloroquina. Este fármaco se administra por vía oral.

Además de la cloroquina, existen otras alternativas para la malaria leve como la quinina o la pirimetamina-sulfadiazina. En las zonas donde los plasmodios son resistentes a la cloroquina, puede emplearse además la mefloquina.

Por otra parte, en los casos de paludismo severo, normalmente producido por Plasmodium falciparum y con mucha frecuencia resistente a cloroquina, se trata con quininia por vía intravenosa, aunque en los últimos años se utilizan nuevos fármacos como la artemisina, la mefloquina o la halofrantina.

  • Ashley, E. A., Pyae Phyo, A., & Woodrow, C. J. (2018). Malaria. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(18)30324-6
  • Atkinson, J.-A. M., Fitzgerald, L., Toaliu, H., Taleo, G., Tynan, A., Whittaker, M., … Summary, E. (2015). WHO | Malaria. Human Resources for Health. https://doi.org/10.1186/1478-4491-9-21
  • Kirby, M. J., Green, C., Jasseh, M., Conway, D. J., & Swlindsaydurhamacuk, S. W. L. (2008). Malaria Journal. Malaria Journal. https://doi.org/10.1186/1475-2875-7-2