La meditación, una alternativa para los castigos de los niños

Gracias a la meditación los niños son capaces de centrarse más en las clases e incluso disminuyen sus brotes de ira y aprenden a empatizar con el prójimo

¿Qué pasaría si sustituyésemos los castigos por la meditación? Llevamos ya muchos años siguiendo el mismo régimen correctivo para intentar que los niños aprendan de sus errores.

Sin embargo, este tipo de sanciones han perdido credibilidad. Ahora, los más pequeños se ríen cada vez que los ponen contra la pared o a copiar cien veces “no volveré a hablar en clase”.

Descubre: Claves para educar niños responsables y felices

La sociedad avanza, las personas cambiamos, la educación se actualiza y las forma de enseñar también.

Así, ha llegado el momento de utilizar uno de los métodos que más ayudan a los adultos y, ahora, a los niños.

La sala mindful

sala-mindful

Esta ingeniosa propuesta surgió en una escuela estadounidense, el centro de primaria Robert W. Coleman. El proyecto se realizó junto con la organización sin ánimo de lucro Holistic Life Foundation.

Fue en esta institución educativa donde animaron a los maestros a utilizar la meditación en lugar de los castigos.

A esa sala especial donde los niños irían si no se portaban bien, si no hacían los deberes o se peleaban, se le puso el nombre de “sala mindful” (que podría traducirse como “del momento consciente”).

Tal vez te preguntes cómo es posible que esto haya podido tener algún éxito. Los propios maestros dudaban de los beneficios de su aplicación.

Lee: 2 minutos de meditación para estar más sanos…

Los niños son muy rebeldes y sentarse, estarse quietos y solo respirar puede ser bastante aburrido. Sin embargo, los resultados feron sorprendentes.

Fue el propio director del colegio el que descubrió que los alumnos habían mejorado su comportamiento, se mostraban menos irascibles y eran capaces de reflexionar acerca de sus malos actos.

niña-con-flor

La meditación nos ayuda siempre

Meditar no solo implica sentarse en silencio y pensar. Va mucho más allá. Te permite encontrarte contigo mismo, saber cómo eres, dónde fallas, cuáles son tus puntos débiles y los fuertes…

La meditación te ayuda a calmarte y a eliminar el estrés que, a veces, impregna nuestra vida. Además, nos aleja de la ansiedad y de las preocupaciones sin fundamento.

Los niños también están sometidos a una gran presión.

En ocasiones, esa ira que provoca que se peleen con otros o que se rebelen contra el profesor tiene su origen en una serie de actividades que los sobrepasan.

No nos olvidemos de que los más pequeños necesitan tiempo para disfrutar. Claro que deben formarse, pero estar continuamente en clase y en diversas actividades extraescolares puede saturarlos.

Muchos padres podrían meditar con sus hijos en casa. El problema es que creen que no tienen tiempo y tampoco se han molestado en aprender las técnicas precisas para llevar esto a cabo.

Familia-meditando-junta

No te pierdas: Aprende a meditar brevemente para quitar las tensiones

Sin embargo, lo que no contemplan es que esta práctica es necesaria y muy beneficiosa. No es una pérdida de tiempo, ni algo prescindible.

Lo queremos entender así porque requiere de una gran concentración e interés por conocernos de verdad.

Una solución moderna

Sin duda, continuamos dándole muy poca importancia a cultivar nuestro interior y consideramos una tontería el yoga, la meditación y toda actividad relacionada con nuestra parte más espiritual.

¿Qué pensarías si ahora mismo pudiésemos abrirte los ojos ante los beneficios de la meditación?

Aquí te dejamos algunos de ellos que pueden beneficiar a los niños desde el primer momento en que empiecen a practicarla:

  • Los niños aprenden a estar más calmados y son capaces de controlar sus “brotes de ira”. Incluso, las pataletas disminuirán de forma notable.
  • No solo son capaces de centrarse en el presente, de olvidar el pasado y el futuro y vivir el ahora, sino que esto les ayudará a no perder la concentración en clase.
  • Disfrutarán y valorarán las pequeñas cosas que tienen a su alrededor y que poseen. Sin necesidad de anhelar lo que, en realidad, no necesitan.
  • Serán capaces de empatizar, de entender mejor a sus amigos y ser más generosos. Dejarán de lado ese egoísmo tan predominante en los niños.
  • Se conocerán, descubrirán cómo sienten y piensan. Todo esto les ayudará a ser conscientes de que, a veces, no tienen por qué buscar culpables donde no los hay, sino responsabilizarse de sus propios actos.
  • Aprenderán que el error es un empuje y que el perfeccionismo es inalcanzable. Podrán tener metas sanas sin frustrarse, sin sentirse decepcionados…
niño-con-flor

Antes de irte descubre: Educa a los niños en felicidad, no en la perfección

Como puedes observar, los adultos podrían aprender mucho de todas estas enseñanzas que la meditación les aporta a los niños.

Ahora viene la gran pregunta… ¿Sustituirías tú los castigos por la meditación?

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar