La mejor forma de preparar caracoles y sorprender a tu familia

Además de ser bajos en calorías, los caracoles nos aportan gran cantidad de proteínas y combinan a la perfección con todo tipo de salsas, hierbas y aliños.

Para dar inicio a esta serie de recetas con caracoles, es necesario que entiendas que realizarlas no es tan difícil como a priori puedas pensar. De hecho, gran parte del truco de estas preparaciones es que puedes innovar y también se combinan muy bien sin arruinar la presentación.

Las recetas que hoy aprenderás con caracoles te proporcionarán las mejores ventajas de este ingrediente. Y es que, por si no lo sabías, este molusco tienes propiedades bastante interesantes. Sigue leyendo.

Los caracoles

El organismo extrae las proteínas del caracol y las emplea para sí mismo en la reconstrucción de tejidos como, por ejemplo, los que componen la masa muscular. Además, es un alimento con muy pocas calorías.

Es más, por tratarse de un elemento tan poco usado en preparaciones y con poco conocimiento para el público en general, te hemos recopilado y detallado la mejor información. Verás como, con simples pasos, podrás descubrir platos que contienen caracoles y que son deliciosos.

Mejores recetas para preparar con caracoles

Plato de caracoles con setas.

1. Caracoles con setas y vino blanco

Lo mejor de emplear los caracoles en una receta es que puedes hacerlo en compañía de otros ingredientes tan nutritivos y atractivos como los champiñones, por ejemplo. Ahora bien, falta que descubras qué necesitas para llevarla a cabo desde casa.

Ingredientes:

  • 3 tazas de caracoles (450 g).
  • 1 ½ tazas de champiñones (300 g).
  • 1 ½ tazas de otras setas (300 g).
  • 1 taza de vino blanco (250 ml).
  • 2 tazas de caldo de pollo (500 ml).
  • 2 cucharadas de vinagre de vino (30 ml).
  • 4 chalotes (100 g).
  • 3 dientes de ajo sin piel.
  • 2 cucharadas de mantequilla (40 g).
  • ½ vaso de crema fresca (100 ml).
  • 2 cucharadas de perejil molido (30 g).

Preparación:

  1. Lo primero que debes hacer es limpiar y trocear bien cada ingrediente, incluyendo cada caracol que emplearás en la receta.
  2. Luego, procede a picar los chalotes y el ajo.
  3. Después, derrite en una sartén la mantequilla e incorpora los chalotes con los trozos de ajo y deja que salteen en el fuego medio durante 3 minutos.
  4. Pasado ese tiempo, deberás agregar de poco en poco cada caracol que tengas en las tazas, el caldo de pollo, los champiñones, las tazas de vino blanco y, por último, las otras setas.
  5. A continuación, deberás salpimentar y dejar que hierva durante 15 minutos. Pasado el tiempo indicado, añade la crema fresca y, si lo deseas, un poco más de ajo.
  6. Por último, el guiso estará listo pasado los 15 minutos y podrás disfrutarlo espolvoreando un poco de perejil molido por encima.

Descubre: 3 recetas deliciosas con champiñones.

2. Mantequilla de ajo y caracol

Plato de caracoles rellenos.

No pienses por un instante que esta receta carecerá de sabor y que solo se trata de un tipo de crema para untar. Lo cierto es que va más allá de lo que puedes imaginar. De hecho, descubrirás un pequeño truco para que los pequeños en casa, si son reacios a este ingrediente, puedan también comerlo ¡sin saber qué es!

Ingredientes:

  • 3 tazas de caracoles (450 g).
  • 4 dientes de ajo sin piel.
  • 1 taza de mantequilla (200 g).
  • 2 chalotes.
  • 1 cucharada de sal (15 g).
  • 1 pizca de pimienta negra molida.

Preparación:

  1. Comienza picando los ajos, perejil y el chalote en trozos que sean pequeños. Puesto que la idea es que puedas emplearlos dentro de la mantequilla que estás por hacer.
  2. A continuación, con la mantequilla a temperatura ambiente, añade los aliños ya picados, mezcla bien y deja en reserva.
  3. Después, en una olla con agua hirviendo, procede a introducir cada caracol, sin retirar su concha, y deja que se cocinen durante 5 minutos.
  4. Una vez cocidos, deberás sacarlos de su concha y limpiar muy bien la suciedad.
  5. Después, tendrás que pasar por sal cada caracol durante intervalos de 15 minutos.
  6. Casi para terminar, tendrás que rellenar cada concha de caracol con la carne ya salada y una pequeña porción de la mantequilla de ajo que acabas de hacer.
  7. Repite hasta terminar con la totalidad de conchas. Recuerda, la carne de caracol también la emplearás dentro del relleno.
  8. Por último, lleva al horno a 210ºC durante 10 minutos. Cuando notes que la mantequilla está hirviendo, podrás retirarlos y servirlos para disfrutar.

No te pierdas: 10 maneras de condimentar tus alimentos de manera saludable.