La menstruación irregular tras el parto

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 19 enero, 2019
Thady Carabaño · 6 junio, 2018
Cuándo volverá la regla después del embarazo es una preocupación recurrente en muchas madres primerizas, pero no tiene por qué suponer un problema

Es muy común tener la menstruación irregular tras el parto. Es de las preocupaciones más frecuentes entre las madres que acaban de dar a luz, en los consultorios médicos y en infinidad de portales o foros por Internet.

Recuperar los niveles hormonales previos al embarazo hasta tener una menstruación regular toma un tiempo. Por supuesto, ese periodo de recuperación varía de una mujer a otra, no solo porque cada cuerpo es distinto, sino también por la lactancia (o ausencia de lactancia) del bebé.

Por qué ocurre la menstruación irregular tras el parto

La menstruación irregular tras del parto es normal. Ver la primera menstruación y recuperar una cierta regularidad suele retrasarse porque los cambios hormonales del embarazo no terminan con el nacimiento del bebé, sino que siguen ocurriendo.

Mujer son su bebé tras el parto

Recuperar esa normalidad puede demorar desde 2 meses hasta un año, o incluso 18 meses. Es más, una vez que por fin baja la primera menstruación después del parto, todavía puede tardar dos, tres o más períodos antes de regularizarse.

La menstruación irregular tras el parto está ligada a la capacidad de la mujer para producir leche. Una vez que la placenta es expulsada a través de un parto vaginal o natural, o retirada mediante una cesárea, se dispara la producción de prolactina, la hormona de la lactancia materna.

¿Cómo trabajan las hormonas femeninas?

Progesterona, estrógenos y prolactina son las hormonas responsables de la menstruación irregular tras el parto. Durante el embarazo, la prolactina se encarga del desarrollo de las mamas, y la progesterona y los estrógenos controlan que la prolactina no inicie la producción de leche.

Cuando nace el bebé, la producción de progesterona y estrógenos decae e impide que se reanude el ciclo menstrual. Se mantendrá en niveles mínimos durante varios meses en los que la prolactina aumentará hasta convertirse en la nueva protagonista. Esta hormona estimula la producción de la leche que alimentará al bebé.

Este delicado equilibrio hormonal no solo brinda a la mujer la certeza de que su cuerpo tiene la capacidad de amamantar, sino que además la libera de la menstruación mientras atiende los exigentes cuidados de un recién nacido. ¡Sí, te libra de la menstruación! ¿No te parece fabuloso?

Leer también: ¿Se puede dar leche materna y de fórmula en el mismo biberón?

¿Cómo es la menstruación durante la lactancia?

Tanto si la madre amamanta de forma exclusiva, o si combina la lactancia materna con fórmulas lácteas, la prolactina estará en sus niveles más altos los primeros meses de vida del bebé, con lo cual la progesterona y los estrógenos no serán dominantes. Se mantendrán así mientras el bebé siga mamando.

Bebé amamantando

En este contexto, la menstruación no aparece. La producción de estrógenos y progesterona es mínima, con lo cual la amenorrea es la nueva realidad de la mujer.

Una mujer que amamanta puede volver a ver la menstruación de 6 a 18 meses después del nacimiento de su bebé. Por supuesto, también se puede dar mucho antes y ver las primeras menstruaciones a los 3 o 4 meses del parto.

Después de que baje primera regla, lo habitual es que igualmente el período sea irregular. Puede variar la duración y regularidad del ciclo, y la cantidad de flujo. La menstruación irregular tras el parto indica que, probablemente, tu ciclo menstrual no volverá a ser como era antes del embarazo.

¿Y si no estoy amamantando?

Cuando la madre decide no amamantar o no puede hacerlo, el proceso de regularización del ciclo menstrual es más rápido, pero no es inmediato. La prolactina se dispara después del parto, pero es la succión del bebé la que aumenta la producción de leche y de prolactina.

Al no haber producción de leche, los niveles de prolactina irán disminuyendo paulatinamente. A medida que desciende la prolactina, se reactiva la producción de progesterona y estrógenos.

La mujer que no amamanta puede ver su primera regla a los 2 o 3 meses. Para muchas de ellas, el periodo no volverá a ser como era antes del embarazo.

El ciclo puede alargarse o acortarse, el flujo puede ser mayor o puede ser menor. También puede aparecer o desaparecer el síndrome premenstrual. La recuperación después del embarazo toma su tiempo; cada mujer tiene a su propio ritmo.

Te interesa leer: 6 razones por las que puedes tener una menstruación irregular

¿Si la menstruación es irregular me puedo quedar embarazada?

La respuesta es: sí. aunque hay menos probabilidades de que ocurra, puede ocurrir.

Quedar embarazada

Mientras el ciclo se regulariza es difícil determinar cuáles son los días fértiles. Incluso a muchas mujeres les ha pasado que no llegan a ver la primera menstruación cuando ya están embarazadas.

Al iniciar las relaciones sexuales después de la famosa cuarentena, lo ideal es no confiarse y usar métodos anticonceptivos extras, como los condones de látex o anticonceptivos orales.

Aunque la lactancia materna puede ser un buen anticonceptivo natural, no es completamente fiable. Hay probabilidades de que te quedes embarazada de nuevo.

La menstruación irregular tras el parto es la realidad de la mayoría de las madres. Si a pesar de todo estás preocupada por la irregularidad del periodo, no dudes en consultar con un ginecólogo.

  • Santana Pérez, F., Gisel Ovies Carballo, D., and Padrón Durán, R.S. (1999). MÉTODO DE LACTANCIA AMENORREA COMO ANTICONCEPCIÓN POSPARTO EN UN ÁREA DE SALUD URBANA. Rev Cubana Endocrinol 10, 110–115.
  • Cetina, T.C.D.E., and Polanco-Reyes, L. (1996). La amenorrea de la lactancia como método de planificación familiar. Salud Publica de Mexico 38, 58–63.
  • Valdés G, P., and Orellana C, J.J. (2007). ¿Son los niveles de prolactina y estradiol al tercer mes posparto factores predictores del tiempo de aparición de la primera menstruación posparto?: Modelo predictivo mediante análisis de sobrevida. Revista Medica de Chile 135, 419–426.