¿La miel ayuda a adelgazar?

Gracias a su sabor, la miel nos ayuda a calmar la ansiedad y la necesidad de consumir alimentos dulces, a la vez que activa el metabolismo.

El resultado del incansable trabajo de las abejas tiene como resultado la miel, la cual goza de muchas propiedades para los seres humanos, y por ello se recomienda consumirlo, entre otras cosas, para curar enfermedades.

Si se emplea de manera externa es muy buena para mejorar la salud de la piel y el cabello. ¿Pero qué sucedería si te dijéramos que la miel sirve para adelgazar?.

En este artículo te explicamos el porqué de nuestra afirmación.

La dieta de la miel

La dieta de la miel

Hay médicos que siempre han confiado en los beneficios de la miel, en especial para afecciones de garganta y resfriados, lo que no todos saben es que una cucharada de este producto todas las noches también puede ayudarnos a bajar de peso.

Si bien no existen los milagros “adelgazantes”, lo cierto es que la miel genera cambios en el metabolismo que nos ayudan a bajar los kilos de más:

  • Para empezar porque reduce los antojos de comer cosas dulces.
  • La cantidad de azúcar que contiene la miel es suficiente como para saciar la ansiedad por el chocolate o una porción de pastel.
  • Lo mejor de todo es que la calidad es superior y no genera dependencia (como sí lo hace el azúcar refinado, por ejemplo).
  • La miel además actúa como un antiestrés y un reductor de la ansiedad y los nervios.

Los resultados de las investigaciones sobre los poderes adelgazantes de la miel, afirman que cuenta con azúcares naturales que tienen la capacidad para indicarle al cerebro que ya ha recibido una dosis suficiente de azúcar.

¿Quieres conocer más? Lee: 5 cosas sorprendentes que generan ansiedad

Miel

Si comemos dulces por la noche, puede provocar que no podamos dormir como corresponde, nos despertemos en medio de la noche o tengamos insomnio.

Está comprobado que un buen descanso nos ayuda a bajar de peso ya que durante la noche se llevan a cabo ciertos procesos de reparación de los músculos y quema de grasa.

Entonces, si consumimos una cucharada de miel antes de dormir estamos saciando el apetito por lo dulce sin generar adicción (ya que la fructosa que contiene es natural y de alta calidad) y, al mismo tiempo, dándole la oportunidad al cuerpo para que descanse y se recupere como corresponde.

Miel, canela y agua: ¿la receta ideal?

Miel, canela y agua

Hay varias teorías sobre los poderes de la miel para bajar de peso. Además de consumir una cucharada antes de dormir podemos aprovechar sus bondades durante el día (pero sin excedernos en las cantidades).

Es preciso dejar de ingerir por completo los productos con azúcares procesados. Aunque te parezca imposible no es así. No olvides que con la miel estarás saciando la necesidad por los dulces.

  • Endulza tus postres, frutas e infusiones con miel (la encuentras en varias presentaciones, más líquida o más sólida, más o menos azucarada, etc.) e incorpora más frutas, verduras y legumbres en tu alimentación diaria.
  • Deja de lado las harinas, los refrescos y las grasas.
  • Bebe dos litros de agua a diario y no te olvides del ejercicio.

De esta manera estarás ayudando a tu organismo a que queme las grasas y elimine las toxinas acumuladas.

Muchos deportistas consumen cada día un vaso de agua con miel y canela para complementar su dieta. La buena noticia es que no hace falta ser un gran atleta para aprovechar las bondades de este producto. Aquí te proponemos una receta muy sencilla:

Ingredientes

  • Agua caliente (200 ml).
  • Miel (25 g).
  • Canela en polvo.

Preparación

  • Calienta el agua y, cuando llegue a ebullición, añade la miel y la canela y mezcla bien.
  • Bebe antes de dormir y cuando te levantes (media hora antes de desayunar).

No olvides leer: 3 infusiones caseras para disfrutar de tu merienda

Postres

En aquellos momentos en que la ansiedad te invade y ya no sabes qué hacer para dejar de pensar en comer cosas dulces, esta infusión te puede ser de mucha utilidad.

Se recomienda en las mujeres con síndrome premenstrual, en personas nerviosas, cuando tienes demasiado trabajo o estás ansioso por algo.

En el caso de que, además, desees bajar algunos kilos, también te vendrá de maravilla.

Y es que uno de los problemas habituales de las personas con sobrepeso es que no pueden controlar su ansiedad por comer aunque no tengan apetito.

Prueba esta receta y analiza los resultados.