La migraña en la mujer: causas y tratamiento

Valeria Sabater·
15 Mayo, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli al
03 Diciembre, 2018
Por nuestros ciclos hormonales, es posible que el tratamiento que ayer nos asentó de manera positiva, pues hoy no surta ningún efecto. Además, las migrañas suelen acentuarse tras la menopausia.
 

La migraña afecta a cerca del 13 % de la población y es un trastorno doloroso e incapacitante que incide sobre todo en el sexo femenino. ¿Por qué razón? Diversos estudios clínicos, como el realizado hace unos años en la Unidad de gastroenterología y nutrición del Hospital Quirón de Barcelona, nos dicen que, además de ser una dolencia hereditaria, tiene que ver con una enzima muy determinada.

Te damos toda la información en este artículo, invitándote, además, a que pongas en práctica estos sencillos consejos que, sin duda, te serán muy útiles.

¿Qué causa la migraña en la mujer?

migraña

Según el doctor Ramón Tormo, neurólogo del Hospital Quirón de Barcelona, tres de cada cuatro personas que sufren migrañas son mujeres. Es muy posible que conozcas lo que implica vivir con esta dolencia, las bajas laborales que en muchas ocasiones suele ocasionar y la larga peregrinación a médicos y especialistas que debemos realizar hasta encontrar un tratamiento adecuado.

¿Por qué razón son las mujeres quienes más padecen migrañas? Y más aún… ¿Existe un remedio efectivo que permita poder evitar las migrañas para tener una mejor calidad de vida?

Puede interesarte: 7 enfermedades que afectan más a las mujeres que a los hombres

Las conclusiones a las que han llegado los médicos son las siguientes:

1. El déficit de una enzima, causa de las migrañas en la mujer

Migraña
 

Empezaremos haciéndote una sencilla pregunta: ¿Alguien más en tu familia padece migrañas aparte de ti? Según las conclusiones a las que se llegaron en este estudio, la migraña se debe al déficit de la enzima DAO (Diamino Oxidasa).

Este déficit es además hereditario, por lo que se transmite genéticamente de padres a hijos y es el que ocasiona las temidas migrañas. Ahora bien, es posible que te preguntes qué función cumple esta enzima y por qué su déficit provoca dicha dolencia. Las razones son las siguientes:

  • La enzima DAO es la encargada de destruir una molécula llamada histamina, la cual está presente en muchos de los alimentos que tomamos a diario, como pueden ser lácteos, carnes, cítricos. Así lo muestra este estudio. Una vez degradada en el organismo, se elimina a través de la orina.
  • Cuando tenemos un nivel muy elevado de histamina en sangre se acumula en el plasma originando procesos inflamatorios, que nos cuesta más hacer las digestiones y que, además, altera la bioquímica cerebral, lo que provoca la aceleración del flujo sanguíneo y la inflamación de diversos tejidos cerebrales.

2. La migraña y las alteraciones hormonales en la mujer

menstruacion_
 

Existe otra interesante razón por la cual el déficit en la enzima DAO afecta en mayor grado al género femenino.

Se trata de las alteraciones hormonales que sufrimos a lo largo de nuestra vida debido a la ovulación, las menstruaciones y la menopausia. Todo ello incide en estas dimensiones que también debemos tener en cuenta:

  • Las hormonas femeninas y los ciclos a los que nos vemos sometidas provocan que tengamos además un déficit natural de la enzima DAO. De ahí que sea habitual ese clásico dolor de cabeza durante el periodo menstrual. Ahora bien, si además padecemos una deficiencia heredada de nuestros progenitores, la situación se agrava aún más.
  • Es interesante saber que, durante el embarazo, la placenta activa la producción de la enzima DAO para proteger al feto. Por ello, a lo largo de esos 9 meses no sentimos los molestos efectos de la migraña. Como lo explica este estudio, hay un cambio en el metabolismo de la histamina durante el embarazo.
  • Por ello, los tratamiento que se pueden seguir dependerán del momento del ciclo: la fase premenstrual o la menstruación o la menopausia. En este último caso, las migrañas pueden experimentarse con más intensidad.

Tratamiento más adecuado para las migrañas

Lee también: Síndrome de la cabeza explosiva: ¿lo has sufrido alguna vez?

La migraña está relacionada con una intolerancia a la Histamina, presente en lácteos y cítricos.
 

Ahora ya tenemos claro que lo que se hereda no son las migrañas en sí, sino el déficit en la enzima DAO, lo cual ya nos ofrece la posibilidad de recurrir al tratamiento farmacológico que equilibrará el nivel de esta enzima en concreto.

No obstante, será siempre tu neurólogo quien te ofrezca las pautas más indicadas, puesto que, a pesar de tener claro que el 90 % de las migrañas se debe a la falta de esta enzima en nuestro organismo, las causas del otro 10 % aún  se desconocen.

¿Qué tipo de estrategias podemos seguir para reducir la incidencia de las migrañas? Toma nota de estos consejos que puedes aplicar en tu día a día:

  1. Controla las situaciones de estrés, puesto que son desencadenantes en muchas ocasiones de las migrañas.
  2. Reduce el consumo de todos esos alimentos que en su composición contienen histamina:
  • Quesos curados.
  • Leche.
  • Yogur.
  • Vino.
  • Cerveza.
  • Refrescos azucarados con gas.
  • Café.
  • Harina de arroz.
  • Embutidos.
  • Carnes curadas y carnes frescas.
  • Legumbres.
  • Productos vegetales fermentados como la soja.
  • El pescado congelado.
  • Berenjenas.
  • Vinagre.
  • Chocolate.
  • Anchoas en conserva.
  • Acelgas.
  • Aguacate.
  • Zumos de fruta envasados.

Estas son solo algunas de las recomendaciones que puedes seguir. De cualquier manera, la mejor opción es acudir a un médico especialista que pueda ponerte un tratamiento acorde a tus circunstancias y necesidades.

Esperamos que esta información te haya sido de ayuda.

 
  • Sevillano-García, M. D., Manso-Calderón, R., & Cacabelos-Pérez, P. (2007). Comorbilidad en la migraña: Depresión, ansiedad, estrés y trastornos del sueño. Revista de Neurologia.
  • Pozo Rosich, P., & Pozo-Rosich, P. (2012). Migraña crónica: epidemiología e impacto. Revista de Neurología.