En la necesidad de control reside tu inseguridad - Mejor con Salud

En la necesidad de control reside tu inseguridad

Aunque nos pueda costar tiempo lograrlo, para acabar con nuestra inseguridad debemos aceptar que no podemos controlarlo todo. El pasado no se puede cambiar, pero es algo que ya ha quedado atrás
inseguridad

Cuando la necesidad de controlarlo todo hace acto de presencia hay un grave problema de inseguridad. Tal vez lo niegues, quizás no desees verlo.

Sin embargo, la realidad está ahí, aunque le des la espalda.

En la vida te sucederán cosas que no podrás controlar por mucho que así lo desees. Una enfermedad, una infidelidad, un accidente, una mentira…

Lee: Los efectos de las emociones y pensamientos negativos en nuestro cuerpo

Todo lo negativo que sobreviene por una experiencia desagradable causará en ti una acción posterior que no te beneficiará.

Tu inseguridad te causa muchos problemas

mujer-triste

Te sientes inseguro porque te han hecho daño o porque has vivido algo negativo ante lo que te has sentido impotente.

Por ejemplo, si tu pareja te fue infiel, empezará a nacer en ti una inseguridad muy grande que provocará que en futuras relaciones, o en esta misma, si das una segunda oportunidad, quieras controlarlo todo.

De esta manera, empezarás a supervisar las redes sociales de tu pareja, a controlarle el móvil, a espiar las conversaciones que tiene por teléfono y demás actitudes que denotan una falta de confianza.

Sin embargo, esta carencia de fe en tu pareja es fruto de esa situación previa que te generó una gran inseguridad.

Sin embargo, lo que ahora haces no te hará feliz y puede que incluso llegue a ser un preludio de una relación tóxica.

No te pierdas: 6 tipos de relaciones tóxicas que deberías evitar

Aunque tú no tengas la culpa de lo ocurrido, es cierto que la medida que estás adoptando para protegerte de que te vuelvan a hacer daño no es la correcta.

Para solucionarlo, lo primero que debes hacer es darte cuenta de que hay un problema de inseguridad que se tiene que solventar para así poder volver a confiar y ser feliz, sin necesidad alguna de controlar a los demás.

La necesidad de control

mujer-controladora

Una parte de nosotros desea tener el control sobre circunstancias que nos desbordan. No aceptamos el hecho de que algunas cosas se escapen de nuestras manos.

Sin embargo, es preciso aceptar que no podemos controlarlo todo, que las cosas suceden como tienen que ocurrir y que no podemos hacer nada por cambiar esto.

Por mucho que sintamos impotencia, frustración y tristeza, la realidad no podrá ser modificada.

Las personas que se autolesionan, por ejemplo, son una grandes incomprendidas, pues nadie entiende por qué se hacen daño a sí mismas.

No obstante, estas personas tienen grandes problemas emocionales fruto de carencias afectivas, bullying, maltrato, etcétera.

Han perdido el control, sus emociones las desbordan, todo en su vida es un caos. Lo único que les hace sentir bien y seguras es la autolesión.

Descubre: Cómo tomar decisiones con seguridad

hombre-inseguro

En ese momento la inseguridad no está presente. Ellas controlan ese momento, la profundidad de las heridas, el dolor, ¡todo!

De entre todo lo que no pueden controlar, han encontrado algo que sí. Lo mismo ocurre con aquellas que padecen anorexia u otros problemas.

Sin embargo, esto no es una solución. Es necesario el cambio, caminar hacia adelante sin pararse y soltar el pasado.

Cómo vencer la inseguridad

hombre-atardecer

¿Cómo podemos vencer la inseguridad que nos hace ser tan desdichados y cometer tantos errores? Simplemente, debemos llevar a cabo y reflexionar sobre determinados puntos que expondremos a continuación.

  • El primero es valorarnos. Hemos sido víctimas, nos han destrozado, estamos tristes y con la autoestima por los suelos. No obstante, valemos mucho.

Pensemos en aquello que nos hace especiales, lo que nos hace únicos, lo que nos hace sentir bien. Querernos y cuidarnos será muy importante para vencer a la inseguridad.

  • El segundo es no guardar rencor ni tomar represalias contra aquellos que no nos han hecho nada. Desconfiar de esa nueva pareja con la que hemos empezado a salir no será justo para ella, ni para nosotros.

Liberémonos del pasado. Tomémoslo como un aprendizaje donde no adoptaremos una actitud que nos ponga a la defensiva. En su lugar, continuaremos siendo quienes éramos, sintiéndonos bien y felices, a pesar de todo.

Antes de irte lee: 10 ladrones de tu energía 

Habrá muchos momentos en los que querrás tirar la toalla. Será entonces cuando cederás y levantarás muros a tu alrededor que te protegerán de los demás, pero no de ti.

Poco a poco te irás apagando, encarcelándote en un lugar del que, pasado el tiempo, te costará más salir.

No mereces esa inseguridad causada por circunstancias ajenas a ti. Es el momento de aceptar, de aprender y de seguir adelante.

Sin miedos, sin dudas, sin desconfianzas y sin inseguridades…