La necesidad de ser aprobados por los demás

Gema · 31 mayo, 2019
Al buscar la aprobación continua buscamos la inmunidad al dolor y a la decepción. Por mucho que queramos, es imposible evitar la desaprobación, por lo que debemos aprender a enfocar las críticas positivamente

Algunas personas pierden el tiempo esforzándose en lograr la aprobación de los demás. Este fenómeno ocurre, a veces, sin que nos demos cuenta, impidiéndonos avanzar en nuestro desarrollo personal.  Esta necesidad de ser aprobados por los demás  es un problema cuando se convierte en una necesidad para poder estar a gusto con nosotros mismos.

Valórate a ti mismo/a

Muchas personas que tienen la necesidad de ser aprobados por lo demás valoran mucho más lo que piensan sobre ella que lo que yo piensa sobre sí misma.

La búsqueda de aprobación externa es un deseo que muchas veces tenemos. A todos nos gusta que nos hagan cumplidos, y que nos aplaudan. Nos sentimos bien cuando obtenemos caricias de aprecio por parte de los demás.

La necesidad de ser aprobados por los demás significa que nos sentimos felices y alegres cuando nos apoyan o recibimos la aceptación por la gente de nuestro alrededor. Pero el problema aparece cuando esta búsqueda de aprobación se convierte en una necesidad, en una búsqueda continua de recibir ese aprecio, aceptación o apoyo.

Cuando se convierte en necesidad, es como si entregáramos pequeños trocitos de nosotros al resto de personas que consideramos imprescindibles para darnos apoyo. Y cuando en algún momento, nos desprecian o simplemente desaprueban lo que decimos o hacemos, nos venimos abajo.

Esto se debe a que  vendimos nuestra valía personal. Solo nos sentimos bien cuando ellos nos entregan algún tipo de alabanza, aplauso o aprecio, de lo contrario nos sentimos vacíos, poco realizados, colocándonos una máscara o venda, para con nosotros mismos, nublando nuestra auténtica valía.

Quizás es más fácil adoptar un comportamiento en consonancia con los demás que inspire cierta aprobación que uno que favorezca el rechazo. Pero si lo hacemos, lo único que provocamos es dar más importancia a la opinión de los demás que a la nuestra, cediendo el control de nosotros mismos a los demás.

Actitudes de las personas que tienen la necesidad de ser aprobados por los demás

Las personas que en la situación descrita anteriormente sacrifican su verdadero yo suelen presentar una serie de rasgos de personalidad similares. Por lo tanto, podemos decir que las personas presentan ciertas actitudes prototípicas sobre la necesidad de ser aprobados por los demás como:

  • Ser demasiado amable aunque estén en desacuerdo con la opinión de los demás o con la situación.
  • No saber decir no a los demás y como consecuencia, hacer cosas para ellos aunque no queramos.
  • Cambiar de punto de vista con el fin de gustar y parecer amable a los demás.
  • Sentirte deprimido, o angustiado cuando no aprueban o aceptan lo que haces.

Lee también: Claves para fomentar la autoestima en los niños

Deshacerse de la necesidad de aprobación

ser-aprobados-por-los-demas

¿Sabes de alguien que no haya provocado ni la más mínima desaprobación? Resulta poco probable, te animo a que eches un vistazo a tu alrededor y lo observes.

Tenemos que tener en cuenta que cada persona es un mundo, un ser único e irrepetible y que no puede agradar a todo el mundo, es imposible. Hay que aceptarlo, de lo contrario estaríamos limitando nuestro crecimiento personal.

Por ello, es importante detectar estos comportamientos que podamos tener y ponernos manos a la obra para que la necesidad de aprobación no se vuelva nuestra enemiga. Nosotros somos tan importantes como los demás.

Por mucho que queramos, es imposible evitar la desaprobación de la gente. Por ello, es importante enfocar de otra manera las críticas o rechazos de los demás.

Buena actitud hacia las críticas

Ante una crítica, rechazo, o desaprobación por parte de los demás, es recomendable pensar que, simplemente, al igual que no nos cae bien todo el mundo, nosotros tampoco a todas las personas. Así, es más fácil evitar sentirse herido.

Agradecer lo que el otro nos dice, puede ser una estrategia adecuada, ya que pone fin a la búsqueda de la aprobación como necesidad, y permite que crezcamos y nos desarrollemos.

Por último, recuerda que también puede ser conveniente que cuando nos encontremos en este tipo de situación, coloquemos la palabra «tú», delante de la ofensa, crítica o respuesta de desaprobación del otro, con la intención de distinguir que la desaprobación le pertenece al otro y no a nosotros.

Imagen cortesía de Michele Molinari

  • Ferreras, E. (2007). La autoestima. Anales de Mecánica y Electricidad.
  • Branden, N. (1989). Cómo mejorar su autoestima. Círculo de Lectores.
  • Antonio, P. J. (2000). Yo, Autoestima , Autoconcepto. Plan de Acción Tutorial: Gabes.